Ambos conjuntos salían al terreno de juego en la ida de estos cuartos de final de la Copa del Rey de Juveniles guardando un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de José Antonio Reyes, que empañaba la jornada de este fin de semana en el fútbol nacional.

A los pocos minutos de del inicio, Cedric en una primera internada en el área marcaba el primer tanto para los rojiblancos, sólo alcanzaba el cróno el minuto cuatro y los locales ya se adelantaba apenas sin esfuerzo. Y es que los locales salían al terreno de juego con mucha intensidad y concentrados en el partido.

Llegados al 23 Alberto lanzaba una falta pegada al área que aunque contundente rebotaba en la barrera, dudando a los asistentes una posible mano que el colegiado no indicó como tal. El RCD Espanyol también había salido con las pilas cargadas, prueba de ello, era su esmero cortando las ocasiones que los colchoneros lanzaban, aunque no siempre pues esta primera parte tuvo su carácter en la insistente llegada al área del Atlético de Madrid, frente a un Espanyol que apenas llegaba y poco finalizaba.

En le minuto 26, una falta desde la frontal nos dejaba un tremendo gol de Cedric, que entraba por la escuadra de manera implacable y ponía el segundo en el marcador. Parecía que las cosas se le ponían muy complicadas para los periquitos, que no reaccionaba al dominio del juego de los locales y parecía desordenado en el campo a merced del campeón del grupo V.

A partir de 35 y con el marcador a favor, el Atlético de Madrid acusaba un cambio de ritmo general en el juego, bajaba ligeramente la intensidad, pero continuaba jugando a las bandas para intentar sorprender de nuevo.

Instantes después, un choque en el medio del campo no era considerado por el arbitro, Iván Gil, el 10 del blanquiazul daba un pase a Carreras que entraba en el área rojiblanca como una locomotora y desde la esquina del área, remataba un balón a la escuadra de Saldaña que no entraba por la mínima, pese a que el meta se estiro al máximo procurando el despeje.

Casi alcanzado el 40, era Pau Martínez el que centraba un balón al área que remataba el lateral Sergi Benítez, pero que no definía bien de cabeza y no tocaba la red de los rojiblancos. Al RCD Espanyol le faltaba un poco de presión y de llegada a portería, pero ganas no faltaban para tratar de finalizar.

Justo antes del descanso en el 44, llegaba el tercero para el Atleti. Cedric daba un pase en los aledaños de la frontal a Alberto Salido, que de nuevo se adentraba en el área, libraba al meta rival y hacia subir el tercero en el marcador del Cerro del Espino.

Con el marcador 3-0, los equipos se retiraban al descanso, a la espera de las reflexiones e instrucciones. Parecía que el Atlético de Madrid lo tenía hecho, y que el ECD Espanyol no terminaba de reaccionar al juego del equipo madrileño.

Salían lso conjuntos para hacer frente a la segunda mitad. Todo indicaba que iba a ser una extensión de la primera, pero a los tres minutos del inicio, en el 47, el arbitro indicaba la pena máxima en el área rojiblanca; Iván Gil, era el encargado de hacer subir el tanto al marcador, rápidamente tomaba el esférico dentro de la portería de Saldaña para reactivar con este gol a su equipo y hacer una segunda parte totalmente distinta a la primera.

Parecía que el gol del penalti daba aire al equipo catalán, y los espanyolistas se transformaban de los pies a la cabeza; si durante la primera mitad parecían desorganizados y sin un objetivo claro, comenzaban a presionar al rival creándole problemas y alcanzando el área rival dando la vuelta por completo al partido.

En el minuto 55 remate del Pau Martínez disparaba un tiro que ajustado por los pelos no tocaba la red de Saldaña. Aumentaba la presión blanquiazul en el centro del campo, Pau, Dani y Roger tocaban de cara y aunque el Atlético de Madrid, seguía llegando, los locales no tenían la completa iniciativa en ataque del encuentra. Para mas, Joan García el portero periquito, daba su mejor versión, sacando balones disparados y lanzándose al despeje en los momentos oportunos y peligrosos.

En el 61, los periquitos se preparaban una magnifica jugada que finalizaba con un centro al área de Carreras que remataba Kenneth Soler de cabeza; el remate terminaba en gol, y el 3-2 subía la marcador.

Con el segundo gol, Roro salía al terreno de juego, pero la potencia e intensidad del RCD Espanyol se disparaba; los visitantes que le ponían aún más ganas y daban todo tocando balón, buscando permanentemente a Nico y Kenneth para crear peligro y poner en apuros a los colchoneros. El Espanyol estaba más despierto que nunca y por su parte el Atlético de Madrid empelaba sus esfuerzos para sentenciar el partido de una vez por todas.

En el 71, Germán era el encargado de lanzar un potente penalti, pero Joan adivinaba y bloqueaba el balón a tiempo, y aunque Cedric trataba de rematar el rechace, la pegaba muy elevada y el balón se iba por encima del larguero.

Ambos equipos entraban en una fase de contundencia, con un marcador con ventaja local, peor sin nada decidido, el choque se volvía mas que emocionante y los jugadores daban máxima intensidad. El minuto 81 daba a Carlos González la posibilidad de realzar varios cambios, saliendo la terreno de juego Gustavo y Nacho.

La intensidad no concluía hasta el pitido final, y es que Atlético de Madrid y RCD Espanyol tendrán que aguardar a la vuelta de los Cuartos de la Copa del Rey Juvenil en tierras catalanas para resolver este choque tan ajustado en el que visto lo visto ninguno está, ni debe conformarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here