Uno de los partidos que abrían la tarde del sábado en la DH5 de División de Honor madrileña que enfrentaba a Los Yebenes SB y al CF Rayo Majadahonda. Tercer clasificado frente al colista, se veían las caras en esta quinta jornada de liga post-covid, y que partiría de una duelo complicado e igualado a convertirse en un encuentro con muchas transiciones y detonar una altísima intensidad en ambos equipos.

Los Yébenes SB 2 – 4 CF Rayo Majadahonda

Los primero minutos del encuentro mostraba a Los Yébenes de Adri Román, dispuestos a llevarse el encuentro, sacando desde el minuto uno toda la garra del barrio que les caracteriza,. Los acercamientos al área majariega no se hacían mucho esperar, y se sucedían la primera parte del encuentro. Por su parte los de Alberto Álvarez trataban de aprovechar las transiciones y generar suculentas contras que suponían la reacción lógica al ímpetu de los de Alcuhe. De hecho, en esta primera parte, Sanchez, uno de los centrales del equipo majariego tenía que esmerarse en los despejes de cabeza para solventar los acercamientos de su rival y que no se transformaran en ocasiones más claras.

Los de Aluche aprovechaban, cada balón desde la banda, centro, balón parado y saque largo para tratar de hacer daño a su rival, lo que obligaba a los visitantes a reinventarse en ocasiones y a ser especialmente contundentes en defensa, despejando el balón sin la calma habitual del equipo del oeste de Madrid. Pese a ello, el Majadahonda parecía estar templando en líneas general, y en torno al ecuador de la primera parte, un remate de cabeza de Álvaro adelantaba a los majariegos en el marcador en el 24.

Lejos de amedrentarse, los pupilos de Adri Román no se arrugaban y aumentaban la intensidad del partido. El equipo hacía gala de jugadas bonitas combinaciones, fruto solo del entendimiento de jugadores como Del Cerro y Solanes, acababan en tiro a puerta, pero sin el éxito de tocar las redes de Nico Chenu.

Aunque Los Yebenes se mantenían firmes con el marcador en contra, no podían evitar una ocasión de Álvaro cerca del descanso que de cabeza podía haber supuesto el gol psicológico difícil de remontar; no fue así, y el 0-1 se iba con los equipos al descanso.

En la segunda parte los locales continuaban demostrando una gran intensidad y un ímpetu, que Solanes trasformaba en el gol del empate en el 51 tras un penalti señalado por el árbitro. Este servía para meter al equipo aún mas en el partido, que provocaba una escalada de intentos pese a la igualdad del encuentro. En el 61 Alegre tenía la ocasión de poner a Los Yébenes por delante con un balón parado que por muy poco se iba ajustado junto a la escuadra de Chenu, que saltaba hacia ese lado de la portería sin estirarse.

No duraba mucho la euforia del empate ya que en el 62 “Ruizma” cabeceaba el 1-2 que volvía aponer a los majariegos por delante. A partir de aquí la intensidad del aprtido se apagaba con el tiempo. Marcos el guardameta local atrapaba algún balón suelto que botando al borde del área amenazaba su portería.

Álvaro abrió la lata del partido y marco un doblete en la victoria de su equipo.

Pasado el ecuador de la segunda parte los rojigualdos no tiraban la toalla y no se daban por vencidos. Del Cerro buscaba en sus pases largos robados en defensa a Solanes y Acebedo con la esperanza de finalizar un disparo que convertido en gol no terminaba de llegar. Tampoco tenía acierto el Rayo Majadahodna que golpeaba con demasiada fuerza superando de largo la portería de Marcos. La larga búsqueda de Los Yebenes tenía su recompensa en el 81 tras una jugada confusa que daba a los locales en las botas de Solanes el ansiado empate, 2-2.

Poco duraba la alegría de los de Román, que veían como en el 83 un casi recién salido Sergio (en el 72), marcaba el 2-3 para le Majadahonda. Los últimos minutos del encuentro acusaban ya el gran esfuerzo de ambos equipos que habían realizado un gran trabajo todo el partido, a máxima intensidad, y que finalizada con el segundo gol de Álvaro, que hacía doblete en el partido, y tras el cual, el colegiado pitaba el final del encuentro.

Con ese resultado acababa el encuentro con un Rayo Majadahonda que se mantiene en la posición alta de la tabla y que tuvo que realizar un gran esfuerzo para entrar definitivamente en un partido que al principio le costó, pero que supo solventar. La próxima jornada viajaran al duelo con el Cruz Villanovense si el Covid no hace mella en las filas de los extremeños.

Por su parte Los Yébenes acusan un inicio de temporada difícil y cuesta arriba ya que vuelven a terminar jornada sin puntuar, pero con un gran planteamiento de partido, muy luchado y competido en el que sacaron toda su garra y donde les faltaron algunos detalles. La próxima jornada también viajan al sur para visitar al Extremadura UD donde deberán plantear un buen partido para tratar de llevarse los primeros puntos de la liga.