Los de Alberto Álvarez son el primer equipo en doblegar al Unión Adarve en su feudo esta temporada y acaban así con la racha de seis partidos consecutivos sumando de los pupilos de Borja Bardera.

El último partido del 2020 se presentaba bonito teniendo en cuenta que sería un duelo por la parte alta. Rayo Majadahonda y Unión Adarve llegaban como tercer y cuarto clasificados respectivamente tras un buen arranque liguero.

https://twitter.com/JuvenilDH/status/1343208314298101765

Los primeros minutos empezaron con un Adarve mucho mejor plantado y que tenía más llegadas al área rival. El jugador con más peligro local era Chupe, que tuvo en sus botas la primera ocasión clara tras jugada personal. A este se sumo David con un chut desde la frontal que se marchaba alto e Iker, con una jugada ensayada, y cuyo disparo fue repelido por un defensa cuando cogía puerta.

Llegábamos a la media hora de juego con mucha igualdad, cosa que cambiaría en el minuto 32. Un precioso centro desde la derecha de Ruizma, de esos que son un caramelo para los delanteros, lo aprovechaba Sergio para anotar de cabeza el primer y a la postre único tanto del partido. Su remate iría al palo contrario de Miguel, que no pudo hacer nada con su estirada.

Se adelantaba el Majadahonda en la primera llegada al área de los visitantes. Aún hubo tiempo para la réplica de Ibáñez, que fue atrapada por Nico sin demasiado problema y así nos marcharíamos al descanso.

En la segunda parte la cosa se igualó más en cuanto a control de juego, ya que las ocasiones seguían siendo para el Unión Adarve que salió de vestuarios con ganas de revertir pronto la situación. Una falta de Iker, que ya nos ha dejado alguna perla este año, se marchó por poco, igual que la más clara hasta el momento para los locales. En el minuto 67, un cabezazo de Ibáñez dentro del área pequeña se fue alto.

El Adarve fue con todo a por el empate y dejó a pocos jugadores atrás para defender, cosa que casi aprovecha el Majadahonda para matar el partido. La falta de entendimiento entre portero y defensa hizo que Morán, a puerta vacía, tuviera la posibilidad de sentenciar, pero Jorge Sánchez salvó el gol prácticamente en la línea.

Con las espadas por todo lo alto, los de Alberto Álvarez resistieron el asedio local basado sobre todo en jugadas a balón parado y aguantaron bien gracias a la seriedad defensiva mostrada en todo momento. Frustrada la épica local, el árbitro decretó el final del partido y los 3 puntos se marcharon a Majadahonda, siendo el primer equipo en hacerlo esta temporada en Ganapanes. El Adarve ve cortada su racha positiva pero acaba con buenas sensaciones el año y con la ilusión de continuar en esta línea en la segunda vuelta.

Merecido descanso para los dos equipos que volverán a la competición el fin de semana del 9 de enero con el inicio de la segunda vuelta.