El final anticipado de la División de Honor debido a la pandemia del COVID-19, ha provocado que la competición no pueda seguir con el mismo formato que hasta ahora. Al terminar sin descensos, la máxima división juvenil contará con cuatro equipos más por grupo para la temporada 2020/2021. Esta situación complica el establecimiento de un calendario, que debe adaptarse al resto de competiciones juveniles. Debido a esto, la Federación Española deberá introducir cambios estructurales en la competición.

La Real Federación Española de fútbol publicó el pasado 15 de julio el calendario de las dos máximas categorías de fútbol femenino. Hecho por el que parece indicar que no tardará mucho más en anunciar el calendario de División de Honor con los cambios pertinentes en su formato. Lo que parece seguro es que el inicio de la competición será en de octubre, para no interferir con el resto de competiciones juveniles.

En relación a las innovaciones que podría aplicar la máxima organización de fútbol español sobresalen dos posibilidades. La primera de ella giraría en torno a imitar el sistema de competición en dos fases propuesta por la Federación de Madrid. La segunda, sobre el establecimiento de dos subgrupos por grupo con un sistema de play-offs para decidir al campeón del mismo.

El sistema en dos fases de la Federación de Madrid

Imitar el sistema propuesto por la Federación de Fútbol de Madrid para el fútbol base de su comunidad autónoma se basaría en dividir el calendario en dos fases. La primera de ellas sería una ronda de todos contra todos entre los equipos del grupo, que establecería una clasificación provisional. En base a esa tabla se cimentaría la segunda fase de la liga. Los equipos se dividirían, según su puesto en liga, en dos subgrupos que competirían independientemente.

Sin embargo, este sistema tiene ciertos problemas. Uno de ellos es que la propuesta de la Federación de Madrid aún no ha sido aprobada por su Asamblea General para sus competiciones. Esto supondría que la Federación Española estaría aplicando un formato que podría no salir adelante para las competiciones inferiores. Además, la publicación de la RFFM es muy poco específica en algunos aspectos importantes. No indica como se confeccionaría esa división ‘según clasificación’, ni si habría algún tipo de sistema eliminatorio para decidir un campeón de grupo.

El rumor de los 14 subgrupos

La otra gran propuesta es la que se rumorea con más fuerza en la Federación Española, según El Faro de Ceuta. Según el diario ceutí, cada grupo quedaría dividido en dos subgrupos desde el primer momento, se entiende que a criterio geográfico. Es decir, en total habría 14 subgrupos. Cada uno de ellos contaría con 10 equipos, salvo los del Grupo 4 que tendrían 11. El sistema de competición sería de ida y vuelta con play-off finales entre los dos subgrupos de cada grupo para decidir el campeón. Su ganador sería el equipo que accedería a competir en la Copa de Campeones.

Este sistema puede ser apropiado debido a que se disputarían menos partidos en una temporada más corta, con un mes menos de competición. La parte negativa es que el reparto de los subgrupos sin tener en cuenta la clasificación podría hacer poco igualada la competición.

El continuismo, la opción menos viable

También existe una tercera opción, aunque más improbable. La Federación Española podría establecer un calendario similar al de la Liga Iberdrola. Es decir, mantener el formato pero contando a mayores con las plazas de los recién ascensos.

Esta situación es viable en la competición femenina al solo haber dos ascensos y poder empezar en septiembre la temporada. Sin embargo, en División de Honor sería más complicado al tener que dar cabida a cuatro equipos ascendidos por cada grupo. Teniendo en cuanta que además la actividad comenzaría en octubre, parece un error aumentar el número de jornadas.