“Más que una final, señores”, “El último Ganapanes” o “A por ellos desde el minuto 1” son frases pronunciadas por los 22 principales protagonistas mientras saltaban al terreno de juego, instantes antes de que diera comienzo el partido correspondiente a la jornada 29 del campeonato Juvenil División de Honor, que reflejaban lo que suponía el encuentro para ambos conjuntos. A este choque llegaban dos equipos que rondaban los puestos de descenso, y a los cuales una victoria les supondría estar muy cerca de alcanzar el objetivo de la temporada.

Las sensaciones no podían ser mejores para los locales, ya que el Unión Adarve se presentaba al encuentro después de haber arrollado la semana pasada, de nuevo en casa, a un rival directo y que se encuentra también en problemas, como el CI Amistad. Por su parte, el Aravaca, con una renta de puntos mayor con respecto al descenso durante todo el año, veía agotado su crédito hace siete días cuando una derrota en Salamanca contra el UD Santa Marta les condenaba a luchar hasta el final del campeonato.

El Unión Adarve formaba de inicio con un 1-4-4-1-1: Monte; Jaime, Carlos Daniel, Roca, Pérez; Palme, Davo, Cámara, Manu; Kike, Monroy.

El Aravaca salía con un 1-5-3-2 con: Dani; Gordo, Aranda, Álvaro, Elo, Sandoval; Fer, Álex, Edu; Camilo, Jordi.

El partido fue muy parejo para ambos equipos, siendo estos conscientes de la importancia de lo que había en juego. Si ya de por sí las dimensiones del campo no ayudan a practicar un juego combinativo y elaborado, ambas escuadras optaron por minimizar los errores y ser fieles a lo desarrollado durante todo el año. Esto derivó en un partido donde se vieron pocos pases con el balón a ras de suelo y mucho juego aéreo. La consecuencia es que en toda la primera parte los únicos acercamientos se produjeron a balón parado. En el primero de ellos, Camilo lanzaba una falta directamente al arco de Monte, que atrapo con facilidad el cuero sin mayores sobresaltos.

En la segunda acción de estrategia peligrosa se iban a adelantar los rojinegros, a través de un saque de banda en el minuto 25. Carlos Daniel, quizás el jugador más polivalente del Adarve, y que hoy jugaba de central por las ausencias, iniciaba una carrera desde su posición en el centro de la zaga a la demarcación de lateral izquierdo tras salir el balón por la línea de banda.  Una vez fuera del campo, marcó la jugada y lanzó el balón tan lejos como en él es habitual, conviertiéndose la jugada en un corner. Una vez dentro del área, Dani, portero del Aravaca, que se estaba mostrando muy seguro en todos los balones frontales y laterales que tomaban la dirección hacia su portería, decidió quedarse bajo los palos. Esto permitió a Monroy aprovechar el fallo de marcaje de los defensores visitantes para conectar un testarazo que entró en la portería del Aravaca para adelantar a su equipo en el marcador y establecer el delirio en un Ganapanes a rebosar.

Poco duró le duró la alegría a los pupilos de Javier Vázquez, ya que tres minutos más tarde, en el 28, se produjo la tercera jugada de estrategia clave de la primera parte. Esta vez el Aravaca era el encargado de botar una falta, por la zona del banquillo de los de blanco y azul. Un buen balón pasado al segundo palo, lo recepcionó Fer libre de marca. Este, con poco ángulo para rematar a portería optó por poner su pie derecho para hacer que el balón se paseara por el área pequeña y Jordi, el delantero de los arlequinados empujara a gol el cuero para establecer la igualada.

Tras esta acción, el partido, que ya empezó bronco y con muchos piques, se fue caldeando cada vez más con continuas faltas, interrupciones, piques y protestas que hicieron que no se tuvieran más noticias en ataque por parte de ninguna de las dos escuadras antes del descanso.

A la vuelta del medio tiempo la tónica de partido no cambió. El Aravaca salió mejor, con mayor dominio territorial, que no era poco, ya que consiguió que se jugara más tiempo en el campo del Adarve y alejó durante los primeros quince minutos el balón de su área, aunque sin más llegadas peligrosas que algún balón que se paseó por el área de Monte tras faltas o saques de banda donde sus tres centrales se incorporaban al ataque buscando aprovechar su envergadura.

A partir de este tramo, el  Adarve empezó a estirarse a base de colgar balones a campo del Aravaca, empezando a ganar todos los rechaces y las segundas, que tan importantes son en este campo. Pero las únicas opciones de peligro volvieron a ser acciones a balón parado. En el minuto 61, otro saque de banda de Carlos Daniel tocó varias cabezas en el área pequeña para poner en aprietos a Dani, que acabó despejando el esférico lejos de sus inmediaciones. En el 70, el rechace de un saque de esquina del conjunto local lo recogió en la frontal del área el capitán Jaime para disparar por encima de la portería del Aravaca. El conjunto de Óscar Martos, consciente de que estaba empezando a echarse demasiado atrás y regalando demasiados metros a los lobos buscó parar el ritmo del juego con interrupciones y cambios. Los jugadores visitantes tiraron de oficio y fueron muy generosos en los esfuerzos y en el trabajo defensivo para mantener un resultado que, según iban transcurriendo los minutos, cada vez les beneficiaba más, ya que con el empate permanecían dos puntos por delante del Adarve en la clasificación.

El partido finalizó con continuos choques entre jugadores y faltas de ambos equipos; unos por la impotencia de no poder hacer el gol que les hiciera sumar tres puntos vitales en su lucha por evadir las posiciones de descenso y los otros para cortar cualquier intento de progresión en ataque de los locales. Así nos fuimos hasta los nueve minutos de añadido, con la expulsión de Cámara en un minuto por doble amonestación tras una falta y una protesta en la siguiente acción.

El Unión Adarve queda momentáneamente con 31 puntos, a la espera de lo que haga el  Amistad para ver si afronta la última jornada contra el Leganés fuera de posiciones de descenso y dependiendo de sí mismo o si, por el contrario debe ganar y esperar resultados de terceros. El Aravaca queda con 33 puntos, fuera de peligro y con un último partido que promete ser vibrante en el Antonio Sanfiz contra un Atlético de Madrid que ya es campeón.

Declaraciones post-partido de Javier Vázquez (entrenador del UD Adarve):

Declaraciones post-partido de Óscar Martos (entrenador del Aravaca)