Yamili Mizzian lleva más de cuarenta años dentro del mundo del fútbol de Melilla. Tras 19 años desde la creación del club, Yamili reconoce que «el Rusadir ha ido de menos a más». Muchos años de experiencia a sus espaldas, habla desde el conocimiento del deporte melillense.

«En Melilla, somos un equipo top en todos los sentidos»

Pregunta: ¿Cómo nace el Rusadir?

Respuesta: El Club de Fútbol Rusadir se fundó en el 2001. Yo soy el presidente del club. Este año estamos en División de Honor por las causas del coronavirus. El equipo que tenía que estar participando se ha retirado [Peña Barcelonista]. Estábamos en Liga Nacional y, según los estatus, si un equipo se retira, tiene derechos el equipo de la categoría inferior. Llevamos 19 años dentro del fútbol como equipo, aunque yo llevo cuarenta.

P: ¿Y de dónde surge la idea para crear el equipo?

R: La respuesta es sencilla. Yo estaba en cinco o seis clubes y era, como aquel que dice, el que llevaba todo. Un día, estando en casa y viendo la televisión, reflexioné qué estaba haciendo, trabajando para los demás. Por eso, me decidí a crear el Rusadir. Yo estaba preparado para afrontar este reto, con la experiencia que aprendí en el resto de los equipos. Al principio nos costó trabajo, pero ahora en Melilla, según dice la gente, somos el equipo top de la ciudad en todos los sentidos.

P: El nombre es una de las cosas que más me ha llamado la atención. Rusadir es el primer nombre que se le da a Melilla, si no me equivoco.

R: Cuando creamos el club, no tenía todavía claro el nombre del equipo. Pero decidí ponerle ese nombre por ser el primero de Melilla, refiriéndose a esa Melilla Vieja. El sello del Rusadir lo hizo un amigo mío que era Guardia Civil, que es similar al de Málaga o al del Sevilla.

«Somos gente humilde y trabajadora»

P: ¿Cómo es el Rusadir por dentro?

R: La verdad que este año hemos hecho cosas buenas, acertando con el equipo. La mayoría son de la ciudad [Melilla], al igual que el cuerpo técnico. Tenemos dos chavales de fuera, uno de Barcelona y el otro de Ibiza. Somos gente humilde y trabajadora. Los chicos colaboran con su trabajo y su esfuerzo. En la ciudad, es un equipo ejemplar. Los padres están muy contentos.

P: ¿Han salido jugadores importantes de la cantera del club?

R: De aquí han salido jugadores importantes. Por ejemplo, Borja Garcés del Atlético de Madrid, Mohammed Mizzian en el Real Madrid y que, por su mala cabeza, ahora está en el Betis. También Ussama Ahmed Uasani está en el Cádiz. En la UD Melilla hay dos o tres chavales que han estado con nosotros en el División de Honor. Lo cierto es que se está trabajando bien.

«En Melilla no hay jugadores donde elegir»

P: ¿Qué es lo más importante en el fútbol base melillense?

R: Lo más destacado es tener entrenadores que sepan manejar a los chavales, jugar y sacar el balón jugado. Los cadetes e infantiles son modelos en este sentido. En estas edades es más difícil que no se equivoquen, pero no importa. A la larga, habrá un beneficio para los chicos de División de Honor con este estilo.

P: ¿Crees que existe tanta desventaja entre el fútbol de Melilla y el peninsular?

R: No, lo que pasa es que aquí en Melilla no tenemos donde elegir. En fútbol sala, hay dos equipos en División de Honor. Por lo tanto, ya son treinta jugadores menos para escoger. Luego, tenemos dos equipos, uno en División de Honor y otro en Liga Nacional. Para completarlos necesitamos chavales. Y no todos juegan al fútbol. Algunos juegan al tenis, otros al baloncesto o al voleibol. Muchas veces vienen estudiantes a la universidad. Si tenemos suerte, más de una vez nos hemos encontrado con un chaval que es bastante bueno.

P: Vaya, que tienen que pasar muchas cosas.

R: Efectivamente. En Andalucía, por ejemplo, hay más habitante y, por lo tanto, más jugadores donde elegir. Es un hecho clarísimo. En Málaga, solo en División de Honor, hay seis equipos.

«Todos los inicios son complicados, pero vamos creciendo»

P: Con veinte años a las espaldas, ¿qué es lo que más ha cambiado en el club para Yamili Mizzian?

R: El club ha ido de menos a más, con eso te lo resumo todo. Ahora mismo somos una balsa de aceite. Es decir, hemos mejorado en todos los aspectos: infraestructuras, en la formación de los entrenadores… Todos los inicios son complicados, pero poco a poco se va creciendo. Los que estamos, somos pocos, pero sumamos.

P: ¿Y qué es lo que piensas que ha cambiado menos?

R: La ilusión es nuestra bandera. Nosotros siempre tiramos para arriba, sin mirar para atrás. El pasado se queda, hay que fijarse en el presente. Y te digo la verdad: estoy muy orgulloso de la gente que está conmigo.

P: Hablando de presente, ¿cómo vio Yamili Mizzian la victoria contra el Vázquez Cultural? ¿Cuáles fueron tus sensaciones durante el encuentro?

R: Te digo la verdad, fue un partidazo. Hubo un momento que el equipo se puso a tocar el balón que parecía un Nadal – Djokovic. La gente gritando olés en las gradas. Hacía tiempo que no veía a un equipo jugar de esa forma. Parecían de otra galaxia.

P: El equipo comenzó muy bien y, tras el empate visitante, reaccionasteis rápido con otro gol.

R: La verdad que es día estuvo muy bien Bamta, nuestro delantero centro. Hizo un partidazo. Ya no solo son los tres goles que marcó, sino todo lo que genera a su alrededor. Cuando el balón va hacia él, sabe lo que tiene que hacer. No se lo piensa, coge el balón, y si hay algún compañero con ventaja, se la pasa. Sabe a lo que juega, es muy inteligente.

P: ¿Cuál sería el deseo para 2021 a nivel deportivo para Yamili Mizzian?

R: Lo más importante es la salud. Que se vaya el «bicho» este del coronavirus. Deportivamente, sería mantener la categoría.

Foto: El Faro de Melilla