Este es el caso de Víctor González, actual Director de Cantera del CD Móstoles URJC, que lleva vinculado a este histórico club madrileño desde los siete años. Desde sus inicios en el prebenjamín A, pasando por todas las categorías hasta primer equipo como futbolista, tuvo su máximo esplendor y pasión por este deporte durante su etapa juvenil, donde comenzó su experiencia como entrenador, bajo la bandera de los valores de la entidad, hasta la actualidad, alcanzando los doce años como entrenador, gestionando numeroso equipos incluido su actual reto, la gestión del equipo filial. Lleva los últimos cuatro años siendo Director de Cantera y desde ese puesto, desarrollando las directrices y tareas de rendimiento desde el Cadete A, hasta el propio filial que dirige.

En sus propias palabras, “el futbol es aprendizaje”, es como la vida misma, cada año supone una situación, con unas circunstancias especiales que condicionan al individuo, se dice siempre que este es un deporte para disfrutar, pero también para aprender, para sufrir, formar a los demás y a uno mismo, aprender de cada momento y de cada etapa de la vida, reconocerse a sí mismo y lo vivido, y con todo ello, mejorar como persona, como deportista y evolucionar hacia el futuro.

Aquí nos desvela su faceta más humilde, ya que no le gusta mucho hablar sobre sí mismo y contarnos como llego a ser responsable de la Cantera del Móstoles URJC.

Al final, el rendimiento que puedas dar es importante”, cada año que Víctor ha estado en un equipo, ha resuelto la temporada con buenos números y resultados, desde la categoría benjamín, hasta el filial actual; afirma que cree que ese rendimiento aporta confianza a dirigentes y a entrenadores, obviamente otorgan un valor exponencial a su labor, y ello se transforma en las condiciones óptimas para liderar y coordinar a otros, siempre aportando ideas, poniendo decisiones en común y tomando las decisiones adecuadas, lo que finalmente refleja la iniciativa de un apasionado del deporte madrileño con capacidad demostrada a lo largo de los años, lo que da valor a uno mismo como persona y profesional.

No explica cual es la metodología empleada desde el Club en la educación y formación de los jóvenes futbolistas, organizada semanalmente y dirigida a tres bloques principalmente:

  • El primer día, La Técnica: sobre todo hasta cadete B, con un primer día “técnico” principalmente para los equipos de fútbol 7, alevín e incluso infantil, dedicada a mejorar técnica individualizada tanto por puestos, como genérica.
  • El segundo día, El Modelo de Juego: orientado a los en equipos de fútbol 11, a la mejora colectiva del grupo, a desarrollar un modelo de juego especifico, y a como llevar y desarrollar los partidos.
  • El tercer día, El Partido: focalizar objetivos y resolver la competición, desde la categoría Alevín B en autonómica, se da mas importancia a dicha competición, centrando las directrices en las posibles situaciones que se pueden encontrar, si será necesario trabajar más en ataque o en defensa y llevándolo mas al terreno competitivo y como desenvolver al conjunto durante el partido.

Con un día a día y un cometido claro, Víctor González dedica prácticamente su jornada a la gestión del fútbol de cantera, compaginada con su labor como técnico del filial.

Todo ello incluye trabajo de campo, contacto con los padres, apoyo a la gestión de los equipos y sus entrenadores, así como visualizando los entrenamientos de las categorías, desarrollando labores a nivel táctico, haciendo el debido scouting y análisis de los rivales, entrenamientos y partidos, en una labor frenética que consume en su propias palabras “volando” los días, jornadas y temporadas a gran velocidad.

Desde un perfil tan experimentado como el de Víctor González, nos explica que el objetivo principal es dar la evolución adecuada a cada etapa. Los prebenjamines, con seis o siete años, necesitan mas cariño y más trabajo a nivel coordinativo, para que puedan continuar en este deporte. Es imprescindible el desarrollo en cada etapa, insiste, y dar el aprendizaje adecuado a los jóvenes según su edad.

A nivel competición, también asegura prioridad ofrecer una buena imagen, transmitir el mensaje de que “en CD Móstoles URJC se trabaja bien y desarrollando una metodología que nos hace marcar la diferencia”.

Todos lo equipos de rendimiento, asegura, juegan de la misma manera, con el mismo sistema, a excepción del Juvenil A, que dispone de un poco mas de libertad para desarrollar acciones diferentes, pero todos trabajan a través de un modelo de juego similar, y a través de esas situación intentamos marcar esa diferencia para ser club referentes de ese segundo nivel – explica – “en un nivel están el Real Madrid, Atlético de Madrid, o incluso el CD Leganés, con esa situación, y luego hay cuatro o cinco equipos que son referentes de ese segundo nivel y ahí es donde estamos nosotros”.

Después de doce años comprometido con la cantera, nos confiesa que no sabe con qué momento especial quedarse de todo lo vivido. Finalmente escoge tres, los tres campeonatos de máxima categoría logrados por el club, como entrenador, en Alevín A dos años y en Infantil División de Honor un año, que lanzan y potencian una imagen del club y refuerzan al marca del CD Móstoles URJC para resonar aún más en todo el futbol madrileño.

Foto:CD Móstoles URJC