El encuentro entre Unión Adarve y Extremadura se saldó con tablas en el marcador. Los goles de Iker y Marco llegaron en un trepidante final tras un partido poco vistoso para el aficionado.

 

Como en cada partido que se celebre este fin de semana en España, antes de empezar se guardó un minuto de silencio en honor a Maradona, fallecido esta misma semana. Lo mismo le duró el partido a Eric de Paz, pues en la primera jugada del partido se tuvo que retirar tras un choque en el que su ceja no paró de sangrar.

Si decimos que esto fue de lo poco destacado de la primera parte no vamos mal encaminados. Los primeros 45 minutos fueron muy descafeinados, apenas sin ocasiones y mucho menos de peligro. Los únicos acercamientos con opción de amenazar las porterías llegaron por parte del Adarve. Primero en el minuto 8 con un cabezazo de Angulo que se marchó fuera y en el 28 un disparo seco de Xairo ajustado al palo izquierdo tras una gran combinación con Diego. Álvaro de Pablo, que no ocupaba la portería del Unión Adarve desde la primera jornada, no tuvo que intervenir pese al arreón final del Extremadura al final del primer acto. Con esto nos fuimos a vestuarios, en lo que estaba siendo un partido mucho más intenso para los banquillos que para los aficionados.

Todo siguió igual al comienzo de la segunda parte. Nada de nada, teníamos a los dos equipos bien asentados en defensa, evitando cualquier acción de peligro. Trabajar en ataque desde atrás, para sufrir lo menos posible. Y aunque los dos equipos estaban cómodos, llegando al ecuador del segundo acto fue cuando el Unión Adarve, menos conservador, fue en busca de su oportunidad en ataque para llevarse los 3 puntos. De la forma que más sabe este equipo, a balón parado, es cuando llegaron las ocasiones y la polémica, porque hasta en dos ocasiones reclamaron penalti. Primero un agarrón en el área pequeña y luego con un choque, pero el árbitro no vio nada punible en ninguna de las acciones.

El Adarve se atrevió más y finalmente llegó la acción del primer gol. Una falta cerca del borde del área la pidió Iker Liaño. Tenía ganas de repetir el lanzamiento de la semana pasada y así fue. Por toda la escuadra e imposible para el portero. Era el minuto 83 y viendo cómo había sido el partido hasta ese momento parecía que se lo llevaban los locales.

Pero esos minutos hasta el pitido final se les hicieron eternos. La reacción de los chicos de Diego Colchón fue muy meritoria y lograron la igualada escasos 5 minutos después. En una segunda acción tras una falta, el balón le llegaba a Marco que giró cara a puerta y de volea anotó el empate. Los locales protestaron la posición del delantero, porque consideraron que estaba adelantado.

Al final el Unión Adarve acabó casi pidiendo la hora y con su entrenador expulsado. Borja Bardera protestó airadamente las últimas decisiones del colegiado y esto le costó la expulsión. El Extremadura casi consigue la remontada, pero Álvaro estuvo atento para en su única intervención del partido salvar a su equipo de la derrota.

Reparto de puntos en unos minutos de infarto que saben a poco para los dos equipos. Al Unión Adarve porque se van con la sensación de haber perdido dos puntos al final pese a seguir así con una buena racha y al Extremadura porque firman el cuarto empate en cinco jornadas. Los lobos visitarán al Rayo Vallecano la próxima semana y el Extremadura recibirá a Los Yébenes en busca de la primera victoria de la temporada.