Nadie duda del talento de estos entrenadores. Pero lo cierto es que, una vez acabada la temporada de División de Honor, su labor toma aún más trascendencia de la habitual. Sus méritos deportivos hacen que se conviertan en los nombres propios de los banquillos en esta temporada 2019/2020.

FRANC ARTIGA

El técnico del equipo culé aprueba con nota el examen del Juvenil A tras haber heredado con una papeleta muy difícil de lidiar. La marcha de Víctor Valdés, debido a diferencias entre club y dirección del fútbol base, colocó a Artiga en una situación complicada. O eso parecía en un principio.

No sólo fue campeón de Liga en uno de los grupos más complicados, con un Zaragoza al alza y un siempre corrosivo Espanyol. Su gestión del grupo ha sido excelente y el tiempo le ha dado la razón a nivel de resultados.

El asunto Illaix Moriba, una de las causas del distanciamiento entre el antiguo técnico y Patrick Kluivert (coordinador de categorías del fútbol base) fue agua pasada, con el jugador siendo un baluarte importante del equipo a lo largo de la temporada. Además, la irrupción de Ansu Fati le hizo perder a uno de sus grandes activos, en teoría, para esta temporada.

Aún así, más allá de la decepción en Europa, campeón de Liga con 63 puntos y 82 goles a favor a falta de cinco jornadas. Registros excelentes para un técnico que sigue sumando gran rendimiento en el fútbol base del equipo catalán.

RICARDO LÓPEZ

El buen trabajo del Real Valladolid (que ya lleva unos años en gran progresión) ha dado un paso más, en gran parte, debido al trabajo de Ricardo López. Un año más, el conjunto vallisoletano se consolida como el ‘mejor equipo de los mortales’ del Grupo 5 de la División de Honor. En tercera posición y con 49 puntos, 10 más que su inmediato perseguidor el Rayo Vallecano, los de Castilla y León iban camino de cuajar otra notable temporada.

Aún más mérito tiene si contamos con la irrupción de varios jugadores que se consolidan en la categoría de oro del fútbol juvenil español. El más claro de todos, Borislav Ivaylov «Slavy». El delantero, aún Sub-18, se destapó como máximo goleador del Grupo con 17 goles, llegando a ser internacional.

Otros jugadores que han destacado en el equipo de Ricardo López han sido Castri, uno de los jugadores revelación del Grupo o los yogurines Maroto o Cuellar, del año 2003. La nómina de jugadores Sub-18 tampoco cesa con Slavy. Carrión, Jesús Torres, Casado… jugadores que aspiran a dar mucha más guerra la temporada que viene y que demuestran que Ricardo López es un gran formador de futbolistas.

ALESSIO LISCI

El técnico italiano del Levante UD lleva tiempo demostrando que el conjunto granota es un más que competitivo rival en el fútbol español. Lleva dos años peleando de tú a tú contra todo un Villarreal en un Grupo tan feroz como el 7. Poco le importa a Lisci, que saca el máximo de cada plantilla. En este caso, con un grupo prácticamente nuevo, no ha dejado de dar guerra.

Su capacidad de sacar lo máximo de un equipo que tiene que competir frente a otros históricos como Valencia o Villarreal en esta División de Honor es digna de elogio. El año pasado estuvo a punto de lograr una hazaña histórica, cayendo por la mínima en semifinales en un partido agónico de vuelta contra el Atlético de Madrid.

Lisci, quien afirmaba a este medio en una entrevista que la Copa de Campeones «sería un sueño» ha vuelto a estar cerca de lograr su primera aparición en el campeonato de campeonatos.  La pandemia nos ha dejado con la duda sobre qué habría pasado. Pero tengan claro una cosa: donde esté Lisci, el Levante o cualquier equipo que dirija va a competir al máximo. Un entrenador al que la categoría empieza a quedarse pequeña.

JORGE CUESTA

Jorge Cuesta entrenador del Celta

Más que técnico revelación, su trabajo merece aparecer más que de sobra en esta lista. Si el año pasado lamentaba la oportunidad perdida como anfitrión en la Copa de Campeones, este año Jorge Cuesta y el Celta han roto todos los pronósticos. Único equipo imbatido en la División de Honor y la sensación de que en el Grupo 1 han dado un golpe definitivo sobre la mesa. Sólo el Sporting de Gijón (otro gran ejemplo de trabajo en el fútbol base) parece acercarse al equipo gallego.

Además, futbolistas como Gabriel Veiga, Gael Alonso, Miguel Rodríguez, Lautaro de León o Íker Losada han pasado por el cuerpo técnico de un Jorge Cuesta que ha contado con una generación que seguro que no va a olvidar.

Puede que la pandemia nos haya impedido verles en la Copa de Campeones, pero el sueño frustrado de mayo de 2019 se convirtió en realidad este 2020, siendo por coeficiente el mejor primero de todos los grupos de la categoría, obteniendo así acceso a la UEFA Youth League. Un premio más que merecido para un técnico que ha escrito con letras de oro su nombre en la historia del equipo vigués.