En esta 33ª jornada de la DH5, el Leganés se enfrentaba a la Gimnástica Segoviana. Partido muy especial para los locales, pero no porque tuviesen nada en juego, sino porque en esta ocasión y para cerrar la temporada, disputaron este encuentro en Butarque. El estadio donde siempre juega el primer equipo. El Leganés hizo disfrutar al público en Butarque tras ganar 3-0 a la Gimnástica Segoviana.

Leganés 3-0 Gimnástica Segoviana

El ambiente nada más empezar el partido fue muy bueno. Muchas personas acudieron a Butarque a animar a los chicos de Sergio Solís y estos respondieron brindándoles una victoria. El encuentro se puso de cara para los locales al poco de arrancar gracias al gol de Arman en el 8‘. La Gimnástica perdió el balón mientras trataba de iniciar jugada cerca de su área y, Arman, que estuvo más espabilado y rápido que nadie, logró robar el esférico y definir a las mil maravillas delante del portero.

A pesar de empezar perdiendo muy rápido, se vio una Gimnástica con muchas ganas de darle la vuelta al partido. Nadie se hizo con el control del partido en los primeros minutos y los acercamientos de unos y otros se iban alternando. En el 23′, los segovianos gozaron de una falta a favor al borde del área, pero muy escorada. Pese a ello, buscaron el disparo directo y el balón se estrelló contra el larguero. A punto de empatar la Sego con lo que habría sido un golazo de falta.

Tan solo seis minutos después, la Gimnástica reclamó un penalti por mano, pero el árbitro no señaló nada y en la contra de esa misma jugada, Rubi consiguió que le provocaran uno a él. No falló desde los once metros y puso el segundo en el marcador en el 30‘.

No hubo muchas más ocasiones en los últimos quince minutos y el primer tiempo terminaba con un resultado de 2-0. El Leganés se fue adueñando poco a poco del partido y se marchaba al vestuario para recargar pilas con el electrónico a favor. Por otra parte, la Gimnástica no conseguía generar mucho peligro.

Rubi causó dolores de cabeza a los segovianos

En la segunda parte las cosas el guion de partido no cambió mucho. El Leganés supo manejar bastante bien la ventaja y la Gimnástica no estaba acercándose mucho a área rival. Aunque las ocasiones claras estaban brillando por su ausencia, cabe destacar el partido de Rubi, que además de meter un gol, no paró de regatear y superar a sus rivales. Era imparable y no paró de recibir faltas. También vio puerta en el 61′, pero se lo anularon por fuera de juego.

El tercer tanto del Leganés llegó en el 78‘, obra de Sergio Sánchez, que remató con el portero totalmente vencido. La Sego se había echado al ataque y les pillaron desprevenidos. En el 84‘, Rubi pudo aumentar su cuenta particular tras un penalti a favor, pero lo tiró a lo panenka y no le salió bien.

Poco antes de acabar el encuentro, la Gimnástica Segoviana recibiría un penalti con el que poder maquillar el resultado. Sin embargo, Javi Garrido se hizo enorme bajo palos y atajó perfectamente el disparo de Álvaro Ramos.

El árbitro pitaba el final y el Leganés se llevaba los tres puntos. Victoria que sabe muy bien, ya que sellan la tercera plaza tras la derrota del Rayo Vallecano. El último partido de los pepineros será ante el CD Badajoz. Por otra parte, la Gimnástica Segoviana terminará la temporada jugando en casa contra el Trival Valderas.