El entrenador del CF Talavera de la Reina vuelve a JuvenilDH para analizar el transcurso de una temporada condicionada por la marcha de su delantero estrella en diciembre. Díaz confiesa que tuvo que reestructurar el equipo en diciembre. El Talavera ha llegado a esta fase “para disfrutar” dado que virtualmente está salvado y explica el orgullo de mantenerse en División de Honor por primera vez en su historia.

P: Una temporada en la que finalmente no habéis logrado la salvación a las primeras de cambio, pero esta segunda fase se antoja como un trámite.

R: “Sí, dado el número de puntos que hemos obtenido en la primera fase. Si ganamos un partido matemáticamente estamos salvados o incluso sin conseguirlo. Nos lo hemos ganado. Hemos llegado a esta fase para disfrutar”.

P: ¿Qué te dicen del equipo y de la DH7 en general estos 27 puntos que ha conseguido?

R: “Cuesta ganar cada día. Vas a casa del último o viene a tu casa y es complicado. Hemos ganado al líder y te demuestra que esta liga es muy fuerte y muy difícil”.

P: Una complicación fue la salida de Bashiru, ¿supuso un jarro de agua fría?

R: “Evidentemente, marcaba mucho las diferencias. Creábamos muchas ocasiones y Bashiru las aprovechaba, pero no solo ha sido su salida. Desde diciembre a estas alturas el equipo es totalmente distinto. La temporada se ha dividido en dos zonas. Confeccionar un equipo prácticamente nuevo de cara a la segunda vuelta y mantener la categoría ha sido un reto que nos ha costado”.

P: ¿Cuánta trascendencia le das a su papel en esta temporada?

R: “Era la guinda del pastel. El equipo jugaba muy bien al fútbol y generábamos muchísimas ocasiones. Ganamos al Atlético Madrileño por ejemplo. Él era el remate final del trabajo del equipo y gracias a él tuvimos esos resultados tan positivos”.

P: ¿Cuánto os ha lastrado y cómo ha sido el ajuste?

R: “Nos ha lastrado mucho. Cuando confeccionas un equipo recién ascendido sin una base tienes la pretemporada y vas creando el modelo de equipo. A partir de diciembre, tuvimos que cambiar todo sin apenas tiempo para jugar partidos y lo ajustamos a medida que iban pasando los encuentros. Los chicos han reaccionado bien y no nos hemos metido en la parte alta de la clasificación por tres puntos”.

P: ¿Llegaste a pensar que podrían darse situaciones que no se pudieran revertir?

R: “Podría ser, pero la predisposición de los jugadores fue increíble. Mi equipo de trabajo ha sido clave. Hay momentos en la temporada en los que ves que se pone complicado, pero la buena primera vuelta que hicimos nos ha ayudado mucho para que en momentos puntuales de la segunda vuelta en la que no llegaban los resultados, nos sostuviéramos”.

P: Duplicáis al Toledo en puntos, ¿os produce satisfacción cuando lo miráis?

R: “Como entrenador del CF Talavera y talaverano que soy, ganar al Toledo siempre es una satisfacción. Pero estamos centrados en nuestro objetivo que es seguir en División de Honor que no se había conseguido nunca en Talavera. Nos hemos olvidado del Toledo aunque ahora a toro pasado sí que da satisfacción doblar a tu rival histórico”.

P: ¿Qué significaría para el Talavera continuar una temporada más en División de Honor y hacerlo como el mejor de los salvados?

R: “Sería un orgullo. Mantenerte en esta categoría siendo un recién ascendido es muy complicado. Hacía 14 años que no se conseguía una plaza en División de Honor y siempre que se lograba al año siguiente se descendía. Es un orgullo mantenernos y ser el mejor de la segunda fase para salvarse. La temporada es muy satisfactoria”.

P: ¿Hay que darle valor a todo lo positivo que se haga en una temporada tan convulsa?

R: “Sí, a parte de lo difícil que es este grupo por la calidad de los equipos, se suman las situaciones individuales de nuestro equipo. Hemos tenido que cambiar casi medio equipo a mitad de temporada. Se han marchado jugadores, han venido otros nuevos, jugadores extranjeros que han venido y se han tenido que adaptar… un caos. Al final, hemos conseguido engranar todo y llegar a esta fase virtualmente salvados”.

P: ¿Con qué entrenador te identificas?

R: “Me gustan cosas de muchos. Me gustan Guardiola, Zidane, muchas cosas que tiene el Cholo, Pochettino… Son los top del fútbol mundial y en los que se fija uno, pero sería una utopía compararse. Hay que adaptar tu equipo a la imagen en tu mente. Sería coger una fórmula de todos”.

P: ¿Cómo resumirías tu filosofía de juego?

R: “El entrenador del filial del Atlético Madrileño me felicitó por mi juego, los directivos del Elche también. Somos un equipo que hemos querido siempre jugar asociativamente, un fútbol de toque y sobre todo ser muy ofensivos con los laterales y generar muchas ocasiones porque así es como ganas”.

P: Decía David Pérez, entrenador del Roda, que la enseñanza es más importante que los resultados mientras que Mariano Neira, técnico del Kelme, aseguraba que las victorias te confirmaban el trabajo bien hecho. ¿Por qué lado te decantas?

R: “Es una unión de las dos cosas. Hay que educar a los jugadores en una idea de fútbol que tienes en tu cabeza y hacerte escuchar, pero los resultados apoyan esa idea. Si no la sustentas con resultados, el futbolista deja de creer en ella por lo que es mucho más difícil llevarle. Es un compendio de ambas”.

P: Tu futuro a corto plazo

R: “No lo sé. No tengo noticias del Talavera ni de nadie. Ni idea de lo que voy a hacer el año que viene”.

P: Un equipo al que te gustaría entrenar

R: “Sueños se tienen muchos. Cuando fui jugador, mi sueño era jugar en Primera División. Como entrenador me sucede lo mismo, pero es una utopía. Si uno no se levanta con esas ilusiones, es muy complicado agarrarse a este mundo. Tengo la experiencia de haber sido futbolista y marcarte objetivos utópicos es complicado. Al final, tiendes a hundirte porque el mundo del fútbol es muy difícil y más el de entrenador. Un equipo tiene más de 20 jugadores, pero técnicos solo uno”.

Foto: @CFTalavera_