Hoy en JuvenilDH entrevistamos a una de las piezas clave del equipo, Raúl Vázquez, portero y último hombre garante de la meta del Trival Valderas juvenil en el terreno de juego. Un joven jugador de carácter sociable pero estricto en el trabajo diario, al que el club fue a buscar hasta Yuncos, equipo donde jugaba para incorporarse al infantil División de Honor y que, varios años después, ha logrado junto a sus compañeros dos ascenso en categoría juvenil, uno de los cuales catapulta al conjunto del sur de Madrid a la máxima categoría del fútbol juvenil.

 

Pregunta: ¿Qué clase de portero es Raúl Vázquez?

Respuesta: Soy una persona muy sociable, tanto dentro del vestuario como fuera de él. Deportivamente soy muy estricto, me tomo el trabajo muy en serio y trato de hacer todo bien y buscar la perfección.

Llegué al Trival Valderas en en 2014, en infantil de segundo año para jugar en el infantil División de Honor. Hasta entonces jugaba en Yuncos, Toledo.  Ese año hice una muy buena temporada y vinieron a buscarme desde el Trival con doce o trece años.

Raúl Vázquez, portero de Trival Valderas juvenil

P: ¿Notaste el cambio de equipo de un club a otro?

R: La verdad es que si, si lo note, sobre todo a la hora de trabajar. Aquí las cosas se hacían con más profesionalidad. Yo nunca había trabajado en el gimnasio con tareas y ejercicios enfocados al fútbol, y menos en esa edad. También teníamos entrenamientos específicos y entrenamientos de porteros para infantiles.

 

P: ¿Cómo has recibido la noticia definitiva del ascenso con el equipo bajo la situación del COVid-19?

R: Claramente nos hubiera gustado celebrarlo en el campo, con los amigos y la afición. Creo que lo hubiéramos logrado de sobra. Teníamos muchas papeletas para hacerlo y de hecho, hemos estado entrenado todo este tiempo a la espera de que se reanudara la temporada. Pero finalmente muy contentos por el ascenso. Ha sido una satisfacción muy grande, una lástima también por ser de tercer año y no poder disputar la temporada que viene en la máxima categoría del fútbol juvenil, pero para los compañeros que son de segundo año y los que vendrán de fuera pues perfecto.

 

P: ¿Cómo habéis vivido estos meses de confinamiento?

R: Los entrenamientos los preparaba Cristina Moreno “Capi”, nuestro preparador físico. Y todas las tareas estaban enfocada a la reanudación de la temporada, todo pensado con ese objetivo. La verdad que no nos planteábamos la suspensión. Desde la suspensión nos estuvimos preparando para jugar y de hecho a día de hoy seguimos entrenando para la temporada que viene.

 

P: ¿Cuál era el objetivo de este Trival Valderas juvenil?

R: Claramente el objetivo siempre ha sido el ascenso. Veníamos de la temporada pasada habiendo hecho un año muy bueno. Yo no pude jugar la pretemporada porque tenía el cúbito roto, pero me recuperé y llegue justo para el primer partido de liga y empecé a jugar. El primer partido de liga contra Alcalá  ganamos 5-0, y eso te abre mucho la mente de cara a pensar en la temporada.

El míster y el cuerpo técnico nos plantea el objetivo sin subirnos a las nubes, pero consciente del potencial que teníamos muchos. Era empezar poco a poco. Claramente desde el principio no dices: “voy a ascender, voy a ascender”, pero quieres tantear a los equipos y a ver qué pasa. Aunque todos sabíamos lo que podíamos y eramos capaces de hacer.

 

P: Gran inicio de temporada, 9 puntos en los primeros cinco partidos, primera vuelta con 21 puntos, segunda vuelta con 13, finalizáis la temporada con 34 puntos ¿Cómo valoras la temporada pasada?

R: Para mí ha sido muy buena y muy satisfactoria. Hemos estado en los puestos de ascenso prácticamente toda la temporada y hemos conseguido el objetivo. Dentro de lo que cabe sabíamos que podíamos tener a alguna racha mala. Pero la racha mala que hemos tenido nosotros en esta temporada la habrían querido muchos equipos. Fue una racha de empatar cinco o seis partidos, pero no dejábamos de puntuar y sumar, dentro de lo que cabe no fue tan mala, porque esos puntos nos han venido muy bien.

 

P: ¿Qué papel juega Raúl dentro de esta plantilla del Trival Valderas?

R: Como portero tengo una posición importante. Pero en nuestro equipo tenemos pesos pesados como Dani que es nuestro capitán, Esteban nuestro central y Kosty que es nuestro delantero. Somos los capitanes y tiramos bastante del carro entre todos. Cuando vemos que algo va mal, solo queda animar y no agachar la cabeza, hay que seguir hacia adelante, para eso estamos. Dani, por ejemplo, tuvo un momento de bajón entrenando. Nosotros llevamos juntos muchos años, desde infantiles, y siempre le intento animar y el a mí.

 

P: Después de todos los años que llevas en el Trival Valderas, ¿Cómo sienta haber llevado a tu equipo de tantos años de nuevo a la División de Honor, pese a no poder disfrutarlo en año que viene?

R: En el equipo tuvimos un buen grupo, y la base del equipo hemos estado juntos muchos años. Llevo 6 años en el club. De hecho, nos separaron cuando pasamos a juvenil, dejaron a unos en el “C” y en el “B” dejaron a Kosty, Rober, a Iván y a mí. Ese año fue bastante raro, cambiamos de equipos, estábamos con gente más mayor, y ese año no fue muy bueno para el juvenil del Trival. Bajó el “A”, bajó el “C”, pero nosotros conseguimos mantenernos. Teníamos equipo para hacer más cosas y la temporada pasada volvimos a estar juntos, conseguimos el primer ascenso, la primera vez que he ascendido, y al año siguiente el segundo.

 

P: ¿Cuál es el secreto de este juvenil?

R: El trabajo sin duda y la constancia. Hemos sido un equipo bastante serio. A la hora de jugar sabíamos lo que queríamos y como conseguirlo. En un equipo, los deberes hay que hacerlos a tiempo, creo que los hemos estado haciendo a diario y eso se ve en los resultados.

 

P: ¿Qué esperáis de la División de Honor la próxima temporada?

R: Vivirlo de cerca, desear mucha suerte para todo el equipo, que sigan trabajando como lo hacen y los que vengan nuevos que sepan a lo que vienen. Va ser una temporada muy bonita pero también será dura. He jugado en otras categorías de División de Honor, son equipos profesionales y aunque las categorías juveniles son otro mundo. Es una verdadera experiencia jugar contra equipos prácticamente profesionales. El ritmo de juego cambia, en nuestro grupo de nacional se cometen errores y “cantadas”, como en todos, pero en la Juvenil División de Honor con estos equipos profesionales no te puedes permitir ciertos errores porque te cuestan el partido.

Raúl Vázquez durante un entrenamiento en las instalaciones de «La Canaleja».

P: ¿Cuál es el propósito de Raúl Vázquez como portero? ¿Dónde te ves en unos años?

R: Ojalá en el primer equipo porque quieras que no, llegar la primer equipo donde has estado jugando toda la vida es muy bonito. Este año he podido compartir entrenamientos con ellos y he ido convocado bastantes partidos. Sería muy bonito estar allí, pero soy consciente de que es muy complicado. Los dos porteros del primer equipo, Alberto y Manu son dos porterazos. Siempre me han ayudado la verdad y he aprendido muchas cosas de ellos. Para el año que viene si no puede ser aquí, un equipo donde puedas hacerme a la categoría senior.

 

P: ¿Cómo ha sido tu experiencia con el primer equipo del Trival Valderas?

R: La experiencia ha sido muy buena y satisfactoria. Desde el primer momento que empezó la pretemporada me llamaron con ellos, y aunque tuve la mala suerte de que me partí el cúbito, estuve parado como portero, aunque fui a entrenar con mi equipo, haciendo trabajo específico con “Capi”, nuestro preparador físico.

Cunado empezó la liga me dieron la oportunidad de entrenar todos los miércoles con ellos, que era cuando más necesitaban a los porteros. Cuando Alberto o Manu han estado lesionados he participado en los entrenamientos e incluso he jugado partidos amistosos y me han convocado en más de siete partido en Tercera División.

La diferencia de jugar en juveniles a Tercera División se nota muchísimo, sobre todo en el ritmo, el juego de balón, mucha intensidad. Desde el primer momento el míster David Galán me pidió que sume, que vaya con calma; la experiencia con el primer equipo es para disfrutarla, mejorar y aprovechar la experiencia.

 

P: ¿Qué tal ha sido tu experiencia como entrenador de los prebenjamines del Trival Valderas?

R: Son unos trastos, pero si les gusta se les nota. Lo importante es engancharlos y captar su atención con los ejercicios y la manera de entrenar, si no, se te van por las ramas. Como entrenadores nos marcan unas pautas desde el club para seguir las sesiones y para ayudarte. El club en ese sentido es como una familia, si tienes algún problema, no sabes que hacer o no entiendes algo, todos te ayudan.

A partir de ahí preparo el entrenamiento a mi manera, ensayo – error. Siempre un calentamiento orientado a lo que vamos a trabajar. La parte principal un poco más analítica, pero cosas sencillas. La siguiente tarea, un ejercicio en el que tengan que pensar y puedan equivocarse, tipo un rondo o algo así; y para finalizar un partido modificado o reducido.

En nuestra liga este año eran ocho equipos. Había tres Móstoles en nuestra categoría, que ellos trabajan muy bien, y contra ellos es complicado jugar, pero con los demás equipos bastante bien. Hemos jugado cuatro torneos donde los niños lo pasaron muy bien, que al final en estas edades es lo más importante.

Incluso durante el confinamiento hemos seguido entrenado con ellos por videollamada. La semana pasada realizamos la última sesión, para distraerlos una hora al día, y así también damos tregua a los padres.

 

P: Un mensaje para los aficionados y compañeros del Trival Valderas:

R: Para ahora que celebremos el ascenso y para el año que viene que lo disfruten mucho los que vengan y los que pasamos a senior que tengamos mucha suerte y consigamos disfrutar el año igual.

Fotos: Raúl Vázquez