El Real Valladolid recibía este sábado en la jornada 4 a uno de sus rivales directos en la competición del grupo V de División de Honor, el Real Madrid CF. En resumen el inicio de temporada de los blanquivioletas ha sido satisfactorio pese al pinchazo que supuso la derrota en casa en la jornada 2 frente al CD Móstoles URJC, uno de los recién llegados a la categoría, que salió victorioso por 1-3.

El partido, programado para las 12:00 de la maña, prometía un buen y caluroso día de fútbol que no defraudó. Los primeros quince de partido destacaron por alguna ocasión tímida de ambos conjuntos, pero en general el partido mantenía un “perfil bajo”, con los equipos un tanto apagados. A partir de aquí el partido fue “in crescendo”, con jugadas de Pablo Ramón y Miguel Gutiérrez el “capi” blanco, que jugaban en combinación con Pablo arriba y Dotor en el centro del campo, que remataba peligrosamente a portería en el 23.

Los pucelanos jugaban desde el medio campo, tocando el balón rápido y jugando a las bandas con Iker y Javi Díaz por la derecha, que centraba balones a Castri que no conseguía rematar con peligro; sin embargo, con Prada, el capitán blaquivioleta el 11 del pucela jugaba con Iker y generaban una buena ocasión junto a Javi de nuevo.

Los de Dani Poyatos volvían a jugar sobre Dotor, que de media vuelta jugaba con Aparaicio para lanzar un balón al área que remataba Pablo Ramón y que atrapaba Maxi en los brazos.

Casi llegados al 30 Maroto sacaba un córner que a punto estaba de convertirse en gol olímpico; despejaba Luis, el meta blanco, y el balón rebotaba en el poste. El Madrid generaba entonces una contra, liderada por Santos, que con toques rápidos de Arribas y Álvaro Martin remataba un cañonazo que atajaba Maxi con resolución. Minutos después Aparicio aprovechaba un tiro a portería que Maxi volvía a solucionar despejando, y que Dotor se apresuraba a rematar y que marchaba fuera.

Apuntábamos una primera mitad en la que el Madrid no terminaba de estar cómodo, no ejecutaba su habitual jeugo, y, aunque tenía más ocasiones que su rival, y se volcaba sobre el área blanquivioleta, los pupilos de Ricardo López conseguían mantener el tipo, incluso generando ocasiones peligrosas en las botas de Slavy que disparó un cañonazo sobre la portería de Luis que se marchaba por encima del larguero, o minutos después, donde el 9 del pucela giraba sobre sí dentro del área y lanzaba un tiro cruzado que se iba fuera por muy poco.  Los últimos minutos de la primera parte concluían un primera acto donde el conjunto local estaba a máxima intensidad buscando el gol que le adelantara en el marcador.

La segunda parte empezó igual que finalizo la segunda, con un Valladolid concentrado e intenso en su labor. En el 46, Castri tenía una tremenda ocasión que despejaba Luis Federico, el rechace le llegaba Maroto y este remataba de nuevo, peor era la defensa merengue la que libraba esta vez del peligro a su equipo. Minutos después maroto tendría la réplica volviendo a encañonar la potería de Luis, y Alvi tenía otra que se marchaba por encima del larguero.

El Madrid sentaba cabeza y parece que reaccionaba, Arribas recuperaba un balón en el centro del campo que jugaba con Dotor, de nuevo en escena daba el pase a la banda izquierda para Pablo, el 9 merengue. En el 55 tras sacar un balón jugado, un error en el saque lo aprovechaba Dotor, que robaba rápido y daba pase a Arribas que solo ante el portero del pucela, casi le sorprendía en el remate marcando el 0-1 para los madrileños.

El Real Valladolid no replegaba, mantenía la intensidad del juego y Slavy a punto estuvo de marcar en el 60 tras un saque de córner. Los ataques y contraataque se sucedían alternativamente, Aparicio jugaba con Pablo y a partir del 60 los equipos procedían a los cambios para dar refrescar sus líneas.

El Madrid aprovechaba ahora para hacer su juego por las bandas, iniciando una y otra vez, y de un lado a otro combinando buscando los espacios entre las líneas rivales, y rematando desde la frontal con centros al área.

En los merengues, Eneko sustituía a Álvaro Martín y Franco a Aparicio, mientras que en las filas locales Adrián salía por Mario y Cerro por Prada.

Las oportunidades para el pucela proseguían, y lo intentaba todo, un remate de cabeza de Slavy en el 73 y un tiro a borde de área poco después de Adrián Carrión, que no se materializaron en gol.

En el 80 una contra seguida de una jugada del Madrid terminaba con el remate de Vassilakis por la mínima y sentenciaba el marcador a favor del equipo merengue.

Ya durante los últimos minutos, los locales no dejaron de buscar el gol, destacando una ocasión en el 86, en la que tras un saque de córner Iker se lanzaba al remate en el borde del área directo a portería pero que rebotaba en la zaga blanca.

Con un 0-2 finalizaba el encuentro para el Real Valladolid, que en palabras de su entrenador Ricardo López, manifestaba el buen trabajo de su equipo, con grandes ocasiones y obligando a un Real Madrid a jugar de otra manera y no como está acostumbrado. La próxima jornada los pucelanos viajan a Almendralejo para enfrentarse al Extremadura UD, mientras que el Real Madrid recibirá en casa al CD Móstoles URJC.