Nos puede gustar más uno u otro estilo futbolístico. Pero siempre solemos estar de acuerdo que un buen partido de fútbol destaca muchas veces por su igualdad y cantidad de alternativas en el transcurso del juego. El Campo 7 de Valdebebas pudo presenciar un muy buen encuentro de fútbol. Real Madrid y Getafe ofrecieron un partido propio de las grandes canteras que son. El corto resultado (1-0) refleja que el partido vivió momentos muy tensos, en lo puramente deportivo.

Isma Armenteros abría rápido el marcador de los merengues con el primer y único gol del encuentro. El zaguero madridista cabeceó de manera formidable un balón bien botado por Arribas desde el saque de esquina. Era el minuto 11 y pronto el Real Madrid se veía por delante. Previamente, los locales lo intentaban mediante centros laterales que no sorprendían en demasía a la zaga azulona. Los visitantes, que participaron poco con el balón, llevaron por momentos el partido a su terreno.

No fue así en la primera parte, donde el Real Madrid circulaba sin problemas la pelota y percutía a través de las bandas, con Theo y Aparicio. También Latasa y Arribas trataban de incomodar a la defensa de los de José Luis Mariblanca.

El Getafe, sin embargo, ya mandaba un serio aviso con un disparo lejano de Mario Presa que, por poco, se marchaba desviado (min 41.) Latasa devolvía la réplica con un intento de chilena en el que intervenía de manera notable Álex Herrero.

Sería en la segunda parte donde los azulones empezaron a morder más en la presión. Lo notó la zaga merengue, presa de errores en la salida de balón desde atrás. Aun así, los blancos seguían teniendo ocasiones, de nuevo de la mano de Latasa, haciendo que la defensa tuviese que intervenir en el área chica. (min 49.)

Pero el pasar de los minutos animaba a un Getafe, que vio como una posible mano no pitada de Pablo Ramón en su área le privaba de un lanzamiento de penalti que bien podría haber cambiado el marcador y el rumbo del partido (min 48.)

Pero la más clara del partido para los azulones llegó de las botas de Egea en el minuto 80. Recibió de tacón, merced a una gran internada y se colocó mano a mano frente al guardameta. Fue ahí cuando Luis Federico López demostró por qué es uno de los mejores porteros de España. Una parada en el mano a mano, de esas que gana partidos, le dio vida a un Real Madrid que, por momentos, vio el empate más cerca de lo que se podía imaginar.

No dejaron de intentarlo ambos equipos, en unos últimos 10 minutos que más bien fueron un correcalles, pero que no alteraron el marcador. Los Blancos se llevan una importante victoria para seguir peleando el liderato con el Atlético de Madrid. El Getafe, en sexta posición, espera al resultado de sus rivales más inmediatos en los partidos de la jornada de mañana.