La jornada número 16 de la máxima categoría juvenil, división de honor, se cerraba hoy miércoles día 12 en Pallafria, en un encuentro aplazado entre el Burgos Club de Fútbol y el Real Madrid CF.

Más de un millar de personas presenciaron en directo un partido con una vital importancia para ambos equipos. Por una parte, el Burgos necesitaba puntuar para consolidarse en puestos de salvación y por otro lado el Madrid buscaba seguir manteniendo el liderato.

Por si fuera poco, el Burgos únicamente había perdido un partido en la presente temporada como local, motivo por el cual los de Pechu iban a pelear por aumentar esta racha en casa.

Burgos CF 1 – 2 Real Madrid CF

Alineaciones:

Burgos CF: Nacho, Perez, Sergio, Gelu, Pala, Sedano, Koke, Dani, Cris, Iago y Benja.

Real Madrid CF: Toni, Santos, Miguel, Pablo, Javi, Sintes, Morante, Dotur, Pablo, Arribas y Álvaro.

Primera mitad muy disputada por ambos equipos.

El Burgos saltaba al césped con una buena disposición táctica 3-5-2 con Sergio y Benja como carrileros. Este dibujo le garantizó a los de Pechu una buena contundencia defensiva que además permitiría generar peligro al contragolpe abriendo balones a banda.

El Real Madrid salió al campo con las ideas fijas, mantener el balón, generar espacios e intentar abrir el marcador lo antes posible. El conjunto visitante contó con 7 oportunidades a balón parado y de córner para lograrlo, lo conseguirían en una de estas acciones a pocos minutos del descanso.

Los primeros minutos del encuentro fueron claves para el desarrollo del partido. El colegiado impuso su autoridad sobre el césped, proponiendo un partido limpio y sin demasiada agresividad. Esta vara de medir le afectó considerablemente al Burgos que en los primeros 12 minutos recibió 2 tarjetas (Pala y Iago).

Los madrileños impusieron su dominio territorial en el primer cuarto de hora de partido, colgando numerosos balones al área que fueron despejados sin demasiadas complicaciones por la zaga blanquinegra.

Fue en el minuto 16 cuando Toni, guardameta del conjunto madrileño, realizo una genialidad, gran parada a un disparo al palo largo de Dani, atajada que anticiparía las brillantes capacidades físicas que tiene este portero y lo complicado que se lo iba a poner al conjunto Burgalés.

El desarrollo de esta primera mitad fue bastante igualado para ambos equipos. El Madrid ejerció una presión alta sobre la defensa burgalesa, lo que obligaba a movimientos rápidos de balón y recuperación del mismo. La consecución de las jugadas se basaban en balones aéreos desde la banda, creando peligro en el remate que llego a cosechar hasta 7 córner.

El Burgos, por su parte logró crear peligro en varias acciones por banda derecha gracias a la perfecta dupla que formaban Koke y Benja, este último estuvo muy participativo en labores ofensivas durante todo el partido, ejerciendo de carrilero.

Pasada la primera media hora de juego, el Burgos seguía generando ocasiones, sin embargo, Toni no bajaba la guardia y consiguió atajar todos los balones con bonitas intervenciones.

Seis minutos restaban de la primera mitad para que llegase el gol. Pablo Rodriguez, delantero del conjunto madrileño, que se encontraba con un balón muerto en el área después de ser rechazado por la defensa burgalesa tras una falta desde el lateral del área. De esta manera llegaría el final de la primera mitad.

Empate merecido

La segunda parte del partido comenzaba igual que la primera. Dos tarjetas amarillas recibió el conjunto local para el posterior asombro de Pechu, quien también recibió una.

En lo futbolístico el Burgos plantó más cara. Dos buenas llegadas por banda izquierda del recién incorporado Cuellar pusieron en apuros a la zaga madrileña que de nuevo se vio solventada por las perfectas atajadas de Toni.

Fue en el minuto 57 cuando llegó el gran gol del partido. Una preciosa jugada colectiva del Burgos CF empató el encuentro. Iago, realizo una brillante conducción por banda derecha, recortó al defensa y encontró a Cris en la frontal del área, que lejos de pecar de egoísta, asistió a Sedano, quién definió perfectamente hacia su perfil diestro.

Ultimos minutos de tensión.

Con el encuentro igualado, ambos equipos se consolidaron en el terreno de juego con una idea fija, buscar el gol sin crear espacios atrás. En esta última media hora de partido, los blanquinegros gozaron de mayor número de ocasiones, sin embargo la falta de fortuna no les permitió materializar las mismas.

Los minutos pasaban y ningún equipo lograba romper con las tablas del marcador. La agresividad y el desgaste físico se plasmaban sobre el verde.

Cinco minutos quedaban para el final del partido cuando ocurrió lo inesperado. Una jugada fortuita del conjunto visitante haría subir el segundo gol al marcador. El protagonista, de nuevo, fue Pablo quien recibió en el segundo palo un balón concedido por la defensa burgalesa en segunda jugada y definió perfectamente sobre Nacho.

Así terminaba el encuentro en Pallafria en un partido muy disputado por ambos equipos y en el que el Burgos supo plantar cara al equipo grande, el Madrid.

No te pierdas las declaraciones exclusivas que nos concedió José Ángel de la Iglesia «Pechu» el Míster del Burgos CF después del partido: