El duelo entre los dos perseguidores del líder del Grupo 5 de División de Honor se saldó con victoria para el Atlético de Madrid por 0-2. El Real Valladolid recibía a los colchoneros en los Anexos al Estadio Estadio José Zorrilla con la esperanza de poder acercarse a sus rivales en la tabla. Sin embargo, los goles de Nando y de Nacho harían que esto no fuese posible. Con este resultado, el Atleti se colocaba líder provisional del grupo a la espera de lo que hiciese el Real Madrid en su partido frente al CD Badajoz.

El partido empezaría con mucha intensidad en la fría mañana de domingo en Valladolid. Ambos equipos tratarían de sorprender a sus rivales con rápidas transiciones. El Real Valladolid, con su clásico 442, intentaría buscar a sus dos jugadores de ataque constantemente, Castri y Slavy. Por parte del Atlético, el equipo se internó por las bandas a través de sus extremos Nando y Rojas. Esto apoyado por la gran movilidad de su doble pivote formado por Mario y Nacho. El último retrasando ligeramente su posición en tareas defensivas para apoyar a Castro en la destrucción del juego del Valladolid desde la línea de medios, convirtiendo el esquema de 433 del Atlético en un 4231.

La primera gran oportunidad la tendría el Atlético de Madrid a los pocos minutos de empezar el partido. Un córner que no llegaría a despejar la defensa vallisoletana acabaría con un nuevo centro que esta vez si encontraría rematador. El central del Atlético Marco conectaría un potente remate de cabeza que llegaría a rozar Maxi con la manopla. El portero del Real Valladolid la tocaría lo justo para que el tiro perdiese fuerza y pudiese llegar Amohat para despejarlo casi en la línea de gol.

Tras esa jugada, fueron pocas las ocasiones de gol de las que dispondrían ambos equipos. Sin embargo, no perderían la intensidad. El partido se convertiría en un correcalles de un ritmo frenético, pero sin llegadas con peligro a portería. El Atlético contaría con varias oportunidades a balón parado, pero desperdiciaría todas.

El marcador no se movería hasta el minuto 30, cuando Mario logró robar un balón en el centro del campo y llegar con el balón jugado hasta dentro del área. El 10 descargaría hacía el costado derecho del área pequeña, dónde llegaría Nando en carrera para batir a Maxi por abajo. Gol del extremo para desequilibrar las tablas en el marcador.

Después del gol, el partido seguiría la tónica de toda la primera parte hasta los últimos cinco minutos. En el 40’, el Valladolid dispondría de una falta al borde del área que Slavy mandaría por encima del travesaño. La jugada más clara del Pucela hasta el momento. Tres minutos más tarde, en el otro área, Tenas recogería un rechace dentro del área pequeña y enviaría el balón rozando el palo.

El árbitro pitaría el final de los primero 45 minutos con un marcador de 0-1 a favor del equipo madrileño. Pese a la igualdad en la posesión, con gran superioridad de los colchoneros sobre un Valladolid superado por la presión alta de sus rivales. La escuadra local tuvo que limitarse a jugar en largo en la mayoría de sus posesiones. De las pocas luces que tuvo el equipo a nivel ofensivo fue Adrián Carrión, muy activo a la hora de bajar el balón y crear juego desde banda derecha.

Al poco de empezar la segunda parte, el Atlético lograría volver a poner en aprietos a Maxi. Tras un error de Díez en la salida de balón, Castro le robaría el balón y se lo dejaría en bandeja a Nacho para marcar desde el borde del área. Sin embargo, el portero vallisoletano estaría ágil para despejar el balón a córner con una palomita de libro.

En la segunda mitad, los nervios empezaría a florecer entre los locales y varias faltas absurdas se saldarían con amarillas a Castri, Iker y Amohat. El Atlético, por su parte, salió con la idea clara de mantener el resultado y calmar el juego. Debido a esto, su portero, Saldaña, recibiría una cartulina por tardar en sacar de puerta en repetidas ocasiones. También sería amonestado Carlos González, entrenador del equipo, por protestar al árbitro.

Una de las faltas que cometerían los locales sería la que propiciaría el segundo gol de los colchoneros. Nacho se pediría una falta al borde del área en el 61’ y limpiaría las telarañas de la portería con un potente disparo a la cruceta. Nada podría hacer Maxi para evitar en 0-2.

Slavy sale lesionado en el minuto 73.

A partir de ahí el Atlético dormiría el partido, aunque seguiría mostrando la misma contundencia que la practicada durante todo el encuentro. En una de estas jugadas de choque entre jugadores, Slavy saldría mal parado y sería sustituido por lesión en el 73’. Pese a esto, Ricardo López, entrenador del Valladolid, quiso destacar que no parecía “nada importante”. Según el técnico, el jugador solo estaría “un poco cargado del isquio (isquiotibial)”.

Con todo esto, el partido terminaría con una derrota para el Real Valladolid por 0-2 que les aleja de sus aspiraciones por el título. Por el otro lado, el Atlético se descuelga más del resto de equipos y parece que, al menos de momento, será el gran aspirante a quitarle la primera posición al Real Madrid. Fuentes del entorno del club apuntaron la importancia de este resultado para no alejarse mucho en la tabla del Real Madrid y poder aspirar aún a conseguir el campeonato.

Declaraciones de Ricardo López, entrenador del Real Valladolid: