El defensa del Fuenlabrada atiende a JuvenilDH después del hito histórico de ascender a División de Honor. Víctor Calle culmina de la mejor manera posible su ciclo en el Juvenil A y, a la espera de lo que suceda en un futuro cercano, es el momento de disfrutar del éxito. “Llevo en el Fuenlabrada seis años y llegar y vivir este momento es muy gratificante. Estoy muy orgulloso de haberlo conseguido”, comenta Calle.

Precisamente, esa sequía convirtió el ascenso en “algo muy ansiado”. En esta temporada las sensaciones de que el sueño podía cumplirse se vislumbraban “desde el principio». Los chavales que vinieron nuevos aportaron mucho compañerismo y alzaron el nivel futbolístico”, explica el capitán. Evidentemente, Calle ha sido una de las figuras emblemáticas del equipo, pero la fuerza del grupo también reside en el líder de la tropa y ese es el míster, Mario Otero. “Gracias a él, hemos conseguido afinidad entre todos los compañeros y ser un equipo tanto dentro como fuera del campo, ese ambiente positivo hace más compañerismo”.

Los capitanes suelen ser sobre el papel el enlace entre la plantilla y el técnico y si la sintonía es buena el resultado final no puede salir mal. “Mario es un entrenador Top. Tiene muy claro lo que quiere y lo que hay que hacer para ganar”, respecto a su relación en particular, Víctor comenta que le ha aportado “muy buenos consejos a la hora de defender. Lo repite mil veces hasta que lo interiorizas”.

Los datos revelan que esos consejos han sido buenos pues el Fuenlabrada es el equipo que menos goles ha encajado hasta el momento con 16. No hay que ser un martillo pilón, sino un muro defensivo. “Mario sabía que siendo un equipo sólido con un bloque bien armado seríamos muy difícil de ganar y a la vista está. A ello, se suma que tenemos jugadores que sacan goles de la nada”, explica Calle.

Como todos los equipos, el Fuenlabrada ha superado momentos delicados en una temporada tan convulsa, pero el capitán resalta uno en concreto. “En el partido ante el Getafe, pensamos que David Amigo, nuestro máximo goleador, se había lesionado. Ese partido lo perdimos y nos fuimos con dudas, pero nos rehicimos de esa situación y volvimos con más fuerza”. De las dudas a la convicción en otro partido. “Ganamos a San Fernando en nuestra casa que era un rival directo haciendo buen juego y nos vimos fuertes y reforzados. Ese duelo fue la gota que colmó el vaso”, sentencia Víctor.

La temporada será inolvidable para Víctor Calle, que vive una mezcla de emociones. Por un lado, la satisfacción del ascenso, pero el fin de una etapa llena de nostalgia. “Da pena porque es una temporada muy cortaHemos creado un buen grupo y vamos a echar de menos todo. Es el ciclo del fútbol”. Por esta razón, el capitán del Fuenlabrada incide en que “hay que disfrutar al máximo hasta el final. Queremos ganar los cuatro partidos que nos quedan para despedirnos de la categoría con buenos resultados”.

Víctor Calle pone punto y final a sus tres años en el Juvenil del Fuenlabrada, pero espera continuar su trayectoria en el club de su vida. “No tengo nada comunicado aún, pero ojalá siga en el senior porque al Fuenlabrada le debo todo. Llevo media vida aquí. Es un sueño bomba llegar al primer equipo en un futuro”.

El premio a la perseverancia de unos jugadores que serán recordados por ser los primeros que han llevado al Fuenlabrada a División de Honor por primera vez en mucho tiempo. Víctor Calle, el segundo capitán del Fuenlabrada sigue llevando el escudo de su equipo con honor y quiere seguir creciendo en el club de sus amores.

Foto: CF Fuenlabrada