Una vez finalizada la Jornada 25 en la División de Honor Juvenil del grupo 5, desde juvenildivisiondehonor.com os traemos un a semana más a los cinco jugadores (TOP 5) más destacados de esta jornada:

TOP 5 – Jornada 25

Álvaro del Val (Rayo Majadahonda): La segunda parte del capitán majariego fue para mostrar en las escuelas. Dirigió y distribuyó el juego para generar las numerosas ocasiones de las que gozó el Rayo. Para culminar el encuentro metió un gol de falta que supuso el empate para su equipo.

Iago (Burgos CF): El 10 del Burgos fue uno de los mejores de los suyos en un gran partido a nivel colectivo del equipo de Pechu. De los más activos en ataque junto a Cristian y, por banda derecha, peleó cada balón como si fuese el último. Además, inauguró el marcador con un gol de 9 puro rematando dentro del área de primeras, gol que encaminó a su equipo a la victoria.

Álvaro (AD Alcorcón): El 11 alfarero fue una auténtica bala por su banda. Llevó en sus botas todo el peligro del ataque del Alcorcón, y junto a Cedric fueron un auténtico quebradero de cabeza para la zaga del Aravaca. Participó en el gol del empate y fue determinante durante todo el encuentro.

Monroy (Rayo Vallecano): Pese a su partida desde el banquillo en el inicio del encuentro , su salida al campo se notó, y mucho. Entró en el minuto 50 para dar un cambio de aire al equipo. En los últimos 40 minutos de encuentro, su equipo volvió a tomar el control del balón y consecuentemente volvieron a llegar las jugadas de peligro. Se le notó muy activo en su participación y en sus botas dispuso de varias ocasiones de gol que se marcharon por poco. Además, participio en la jugada del gol en propia puerta que le daría el triunfo al Rayo.

Nacho Quintana (Atlético de Madrid): El capitán del conjunto rojiblanco fue el timón de su equipo y fue el pulmón de su equipo en el centro del campo, ayudando en tareas defensivas y moviendo al equipo en tareas defensivas. Además, fue el encargado del lanzar el penalti, que transformó con mucha calma ante Aceves, adelantando a su equipo en el marcador. En la segunda parte, se proyectó por las bandas en ataque y fue un quedradero de cabeza para la defensa vallisoletana.