Hoy 13 de abril de 2020, se cumple un aniversario especial, y es que hoy hace exactamente un año del histórico ascenso del Atlético de Pinto a la categoría juvenil División de honor. Consiguieron el objetivo, después de una dura temporada pero focalizados en una misma meta, el ascenso desde el principio. Y es que, el equipo estuvo prácticamente toda la temporada como el primero de los equipos con opciones de ascenso, disputando el tercer y cuarto puesto en la tabla en varias jornadas con el CD Móstoles URJC, ya que los líderes del grupo 12 de Juvenil Nacional, (Real Madrid, Atlético de Madrid y CD Leganés), no podían ascender por tener ya equipo en categoría superior.

Finalmente ascenderían en quinta posición, sin puntuar en la jornada 29 y 30, pero con la satisfacción del trabajo bien hecho de toda la temporada, y disfrutando de ese colchón que obtuvieron en la primera vuelta, con 7 victorias y 4 empates, que se tradujeron en 25 puntos, que sumados a los 21 de la segunda vuelta, con 5 victorias y 3 empates, les permitieron acabar con 46 puntos, ascendiendo matemáticamente a dos jornadas del final de la liga.

A día de hoy, 365 días después, con la situación actual, la pandemia del COVID-19, las competiciones suspendidas y la población en cuarentena, no sabemos ni si quiera si acabará la liga, ni cómo. Pero lo que sí podemos hacer es seguir disfrutando de estos momentos tan especiales, que se nos grabaron en la retina.

Para los que no estuvieron allí, desde juvenildivisiondehonor hemos preparado este artículo con los contenidos más relevantes de aquél día histórico para que todos, curiosos y aficionados puedan disfrutarlo.

Un ascenso que el conjunto rojillo consiguió a falta de dos jornadas frente al Unión Adarve en el Amelia del Castillo. En un partido que no transcurrió precisamente con buen pie. Con más presión que en otros partidos a lo largo de la temporada, y probablemente psicologíca, seguramente conscientes de lo que el equipo se estaba jugando esas últimas jornadas, acusaron una complicada primera parte que les paso factura en los primeros 45 minutos.

Tras una primera parte revuelta, la segunda mitad no se ponía mejor par los inquilinos del Amelia del Castillo. Aunque salían con intensidad, no les servía para toparse con el 0-1 que marcaban los visitantes del Barrio del Pilar en el 47.

Los de Pinto, con Mario Otero a la cabeza, recomponían sus filas y movían el banquillo. El plan “B” de los rojillos para esa temporada se ponía en marcha, y “Fredi” y Esquilas, saltaban al terreno de juego en el 48 y 56 respectivamente, para dar intensidad al encuentro. Comenzaba el equipo local a ver la luz al final del túnel, jugando con más ritmo y desarrollando el juego directo con el objetivo claro de remontar el partido.

No tardaba en llegar el empate en el 65, de las botas de Esquilas, y poco después casi alcanzado el 80, un golazo de falta de Alae ponía el 2-1 que cerraría le partido y el marcador.

Con ello el Atlético de Pinto estaba matemáticamente en División de Honor, y como tal lo celebraba el Amelia del Castillo, pues sus juveniles bien habían hecho historia viva en el Club.