España sellaba esta tarde su pase a cuartos de final en un partido muy trabajado basado en la posesión, la seguridad en la salida y la solidez defensiva ante los contrataques de la selección senegalesa.

España salía al campo con una formación de 4-2-3-1 con las referencias ofensivas de Pablo Moreno, Valera, Navarro y Pedri. Dos de ellos fueron los encargados de romper la igualdad en el marcador.

España 2 – 1 Senegal

Navarro, en el minuto 26, batía el primero al meta rival, en una gran jugada colectiva en la que, Moreno, recibió un pase de espaldas a la portería en la media luna, controló, y consiguió asistir a Roberto Navarro, quien previamente había lanzado un espectacular desmarque entre la abultada defensa de Senegal. En este momento España marcaba el primer tanto del partido con un zurdazo al palo largo del portero, imposible de atajar.

Robert Navarro marcó y sigue en forma.

El partido se desarrollaba de manera relativamente fácil para la selección española ya que, Senegal planteó un esquema defensivo, con mucha contención en sus líneas, lo que obligaba al conjunto africano a buscar a sus delanteros con balones aéreos a la espalda de la defensa española. Con este planteamiento podían hacer mucho daño, debido a la capacidad física de los jugadores visitantes. Sin embargo la defensa española estuvo muy sólida, demostrando mucha contundencia y seguridad.

Fue en el minuto 59 cuando Ilaix consiguió asociarse con Valera a pocos metros del área, quien se desenvolvió perfectamente en una jugada individual frente a tres defensas, encaró  a portería, rechazo la defensa, volvió a coger el rebote y finalmente, batió al portero senegalés con un buen disparo raso.

La Selección supo dominar el encuentro con un juego sólido.

zEn los últimos minutos del encuentro Senegal consiguió adelantar las líneas y jugar de esta manera más cerca del área española. Lo que desencadenó en un gol fortuito de Souleymane Faye en un remate al palo corto asistido por Baldé. El gol subió al marcador para amedrentar al conjunto español pero con cierta polémica, ya que, estos estaban estáticos en esta jugada esperando a que Senegal les devolviese el balón, previamente despejado por España para que atendiesen a un jugador rival tendido en el campo.

Así llegaba el final del partido en Brasil con una selección española muy trabajada por los chicos de David Gordo y una selección africana que pecó en los minutos finales de poca deportividad.