El Real Valladolid se lleva por un resultado de 2-0 un partido de lo más igualado. Pese al resultado final, el Extremadura dio sensación de superioridad en varios tramos del partido. Un resultado quizás injusto para los de Ángel Gutiérrez a su vuelta a los banquillos del equipo extremeño, pero que es una buena noticia para los locales. El Real Valladolid encarrila de esta manera su octavo partido seguido sin conocer la derrota.

El partido comenzaría con los dos equipos con ganas de dominar el partido. Hecho que provocó un fútbol rápido de área a área entre ambos. El Real Valladolid llegaba con caras nuevas en defensa tras las titularidades del portero Aceves y de su lateral Álex, que dejaron fuera de la convocatoria a Maxi San José y a Álvaro Casado. Una zaga renovada que sacó un aprobado en este partido, pero que puede ver como pierde a otro de sus efectivos. Jesús Sánchez, central del equipo, se retiró lesionado.

La igualdad en el marcador se rompió pronto, sin embargo. En una de las internadas en el área del Real Valladolid, Adrián Carrión fue derribado en el área, a lo que el árbitro pitó penalti. Sería Iker Pérez, lateral del equipo, el encargado del lanzamiento y no perdonaría. Balón a la cepa del poste para batir a Joaquín Rocha, que se lanzaría hacía el otro lado de la portería. 1-0 en el minuto 10.

Tras el gol, el Extremadura incrementó su presión en campo contrario. El Real Valladolid empezó a sufrir con el juego del Extremadura, que le obligó a jugar demasiadas pelotas en largo. Sin embargo, Slavy no cazaría ninguna de ellas debido al buen hacer de la pareja de centrales del Extremadura. Gran partido de Zakari y Tala, cuya contundencia en defensa mantuvo a su equipo y le permitió salir rápidamente al contraataque.

En eso se basaría el juego del Extremadura. El equipo visitante buscó cortar los ataques del Valladolid en campo propio y salir rápido para intentar crear superioridad numérica. Tampoco tuvo suerte su equipo para poder empatar el partido y todos sus ataques fueron rechazados por la zaga local. Mención de honor para Álex, al que sometieron a gran esfuerzo defensivo por su banda e hizo un buen papel pese a no ser uno de los habituales en la alineación.

Con esto terminaría la segunda parte. 1-0 a favor del Real Valladolid con la sensación de que el resultado podría ser perfectamente un empate sin goles o incluso una victoria por la mínima del Extremadura. Tras el gol, muy poco fútbol ofensivo por parte de las dos escuadras.

El inicio de la segunda mitad siguió el guion de la primera. Intercambio de contragolpes entre ambos equipos que no llegaba a nada al final. Poco tuvieron que intervenir los porteros a lo largo del partido. La presión alta del Extremadura obligaba al Valladolid a jugar con balones aéreos, pero ellos tampoco bajaban el balón. Esto supuso que el partido se convirtiese en un intercambio de melonazos entre las dos escuadras.

Con ganas de remontada, el Extremadura comenzó a sentirse superior al Real Valladolid y comenzó a dominar el partido. El miedo de la llegada del empate empezó a resonar en la grada y el equipo blanquivioleta, cuando tenía el balón, no creaba juego. Debido a esto, Ricardo López decidió mover el banquillo. Algo que a la larga sería el talismán del equipo para conseguir la victoria.

Roberto Laurel, Diego Iglesias y Camilo Hernando saldrían al campo para dar aire a su equipo. Aunque la actuación del primero fue algo más discreta, la de los otros dos fue fundamental. Aportaron frescura y control del partido al Valladolid e hicieron desaparecer la sensación de dominio que daba el Extremadura.

Hernando lo confirmaría además con un tanto para su cuenta personal. El Real Valladolid comenzó a mantener la posesión, pero sin olvidarse de los rápidos contraataques que lanzaron a lo largo de todo el partido. Así llegaría el segundo gol del partido en el 84’. Una pérdida del Extremadura propiciaría un pase al espacio para Camilo, que se desharía primero de dos defensas y luego del portero para anotar desde una posición casi imposible. Con este gol, el Real Valladolid sentenciaba el partido.

El Extremadura lo intentaría hasta el final, aprovechando al completo también el largo descuento que señaló el colegiado. Sin embargo, no sería capaz de anotar ningún gol. Algo que casi consigue el Real Valladolid tras un pase medido al segundo palo de Iker Pérez que remató fuera Diego Iglesias.

Tras este resultado, el Real Valladolid se aleja más de sus perseguidores al tercer puesto. Por su parte, al Extremadura se le complican más las cosas. El equipo extremeño entra en puestos de descenso después de la victoria del Burgos frente al Leganés.

Declaraciones de Ricardo López, entrenador del Real Valladolid

Declaraciones de Ángel Gutiérrez, míster del Extremadura juvenil