La serenidad podría ser su seña de identidad. Así se podría definir a Santi Denia (Albacete, 1974), el encargado de volver a pilotar la nave de una generación acostumbrada a los éxitos desde muy temprano. Con tranquilidad, naturalidad y convencimiento afronta un nuevo reto con esta Selección.

Ya has conseguido ser campeón de Europa con la Sub-21 en Italia este verano. ¿Has sido capaz de asimilar todo esto? Porque no has tardado nada en volver a los entrenamientos con la Sub-19

  • Bueno, sólo he tenido un día. Pero con ganas de empezar el trabajo con esta Selección Sub-19. Hemos tenido un año muy duro, de mucho esfuerzo para llegar a esta Fase Final. Tuvimos ese Torneo Élite en Holanda que nos clasificamos en el último minuto (Alejandro Marqués anotaba el gol que daba la clasificación contra los holandeses en el tiempo de descuento) y que fue durísimo. Con muchas ganas de empezar esta Fase Final en Armenia y con el objetivo de ser Campeones de Europa.

No estaría mal un doblete…

  • Importante que para la Federación haya sido campeona de Europa la Selección Sub-21. Muy importante también que hayamos conseguido la clasificación para una Olimpiada en Tokio que era objetivo prioritario. Ahora que estamos en esta fase final, que era muy difícil llegar, donde llevamos tres años sin conseguirlo, el objetivo es trabajar duro, ser campeones de Europa, sabiendo que tenemos un camino muy difícil.

A veces los medios de comunicación tenemos la fea costumbre de comparar a estos chicos con los de la Selección Sub-21, por ser el paso previo a la élite. ¿Se puede comparar a estos chicos con los Fabián, Olmo, Ceballos y compañía?

  • Las comparaciones aquí no creo que sean buenas. Es cierto que esta Generación del 2000 ya ha sido campeona de Europa sub-17 y subcampeona del Mundo en la India siendo sub-18 y campeona en los Juegos del Mediterráneo. Se les puede comparar, pero las comparaciones no me gustan. Es cierto que están un paso más cerca del mundo profesional porque ya no son juveniles, ya pasan a sénior y es verdad que este torneo, lo hemos hablado, les puede cambiar la vida.

¿Es tan difícil gestionar los egos o las ilusiones de unos chicos que ven que cada vez los medios apuntan más a ellos? ¿Qué se les dice desde la Federación para que mantengan los pies en el suelo?

  • Ese también es trabajo de la Federación, de los técnicos. Ya han tenido experiencias en las que se han conseguido cosas importantes a nivel de Selección Español, como ser campeones de Europa sub-17 y subcampeones del Mundo sub-18. Y si lo han conseguido es porque han dejado a un lado los egos, han peleado todos como equipo, han sumado todos cuando han jugado y cuando no y ese también es el trabajo nuestro de los técnicos: hacerles ver que ese es el secreto del trabajo y éxito de la Selección aparte de su talento y del trabajo táctico, físico y demás. Ser un grupo y un equipo unido es fundamental.

¿Cómo has visto al equipo en los primeros días de concentración?

  • Hemos tenido que hacer un trabajo de carga física, porque es verdad que este Europeo sub-19 no tiene nada que ver con los otros Europeos (sub-17 y sub-21), que están aún en fase de temporada. Y aquí muchos jugadores venían de estar parados y había que hacer una minipretemporada aquí de dos semanas, que estamos haciendo y trabajando mucho junto con el aspecto táctico.

Hemos visto la pre-lista de 23 jugadores para este Europeo. Pero sorprende un poco que tanto Zaragoza y Villarreal, campeones de la Copa del Rey y de la Copa de Campeones respectivamente no tengan a ningún jugador que forme parte de la lista. ¿Se debe a algún motivo? ¿Se cuenta con ellos?

  • Claro que se cuenta con ellos. Además tuve la suerte de hacerle seguimiento este año al Zaragoza y luego estuve durante toda la semana en Vigo en la Copa de Campeones. Al final son también decisiones que toma el seleccionador viendo los demás equipos y dando un poco de continuidad a este grupo. En cuanto a Villarreal está claro que la Generación del 2000 hay jugadores que han sido campeones de Europa como Nacho Díaz y Carlos Beitia que no estaban en ese equipo Juvenil porque el Villarreal les había promocionado en el Tercera División.  Eso es algo muy bueno también.  Pero también es una toma de decisiones que hemos hecho los técnicos para elegir a 23 jugadores, sin más.

Hay jugadores que, por compromiso con sus equipos y por el comienzo de las pretemporadas no se puede contar con todos los que se preveía. ¿Es posible que de cara a los JJOO de Tokio y del próximo Europeo Sub-21 se pueda contar con todos los jugadores que el Seleccionador quisiera tener?

  • La responsabilidad de los técnicos en la Federación es la de traer a los mejores. En esa lista, hacemos nuestro trabajo de seguimiento y dividido por jugadores y se lo trasladamos al coordinador y al director deportivo para que ellos la pasen a los clubes. Ese es nuestro trabajo, intentar traer a los que consideramos que son los mejores.

¿Cómo es el trabajo de un Seleccionador y su cuerpo técnico? No debe ser sencillo hacer un seguimiento de tantos equipos…

  • Es verdad que te toca viajar mucho. Hay que hacer muchos kilómetros pero se ha ido mejorando la situación en los últimos años en cuanto a la grabación de los distintos equipos. Todos los equipos nos están mandando todo lo que les pedimos: a nivel de Cadetes, de Juveniles, de filiales… y eso para hacer el seguimiento también es importante. Hacemos el primer seguimiento con las territoriales, luego en sus equipos, con vídeos y ya después in situ en el campo. Son muchos kilómetros.

¿Condiciona mucho la baja de Gelabert en este mini stage?

  • César es un jugador muy importante para nosotros. Fue a Croacia y se proclamó campeón de Europa. Fue a la India y se proclamó subcampeón del Mundo, con muchas opciones de conseguir ese Balón de Oro porque fue un jugador muy destacado. Está claro que una lesión entrenando con nosotros nos condiciona todo pero no lo podemos controlar y mandarle desde aquí un fuerte abrazo.

¿Qué España vamos a ver en este Europeo?

  • Tenemos que seguir en la línea que nos ha dado este año la clasificación, que es la de ser protagonistas. Tener un equipo ofensivo, manejar todas las situaciones de juego. Pero es verdad que queremos tener el balón, queremos atacar bien para hacerlo bien a la hora de defender. Manejar todas las situaciones del juego que podamos de la mejor manera posible.

Un mensaje para la afición.

  • Vamos a intentar que se sientan orgullosos, que vean un equipo unido, que intenta jugar bien al fútbol con un juego asociativo y que cuando toque hacer transiciones pues también correr, que vean una Selección reconocible dentro del modelo de juego de la Federación.