Victoria del Adarve ante un Badajoz que ve cómo la permanencia en la DH5 se le pone muy cuesta arriba contra un equipo que ya está matemáticamente descendido. Ahora los pacenses, con pocas armas en el día de hoy, esperan un pinchazo de Fuenlabrada o Burgos para seguir soñando con la salvación. Aunque siguen fuera del descenso, si estos dos equipos ganan o empatan, dejarán de depender de sí mismos para mantener la categoría.

AD Unión Adarve 3 – 2 CD Badajoz

Pese a ser un enfrentamiento entre un Adarve ya descendido y un Badajoz que se jugaba permanencia, no hubo ocasiones claras en los primeros minutos. En el terreno de juego había una igualdad basada en un juego poco vistoso por parte de ambos, con mucho centro del campo y poco ataque. Eso sí, hubo muy pocas interrupciones a lo largo del partido. Debido al ritmo pesado del encuentro, el primer acercamiento se demoró hasta el minuto 12. El equipo pacense anotaba gol a balón parado tras rematar un gran centro de Dani Cordero. Sin embargo, el juez de línea señaló fuera de juego del Badajoz. Un gol que echaría de menos el equipo visitante durante todo el partido.

La siguiente ocasión clara no llegó hasta el 29′, minuto en que Javier Moreno ponía el 1-0 de penalti. El futbolista del Adarve engañó al portero lanzando a la izquierda de este. Había señalado mano el árbitro dentro del área tras un centro lateral precedido de una buena jugada de combinación. Y tras diez minutos en los que hubo pocas acciones remarcables, llegó el segundo gol de los madrileños. El equipo local sacó un córner que, tras botar en el piso, remató Alberto Tovar. Una acción inteligente y muy meritoria que mandaba el balón directo a la escuadra. No pudo hacer nada Alberto Rodríguez, el meta visitante.

De esta manera terminaba una primera parte que suponía un duro golpe para los pacenses. Dos por debajo en el marcador significaba alejarse de la salvación. Además, se iban con la sensación de no poder desarrollar el juego como querían debido a las dimensiones de Ganapanes.

El inicio del segundo tiempo fue parecido a cómo terminó el primero, con un Adarve frustrando todas las acciones del Badajoz. Los visitantes tuvieron un par de acercamientos, pero ninguno supuso un peligro real para la portería de Pablo Martínez. No solo eso, sino que en el 63′ lograron ponerse 3-0. Alberto Bartolomé anotó el tercero de su equipo tras un grave error del portero del Badajoz. Muy listo el jugador local, que aprovechó el fallo del meta para meter gol a puerta vacía.

Estuvo cerca, incluso, el cuarto de los madrileños. Álvaro Valverde no consiguió conectar un tiro desde fuera del área. Con calidad, se hizo hueco en la frontal para disparar, pero se marchó alto. Y cuando parecía que el encuentro no daría más de sí, llegó el 3-1. En el 85′ llegó el gol de David Calle metió el primero del Badajoz, para creer en la permanencia pese al dominio del Adarve. Cordero apuró línea de fondo desde el costado izquierdo y puso un gran centro raso al área. En el segundo palo esperaba Calle, que aprovechó para recortar distancias.

Y en el 89′ llegó el 3-2, que daba esperanzas a los visitantes. Con todo el Badajoz volcado en ataque, Fernando Moreno anotó de cabeza un centro al palo largo desde el costado derecho. Sin embargo, no pudieron conseguir el empate en el tiempo añadido, aunque lo tuvieron muy cerca. Juanjo remató fuera un córner botado por Cordero a falta de un minuto para el final.

De esta manera, el Badajoz dormirá nervioso, esperando a los partidos de Fuenlabrada y Burgos, que juegan mañana, domingo. Un resultado contra un equipo ya descendido que supone un paso atrás de cara a la salvación. Ahora solo hay un escenario posible para salvarse: Fuenlabrada y Burgos tendrían que perder. Si ambos suman, el Fuenlabrada los adelantaría y, aun empatando el Burgos, al que tienen a un punto por debajo, no se salvarían por la diferencia de goles entre ambos. Una situación muy complicada para un Badajoz que ya no depende de sí mismo.