Viernes, sí, pero viernes de partido. El Rayo Vallecano y el Real Valladolid se han citado hoy en la ciudad deportiva de la Fundación del Rayo Vallecano. Los visitantes llegaban al sureste de la capital con la cabeza alta tras ganar cuatro jornadas consecutivas y asomando la cabeza por las primeras posiciones de la clasificación. Mientras, los vallecanos afrontaban el encuentro en las antípodas, pues este podía ser el sexto partido seguido sin ganar.

Rayo Vallecano 1 – 0 Real Valladolid

El partido se decantó del lado del Rayo Vallecano con un 1-0, gracias al gol tardío de Raúl Medina. Se rompen así las dos rachas que traían ambos equipos: para bien del Rayo, y para mal del Valladolid.

Durante los primeros 45 minutos no se podía decir que hubo un dominador. Estuvo muy disputado con ocasiones peligrosas para ambos equipos. Aunque, el Valladolid sí que saltó al campo con una presión alta que dificultaba a los rayistas la salida controlada con el balón.

Las primeras ocasiones de ambos llegaron gracias a balones parados. Primero fue el Rayo en el minuto 13.  Se trató de una falta lateral bien centrada y de un remate que salió rozando el palo izquierdo. La de los pucelanos, por su parte, llegó con un rechace de una falta frontal en el minuto 21: el disparó de Iker salió bastante desviado.

El partido seguía muy tenso y sin decantarse por ninguno, en lo que los de Mista tuvieron su oportunidad más clara gracias a Dani Moreno y a una muy buena jugada individual en un contraataque. El delantero consiguió zafarse de 3 jugadores rivales en carrera, desde el círculo central hasta llegar a la frontal para, desde ahí, pegarle al balón. El portero del Valladolid tuvo que estirarse y consiguió sacarse un paradón de la manga.

Sin embargo, más cerca estuvo el Valladolid de marcar primero. El 10 de los de Ricardo López, Carrión, la tuvo al rematar sólo y de volea dentro del área. Al portero le pilló a contrapié y tuvo que ser Arich, el central vallecano, quien la salvara bajo palos

Nos fuimos así al descanso, con un 0-0 que podría perfectamente haberse roto en cualquier momento.

Tras el pitido del inicio de la segunda mitad llegaron los más destacados minutos para el Valladolid y para su número 8, Maroto. Se encontró con la oposición primero de Mario, el portero del Rayo; y del larguero después, en el 64. El centrocampista pudo controlar dentro del área, pero disparó de primeras y, prácticamente a portería vacía, estrelló el esférico en el travesaño. La jugada nació de un saque de banda, y la construyó Slavy con una jugada individual.

A partir de ahí, el partido se rompió bastante, ninguno de los dos pisaba área y tampoco acababan de enlazar varios pases seguidos. Tuvo que llegar Raúl Medina para dar un vuelco completo al partido en el 85. El carrilero baja en primer lugar un balón alto rechazado, avanza unos metros, toca con Barroso y este la devuelve de tacón para que Raúl se plantara solo frente al portero y definiera a la perfección.

Suponía el 1-0 y 5 minutos después, la victoria trabajada para el Rayo Vallecano, que rompe esa racha de cinco jornadas sin ganar tres puntos.

Declaraciones de Mista, entrenador del Rayo Vallecano

Declaraciones de Raul Medina, goleador del Rayo Vallecano

Declaraciones de Ricardo López, entrenador del Real Valladolid