El fútbol es de los valientes y el Pinto lo demostró. Victoria agónica y épica ante el Atlético de Madrid que con un gol en los minutos finales de David Albalat consiguió el triunfo. El equipo rojiblanco lo buscó hasta el final y la tuvo en las botas de Mario Soriano que se estrelló en el larguero.

Atlético de Pinto 1-0 Atlético de Madrid

A medida que avanzan las jornadas cada partido alberga auténticas finales para todos los equipos. En Pinto se vivía una de ellas. El conjunto local llegaba en última posición y sin prácticamente balas en la recámara, cada punto que se desperdicie por el camino son vidas perdidas. Por el cuadro visitante, el Atlético de Madrid, el líder con el Real Madrid pisando los talones tampoco se podía permitir un pinchazo.

El encuentro arrancó con dominio rojiblanco, pero sin excesivo control de la situación. A medida que fue avanzando el encuentro, empezaron a surgir las imprecisiones en ambos conjuntos. Controles defectuosos, envíos demasiados largos, todo ello propiciado por la fina lluvia que caía sobre el Amelia del Castillo.

Quería generar peligro el Atlético de Madrid, pero no conseguía perforar la defensa pinteña que se resistía prácticamente durante todo el primer tiempo. Logró penetrar en esa defensa Alberto Soto, pero envío el cuero al lateral de la red. La más clara de los primeros 45 minutos para los locales llegó en el último minuto. Un balón suelto en el segundo palo, la enviaba el jugador rojillo por encima del larguero. Se llegaba con empate al descanso y con poca producción ofensiva que impidió que llegaran los goles.

El Atlético de Madrid analizó la situación y no quiso jugar con fuego. Dio entrada en el descanso a Nacho Quintana que no salió de partida. Entró en el segundo tiempo con la intención de sacarlo adelante el Atleti y atacó la portería rival desde el primer minuto. Tuvo dos situaciones calcadas desde la banda izquierda con centros de Íker y remates que no llegaban a ir a portería de Tenas. Se le escapaba el gol a los rojiblancos.

El Pinto veía que tenía oportunidades a medida que avanzaba el encuentro y no se echó atrás. Sacó toda la valentía y dispuso de ocasiones muy claras con un disparo centrado a las manos de Álex y otro desde la derecha que se marchaba por muy poco rozando el poste. Pasaban los minutos y uno podía pensar en que el Pinto especularía con el resultado, pero fue aquí cuando sacó el coraje el colista de la categoría. Pasado el minuto 85 una falta centrada llegaba al segundo palo y con un remate poco ortodoxo David Albalat enviaba el cuero a la red para hacer el 1-0. La locura se apoderaba del Amelia del Castillo.

Duro golpe para el Atlético de Madrid que, aún así, tuvo el empate un minuto después en las botas de Marc Tenas. Pisaba línea de fondo Gonzalo y el pase atrás lo remataba Tenas al poste. Se consumía el poco tiempo que quedaba, pero el colegiado dio seis minutos de vida para el conjunto rojiblanco. Y de nuevo el poste se aliaba con el Pinto. Mario Soriano enviaba un increíble disparo al larguero que evitaba así el empate sobre la bocina.

Gran muestra de valentía y orgullo del Pinto que no se achantó en ningún momento ante el Atlético de Madrid. Aprovechó al máximo sus ocasiones y no se echó atrás aún con el resultado a favor. Tres puntos de oro que dan esperanza para seguir creyendo en la permanencia. El Atleti no tuvo fortuna pues la madera evitó el empate, pero no fue capaz durante gran parte del encuentro de crear peligro sobre la portería del Pinto. Con esta derrota ve como el Real Madrid le iguala en la tabla con un partido menos. El título más disputado que nunca.

 

Declaraciones Jesús Núñez, entrenador Atlético de Pinto.