En esta época caracterizada por el frío, las bajas temperaturas y algún que otro chaparrón, UD La Cruz Villanovense y el Real Madrid decidieron darnos un poquito de calor y de salsa a un encuentro que estuvo marcado por el frenesí goleador de ambos equipos, con un marcador de 2-4. Un encuentro muy entretenido y vibrante que deja claras dos cosas. Una, que ganar a este Real Madrid va a resultar muy, pero que muy difícil. Su capacidad de resolver, los recursos empleados y, sobre todo, la entereza para resolver todo tipo de situaciones complicadas le hace candidato a todo. En este momento, aunque queda mucho, se hace difícil que alguien pueda arrebatarle el título de Liga si sigue a este ritmo. La otra, es que esta UD La Cruz Villanovense va a ser un hueso muy duro de roer para cualquier equipo. Ojo con aquellos que se jueguen la permanencia, que los extremeños la van a pelear con uñas y dientes en cada uno de sus enfrentamientos.

 

Buena muestra de ello lo vimos al comienzo del partido. Era el minuto 6 y Juan Benítez ya se encargaba de poner patas arriba el encuentro con una jugada a balón parado que hacía al Real Madrid ponerse el mono de trabajo antes de lo previsto. Lo hizo. Y de forma muy rápida. David González veía portería en una falta lateral que no encontró rematador para poner la igualada en el electrónico (min.13).

Aún así, los de Josete González demostraron de qué pasta están hechos y tuvieron ocasiones para poner en alerta al conjunto visitante, en especial un remate de cabeza de  Javier Tapia que se marchaba por poco (min.18) y un remate claro de Juan Benítez que obligó a Mario de Luis a realizar una gran estirada.

Probablemente, esas ocasiones, de haberse convertido, hubieran cambiado por completo el guion de la película. Pero fue Óscar Aranda quien hizo que el giro de la película fuese a su favor, marcando el segundo gol para el Real Madrid al filo del descanso (min.42).

En la segunda parte, fue el conjunto de Jorge Romero quien entendió la lección del primer tiempo. Fue Israel Salazar (2 goles en 2 partidos consecutivos) quien puso un 1-3 que parecía allanar el camino, tras una gran asistencia de David González (min.47).

Pero no se confundan, que la UD La Cruz Villanovense tampoco se olvidó del papel de la primera parte y también dijo lo suyo. Diego Romero, con un gran zapatazo, marcaba un gran gol que parecía poner en el filo de un alambre el partido (min.51).

Pero poco duró la emoción al encuentro, ya que Carles Llario anotó el gol final con una gran jugada tras regatear al portero y con sangre fría. Fue lo más destacado hasta un tramo final donde no abundaron las ocasiones.

El Real Madrid recupera un partido aplazado y se pone con 17 puntos, mientras que la UD La Cruz Villanovense mantiene los 8 de esta última jornada.