“La vida”. Así definía la semana pasada Javier Vázquez, técnico del Unión Adarve, nada más concluir el encuentro en la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano, el partido que enfrentaba a sus pupilos contra el CP Almendralejo de este sábado. Y lo cierto es que no se equivocaba, ya que los rojinegros, que hoy actuaban de locales, se encomendaban al ‘factor Ganapanes’ como una de las principales bazas a su favor. Además, llegaban con una racha de tres victorias en los últimos seis encuentros, lo que les ha permitido mantenerse en la pelea por no descender, siendo sus derrotas contra equipos de la parte alta de la tabla como Atlético de Madrid o Rayo Vallecano. Por su parte, los extremeños se presentaban en el Barrio del Pilar como penúltimos clasificados, con las cuentas bastante claras: si no conseguían sumar una victoria en su casillero eran equipo de Categoría Nacional. Incluso, ganar solo no valía; si el Rayo Majadahonda sumaba un punto en el campo del Getafe, o el Diocesano contra el Atlético de Madrid, los cacereños estarían matemáticamente descendidos.

Iniciaba el Unión Adarve con un sistema 1-4-4-1-1 con: Monte; Jaime, Patri, Gende, Pérez; Palmero, Ayuso, Cámara, Manu; Kike, Monroy.

El CP Almendralejo se disponían en una formación de 1-4-1-3-2 con los siguientes futbolistas: Aitor; Sergio, Rubi, Rubén, Cristian; Manu, Abel, Javi, Cuadri; Pozo, Gabri.

Arrancaba el encuentro, contra todo pronóstico, con un CP Almendralejo muy bien posicionado y ganando los primeros duelos del partido. La primera ocasión del encuentro la tuvieron en el minuto 3 en las botas de su central Rubi, cuando recibió un saque de banda demasiado libre de marca en medio campo, con todo el Adarve defendiendo el área, y su centro envenenado no llegó a tocarlo nadie hasta que el portero local, Monte, envió el balón a corner. Esto no fue más que un espejismo, ya que un minuto más tarde, Monte sacaba de puerta en corto a su izquierda, entregándole el esférico a Pérez, que se había descolgado para recibir balón, avanzó unos metros y jugó directo buscando el desmarque de ruptura de Monroy a la espalda de la defensa visitante. Una vez se hizo con el control, este temporizó esperando la llegada de segunda de Kike, al cual le entregó el cuero dentro del área y, tras una buena maniobra la jugada terminó con un disparo de este último que acabó en el fondo de las mallas de Aitor.

A partir de aquí el partido cambió. El gol hizo que los locales exhibieron una fase de juego de ataque total durante cuarenta minutos, donde se mostraron como una apisonadora, encerrando al rival en su terreno de juego y creando ocasiones de forma continua. Dos minutos más tarde, Monroy la tuvo en una jugada similar a la del gol, por la derecha, pero su disparo se marchó mordido. En el minuto 12 llegó el 2-0, a través de una falta lateral en tres cuartos de campo, donde un centro al segundo palo se convirtió en una sucesión de toques de cabeza dentro del área, hasta que la pelota le cayó a Monroy, situado en el primer poste, en la posición de ariete, y empujó el balón a placer sin que Aitor pudiera hacer nada. Seguían sucediéndose las llegadas al área del Almendralejo, que achicaba como podía las embestidas. En el minuto 23, un saque de banda en las inmediaciones del área en Ganapanes se convierte prácticamente en un corner, así que Pérez colgó el balón, que no consiguió ser despejado por nadie, y tras botar dos veces en el área pequeña, encontró a Manu que puso con la testa el 3-0 en el luminoso.

Antes de llegar el descanso la renta pudo ser mayor, pero los jugadores  ofensivos del Adarve no consiguieron finalizar con eficacia ninguna de las ocasiones generadas. Por ejemplo, Monroy, que se mostró como un quebradero de cabeza para la zaga visitante, no conectó el remate de un centro raso tras un desdoblamiento por la derecha de Jaime, que se proyectó en ataque con profundidad durante todo el partido. Tampoco lograron el objetivo Kike y Cámara, cuyos disparos se marcharon fuera o se toparon con los guantes de Aitor.

La segunda mitad no fue más que un mero trámite para ambos conjuntos. Los locales se limitaron a gestionar su ventaja  y a minimizar el número de apariciones peligrosas de los cacereños, mediante un juego de control a través de la posesión del balón. Los verdes lucharon para no bajar los brazos tras el varapalo de la primera parte, y mostraron ser un dignísimo competidor hasta el último minuto.

Las sustituciones fueron lo más destacado de los primeros treinta minutos del segundo acto. Pepe Giraldo y Javier Vázquez movieron sus banquillos para oxigenar a sus chicos y no permitir que el cansancio hiciera mella. En el minuto 77 llegó el primer tiro a puerta del Almendralejo, cuando de nuevo Rubi, que había tenido la única ocasión clara de su equipo en la primera parte, conectó un disparo desde treinta metros que atrapó en dos tiempos Monte. Un minuto después haría lo primero, desde la misma posición Cristian. El partido concluiría con dos goles más, fruto del cansancio de los visitantes y la superioridad de los locales. El primero de ellos, en el minuto 84, a cargo de Monroy, que se encontró frente a Aitor en una posición de mano a mano tras un pase de primeras de Jaime, que le dejó solo y resolvió muy bien por bajo con la pierna izquierda. El último arreón de los lobos duró diez minutos, que finiquitaron el partido con el 5-0 cuando, en una transición ofensiva, una buena triangulación que comenzaba con el robo de Davo, la apertura a la parte derecha, con Manu abierto y temporizando para esperar la subida de Jaime, aguantó el momento justo para dársela a este a beneficio de carrera y el centro raso del lateral derecho era empujada a la red por Kike, que hacía su doblete particular.

Con este resultado, más la victoria del Rayo Majadahonda en la Ciudad Deportiva de Getafe, que había jugado media hora antes, se certificaba el descenso tras dos temporadas del CP Almendralejo en este Grupo 5 de Juvenil División de Honor. A su vez, el Unión Adarve se mantiene en la zona roja de la tabla, pero supera al Alcorcón y empata a puntos con el Diocesano.

Audio de la entrevista post-partido con Javier Vázquez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here