El Rayo Vallecano recibía en la tarde del sábado a la Unión Adarve, equipo que a priori, se presentaba como un rival asequible para los de Vallecas. Y es que, pese a que los locales no han tenido un comienzo de temporada regular que digamos, los chicos de Ganapanes no contaban aún con ninguna victoria superado el mes de competición.

El partido comenzaba con dominio alterno por parte de ambos equipos. Poco a poco comenzaba a dominar el juego el Rayo Vallecano acercándose peligrosamente a la portería a la portería de Iván.

Pasado el minuto 10, un saque de banda a favor del Rayo se convertía en un contraataque que, de manera fugaz e inesperada desembocaba en el primer gol del partido de Gallego, 0-1. Parece que con el gol cambiaban las tornas del partido, y el sistema, y los de Borja Bardera pasaban a un 4-1-4-1 cerrado, llegando ahora con mucho peligro al área de Mario.

El Rayo Vallecano se esmeraba en intentas sacar el balón jugado, pero sin llegar a crear peligro, lo que facilitaba al conjunto visitante continuar aumentando la intensidad y la presión sobre las líneas rayitas, mientras estos se limitaban a realizar alguna jugada que apenas tenias consecuencias. Llegados al ecuador de la primera parte, el Adarve mantenía el control del partido frente a un Rayo Vallecano ya muy desmotivado, que insistía buscando un gol que no llegaba, con jugadas que no se traducían en peligro, básicamente por la contundencia en defensa de los pupilos de Borja Bardera.

Cercanos a cumplir los 45 y finalizar la primera parte, los locales apretaban las tuercas del partido buscando ese gol de manera desesperada que no conseguían.

Con el pitido inicial de la segunda parte, el Rayo Vallecano mantuvo la intensidad con la que finalizó el primer tiempo. Cumplidos los diez, el marcador no se movía, pese a las ocasiones que, con balón jugado intentaban los de Mista. El trabajo y esfuerzo de los de Ganapanes daba frutos, y se hacía cada vez mas visible. Tanto fue así, que los chicos de Borja Bardera amarraban el resultado en el 63. Tras una jugada local, que despejaban los lobos, la perdida de balón, terminaba en el 0 – 2 de Rodri.

Mista daba rienda suelta a los cambios, sacando a Luna y Bardera a Alonso en le 72.

Las jugadas del Rayo apenas finalizaban y sin peligro, y se traducían en contraataques rápidos de los chicos de Ganapanes que trabajaban ferozmente para mantener la ventaja en el marcador, de manera seria y en todas sus líneas.

El Adarve volvía a hacer cambios en sus líneas. Gallego era sustituido por Ibáñez en el 82 y Romero por Marcos en el 84.

Llegados ya al tiempo de descuento, una falta a favor del Rayo a borde del área era seguida de una jugada de los lobos que ponía el 0-3 en el 91 en las botas de Alonso. Un gol que sentenciaba el marcador y la victoria a favor de la Unión Adarve donde el equipo destacó por su entrega y trabajo duro durante todo el encuentro.

Con este resultado la Unión Adarve coge algo de aire y se prepara para recibir al Atlético de Madrid en su casa de barrio del Pilar. Por su parte el Rayo Vallecano visitará Pallafría para enfrentarse al Burgos CF la próxima jornada.