Llevo unas cuantas semanas pensando en cambiarle el nombre a la sección. Algo así como ‘Lecciones a medio camino entre el Fútbol y el Periodismo’. Hace tiempo que este espacio dejó de ser un simple apartado de preguntas y respuestas para cubrir la agenda informativa del día. En realidad nunca se creó para eso. Pero desde hace un tiempo percibo que estoy alcanzando lo que pretendía allá por septiembre: dejar de lado el típico interrogatorio pregunta-respuesta para sustituirlo por un modelo de conversación con cierto clima de calidez y confianza, más propio de una conversación de amigos.

Otra cosa que también he aprendido es que cada redactor/editor/autor va escogiendo su camino editorial a medida que va escribiendo, y que sus publicaciones definen cómo es esa persona. A mí, por ejemplo, me gusta hacer lo que decía Goyo Jiménez en uno de sus monólogos: el cierre cíclico. Consiste en iniciar una historia uniendo su última anécdota con el principio del relato, para hacer pensar al lector que todo lo que ha estado viviendo mientras leía está conectado y tiene sentido.

Y por el caprichoso destino que ya he mencionado en alguna ocasión, esta semana me he topado con un protagonista que es como yo: le gustan las conversaciones que se alargan más de la hora, las historias que están conectadas entre ellas y que encima empezó a vivir de chiquitito una de sus mayores pasiones (el fútbol) en un estadio en el que paradójicamente se la juega esta semana. Como no podía ser de otra forma, nuestro entrenador de esta semana es José Ángel de la Iglesia ‘Pechu’, el míster del Juvenil ‘A’ del Burgos CF. ¡Toma final circular!

¿Cómo es José Ángel de la Iglesia? (Personalmente y como entrenador)

“El Pechu entrenador y el Pechu persona se asemejan bastante, la verdad. Sobre todo lo que ha caracterizado siempre a mis vestuarios ha sido una relación basada en la confianza, en la cercanía y en el respeto mutuo.”

Trato de ser un entrenador que va más allá de las 6-8-10 horas de entrenamientos semanales. Siempre me ha gustado que el grupo permanezca muy unido, que el fin no justifique los medios, sino que estemos aquí para tener un objetivo común pero sabiendo que esto no es lo más importante de nuestras vidas. Y así es como intento dirigir el vestuario”.

“Y fuera trato de ser una persona cercana, agradecida, amigo de mis amigos, fácilmente accesible y trato de estar siempre cuando se me necesita”.

Para conoceros más, cuéntanos quiénes forman esta plantilla del Juvenil ‘A’ 2019/2020 del Burgos CF…

“Esa pregunta tiene miga, porque la confección de nuestra plantilla estuvo muy condicionada por la llegada de un director deportivo del extranjero que trajo aquí una serie de jugadores de un nivel muy poco acorde a la categoría. En su gran mayoría venían del extranjero, o bien de conocidos suyos, no sé si a través de representantes, agencias, de intermediarios… no sé cómo llegarían”.

“Esos jugadores claramente no tenían el nivel de la categoría. Lo cual, unido a que del bloque que consiguió el ascenso, la generación del 2000, era un bloque muy fuerte, y que fue la que arrasó el año pasado en Liga Nacional… fue prácticamente la columna vertebral del anterior proyecto y nos quedamos huérfanos de jugadores de casa como quien dice. De hecho tenemos no sé si 7 u 8 jugadores burgaleses en plantilla, no hay más”.

“Esta persona tuvo demasiada relevancia a la hora de confeccionar y eso nos bloqueó por otras vías. Porque sí es verdad que la coordinación deportiva, nos movimos en el mercado que conocíamos que era el mercado de aquí, de Castilla y León, del norte. Tenemos 3-4 asturianos en plantilla. Pero nos bloqueó la llegada de todos estos jugadores, porque al final echábamos cuentas y la plantilla quedaba prácticamente confeccionada así”.

Y en verano, para fichar futbolistas, viendo las condiciones vuestras durante todo el año habrá sido difícil, ¿no? ¿Cómo lo habéis hecho?

“La pretemporada fue atípica, fue un entrar y salir de jugadores de un nivel medio-bajo, que para mí no tenían nivel ni de Nacional. Arrancamos como arrancamos, y en la Jornada 1 esta persona fue destituida, empezamos a tener un poquito más de manga ancha para hacer y deshacer, pero ya estábamos en una época que hasta donde podíamos llegar era tratar de sacar los jugadores que considerábamos que no tenían el nivel apropiado, y ya era muy difícil introducir nuevos jugadores”.

“Ahora nos encontramos con una plantilla muy corta. Creo que somos de los 7 grupos de División de Honor el equipo que menos fichas tiene. Solo tenemos 17 mientras nuestros rivales hacen 7-8 descartes entre semana. Y un poco la plantilla es esa, mucho jugador del norte, que es lo que trajimos nosotros y que es en lo que creíamos, todo lo que hemos podido tener de la casa, que aun diciéndote todo ya ves que son 7-8 jugadores y algún jugador que nos cayó hace un mes como Álvaro Cuéllar, que nos ha venido muy bien”.

“No voy a negar que es una planificación complicada. Lo que me hace darle cada vez más valor a lo que están haciendo los chicos, porque estamos compitiendo muy por encima de lo que yo me esperaba.

El año pasado antes de ascender, nos hacíamos eco de vuestra situación en alguno de nuestros artículos y entrevistas. Tengo entendido que os presentabais a varios partidos con 13, 14 jugadores…  Cuéntanos cómo fue la situación de la plantilla la temporada pasada.

“El año pasado si te digo la verdad, el problema de plantilla fue el mismo, una plantilla muy corta, y por el lado negativo se acentuó con el tema de que el primero equipo tiró mucho del juvenil. Porque aquí hay un fallo crónico en la estructura del club, y es que no hay filial, entonces automáticamente se tira del juvenil. Y el año pasado se tiró mucho. Entonces, si a una plantilla corta le añades que te quitan del orden de 3-4 jugadores todas las semanas al final se hacía difícil”.

“Lo que pasa es que esto se compensaba mucho con el tema de que había 2-3 jugadores, como Daniel Munguía, que ahora mismo está jugando en la Arandina, un equipo puntero de Tercera División, recién salido de juvenil. Se compensaba el potencial de la gente del 2000 con el déficit que teníamos día a día. El año pasado aquí se habló de milagro, pero yo no es que quiera quitarme méritos, pero siempre recalqué que éramos pocos, pero muy buenos”.

¿Y cuál es el secreto para sobreponerse a todo eso y acabar ascendiendo?

“Tuvo mucho mérito porque el día a día tal vez no fue el ideal, pero es verdad que se juntó una generación de jugadores, un vestuario muy unido, muy de vamos a hacer las cosas por el que se sienta a mi lado en el vestuario, de aparcar el yo en beneficio de nosotros. Se consiguió ahí una atmósfera en la que a mí ya prácticamente me daba igual ser 11, porque yo decía, “lo vamos a sacar por inercia». De hecho los números ahí están, estuvimos 27 jornadas sin perder, y porque se acabó la liga, que eso en una liga Nacional como la de Castilla y León que es una de las más fuertes, yo creo que no había precedentes”.

“Yo lo vi diferente a este año en cuanto a nivel cualitativo, de calidad de jugadores, teníamos un bloque de jugadores, no por encima de la categoría, porque eran jugadores que aquí en las categorías regionales habían hecho 4º, 5º, 6º… pero sí que eran buenos y durante la temporada entramos en una espiral positiva que nos hizo que la confianza hiciese el resto. Había partidos que los ganábamos porque sabíamos y estábamos convencidos de que íbamos a ganar. A pesar de que hubiera señales durante partidos donde se transmitía que te estaban dominando, o de que estaban cerca de tu área… Pero vamos, salió todo muy rodado, muy de sensación de ‘este es el año’.

“Yo el año pasado tenía jugadores de mucho nivel. Realmente, a los entrenadores nos hacen buenos o malos los jugadores. El año pasado había muy buena plantilla, no a lo mejor en número, pero sí que había un equipo con el que daba gusto trabajar. No quiere decir que el de este año sea diferente, porque la actitud de los chicos es fantástica, pero eran dos situaciones, aunque coincidentes en cuanto que el número de efectivos era muy bajo, para mí no tenían nada que ver”.

¿Crees que por las condiciones deportivas y extradeportivas, el Burgos CF es el equipo que más mérito tiene al estar compitiendo en este Grupo 5 de División de Honor?

“Yo no te puedo contestar en comparativo, porque no sé cómo se encuentran los demás. De hecho, esta semana he leído que el Extremadura debe estar en una posición similar, o yo no sé qué medios disponen para trabajar equipos tan humildes como Aravaca, Adarve…».

“Lo que sí te puedo decir es que tiene muchísimo mérito. Si me tuviera que mojar yo te diría que es muy difícil pensar que hay otro equipo trabajando en nuestras condiciones, sobre todo en el ejemplo cuantitativo que te he puesto: somos el equipo con menos fichas tramitadas. Eso al final te condiciona todo”.

“Por ejemplo, esta semana tenemos un partido muy importante, contra un rival directo y ya empiezas la semana sabiendo que no completas convocatoria. Al final eso te condiciona día a día, porque yo hay muchas sesiones que le digo a los chicos que no haya más golpes, lesiones, imprevistos… Y eso desencadena en que como el jugador sea un ’jeta’ ya sabe desde el primer día de semana que va a jugar, la competitividad por ganarse un puesto decrece. Yo creo que tiene mucho mérito la actitud y el compromiso. Aquí no falta nadie entrenar y la realidad del equipo es que tiene un mérito terrible lo que están haciendo los jugadores”.

“Vamos a tener que completar con algún chico del ‘B’, que tenemos 2-3 metidos en dinámica, que encima se lo están mereciendo, porque van primeros en su liga. Pero es una forma de trabajar que para la categoría que estamos yo creo que no es la más adecuada. Es un cúmulo que, pese a estar toda la temporada en la zona roja, a mí me queda que estoy súper orgulloso de estar compitiendo como estamos compitiendo, de plantar cara a equipos como Getafe, Valladolid, Atlético de Madrid…”.

“Respondiendo a tu pregunta, sino el que más mérito, uno de los que más meritó tiene, seguro. Gracias a Dios estamos en una ciudad donde todo esto se sabe y se valora. Yo solo tengo hacia los jugadores buenas palabras. Porque todos estos temas de estructura, planificación que te he contado, ellos no son partícipes. Están en el campo tanto compitiendo como entrenando rindiendo a la perfección y esto no va con ellos. Yo estoy encantado de cómo están dando la cara”.

Tuvisteis un inicio más complicado en la categoría, y poco a poco habéis ido saliendo del pozo. ¿Os ha costado mucho adaptaros a la categoría? ¿Qué diferencias notas con respecto al año pasado?

“Tengo la obligación de serte sincero. La adaptación ha sido muchísimo más rápida de lo que yo esperaba. En pretemporada ya competimos bien con equipos como el Bansander, que está siendo la revelación del Grupo 1, ganamos el CD Numancia… En pretemporada ya hubo indicios, pero siempre te queda la duda de con qué está jugando el rival, del montón de cambios que se hacen… Pero si te pones a mirar, desde la jornada 2, porque Valdebebas (jornada 1) es lo que es, nosotros ya competimos con el Extremadura que venía de hacer 5º puesto el año anterior, que tenía jugadores firmados de la zona de Andalucía importantes, sobre todo de la zona de Córdoba».

“A nivel de la categoría es otro ritmo. Nosotros tenemos la suerte entre comillas de venir de un grupo de Liga Nacional que también es fuerte, porque al poder subir solo un equipo, en una comunidad tan y con tanto nivel como la de Castilla y León, hay detalles en los que menos notas el cambio. Por ejemplo, nosotros los 7-8 jugadores que siguen del año pasado, están rindiendo muy bien en la categoría, pero eran jugadores que en Nacional no eran de los importantes, eran más complemento. En ese sentido nos hemos amoldado rápido y bien.

“Y la diferencia está en el ritmo y en la calidad de los jugadores. En el último tercio se ve una diferencia de calidad. El otro día jugadores del Valladolid de medio campo hacia delante a mí me parecen todos con potencial para ser profesionales, entre comillas. No te digo llegar a 1º División, porque no lo sé, pero sí que para el filial de 2ºB seguro. Esta es la categoría de los elegidos y donde más se nota es en eso. Aquí a nadie se le escapan los controles, todo el mundo cuando recibe la pelota ya tiene la siguiente acción en mente. Los jugadores tienen una calidad muy por encima de lo que te encontrabas en Liga Nacional”.

Todavía no habéis conseguido puntuar fuera de casa. ¿Qué le pasa al Burgos CF a domicilio?

“Si te digo la verdad yo no estoy descontento con el rendimiento del equipo fuera de casa. Obviamente sí con los resultados. Nosotros tenemos un modelo de juego muy definido y muy adaptado a nuestro perfil de jugadores y al campo donde jugamos cada quince días. Somos un equipo con una propuesta muy asociativa, con jugadores muy combinativos. Yo soy un entrenador al que le gusta ganar desde el juego. Es la frase que más le repito a los chicos. Eso, unido a que tenemos un equipo con muchos centímetros nos hace que haya campos donde antes de salir a jugar ya sabemos que nos va a costar. Sin ir más lejos el partido de Aravaca nos tenemos que adaptar a un estilo que es totalmente opuesto al nuestro. Cuando vas a Santa Marta el campo tampoco es demasiado grande, Adarve es muy estrecho…”.

“Te podría decir que eso tiene algo que ver, pero la realidad es que en esos campos nosotros hemos competido y hemos hecho méritos para llevar más puntos. Igual que te digo, que ha habido partidos en casa: Alcorcón, Pinto, que los partidos acaban 3-0 y son mucho más igualados de lo que dice el marcador. Está siendo un poco extraño tanto lo uno como lo otro. Al final yo creo que tenemos algún punto menos de lo que hemos merecido (fuera)”.

El reparto está muy mal desequilibrado para los méritos que hace el equipo casa-fuera. No somos un equipo que vayamos fuera y sepamos que el rival nos va a ganar con la gorra. Sin ir más lejos en el Cerro del Espino hemos competido. En todos menos en Valdebebas. Sin ir más lejos, el partido de Adarve acaba 4-0 perdiendo, pero yo felicito a mis jugadores, porque para mí hacemos un partido sobre todo con el balón muy muy bueno, muy difícil de ver en la categoría”.

“Me ha sorprendido un poco el tema de que para ser el grupo de Madrid, estoy viendo propuestas muy directas, muy de partidos físicos, muy de darle importancia a las acciones a balón parado, que es normal, porque el fútbol de hoy día es uno de los medios con lo que más goles se hacen. Pero sí que es un poco contrapuesto que nosotros al ser el equipo más del norte, que a lo mejor está etiquetado de otro manera, seamos uno de los equipos que más intenta jugar.”

“Sí que hay ciertos escenarios que a nosotros nos hacen a lo mejor rendir menos de lo que es nuestro verdadero potencial. Como le pasará a los rivales que juegan en campos pequeños cuando vienen a nuestro campo, que es muy grande”.

“Está siendo un fenómeno extraño, porque por ejemplo, Aravaca si nos vamos 0-2 en la primera parte yo creo que puntuamos, Adarve si metemos el 0-1 con lo tocado que llegaba el Adarve a ese partido, ya es otro partido. En Santa Marta en el descuento nos anulan un gol y fallamos otro a la jugada siguiente. Son detalles por lo que podía haber llegado algún punto más. A ver si se corta la racha esta semana”.

En cambio, todos los puntos que tenéis los habéis conseguido en casa. Incluso batiendo a rivales que luchan por estar detrás de Real Madrid y Atlético de Madrid (AD Alcorcón, Getafe CF, Real Valladolid…) ¿Qué tiene Pallafría para que, prácticamente, cada equipo que visita vuestro campo, se vaya de vacío?

El nivel de confianza es mayor porque en la vida todo es tener modelos, precedentes. Entonces nosotros en Pallafría reconocemos un escenario donde hasta la fecha nos ha ido bien, lo que te da un plus”.

“Y luego, futbolísticamente tiene que es un campo que sobre todo por dimensiones se adecua mucho a lo que nosotros proponemos, al perfil de futbolista que nosotros hemos buscado en verano y a lo que es la propuesta que ha sido seña de identidad de mis equipos prácticamente siempre. Yo he entrenado varios años en Tercera División a equipos de zona media-baja y la propuesta siempre ha sido intentar ser valientes, mirar al rival a la cara e intentar ganar desde el juego, que es en lo que creo”.

“En estos partidos en los que estás constantemente cerca de tu portería, y al final pillas una contra, un corner y acabas ganado 0-1 la frase siempre: “Esto es fútbol”. Pues yo sí que digo que esto es fútbol, pero habitualmente no pasa”.

“Entonces, yo creo que es una mezcla entre la confianza y que es un escenario donde nosotros estamos cómodos. No dejemos pasar que nosotros jugamos en hierba natural, que hay muchos equipos que lo acusan. El jugar por la mañanas, que la gente se cree que la gente que lo ponemos nosotros. Pero aprovecho para decirte que aquí nosotros no tenemos campo propio. Nosotros jugamos cuando nos dan el horario y cada año es uno. El año pasado, por ejemplo, jugábamos por la tarde. Pero es evidente que para los rivales jugar por la mañana en una ciudad en la que está más apartada de las demás, también tiene su punto de adaptación. Y supongo que un poco todo es lo que da como resultado esta estadística».

¿A qué entrenador le habrías dado el Balón de Oro?

“Pues… complicado… Yo creo que se debería valorar más lo que se hace en comparación de lo que se tiene. Si no, el cerco siempre se estrecha en torno a los jugadores y entrenadores de los grandes equipos porque son los que siempre ganan. Yo creo que habría que hacer una valoración un poco más amplia”.

“En el caso de los entrenadores, por ejemplo, me gusta mucho el mensaje, que no la propuesta, de Mendilibar. A mí me gusta mucho, es un entrenador que me parece que tiene las ideas muy claras, que transmite muy bien, y que para mí es un ejemplo. Lo que hace Mendilibar en Eibar es perfectamente equiparable a lo que hace Zidane en el Real Madrid o Guardiola en el City”.

“Eibar es lo que es, casi no tiene ni campo de entrenamiento, y mantenerlo con la holgura que lo mantiene y jugando con la valentía que juega, para mí es un ejemplo de un entrenador que merecía tener un reconocimiento mayor del que tiene. A pesar de que a lo mejor para mí, a nivel futbolístico juega muy directo en campo rival, aunque es muy respetable, y hay que amoldarse a las categorías, al equipo que tiene, y al campo en el que juega. Creo que en el fondo con lo que tiene, para mí, lo exprime mucho y es un ejemplo  de entrenador que para mí merecí un reconcomiendo, pero hay muchos más”.

“Yo por ejemplo soy del Rayo Vallecano, y a Míchel le tenía en un altar, la forma de trabajar, la forma de ver el fútbol, de transmitir… Es un entrenador que me encanta, y es como intento yo que jueguen mis equipos.”

Próxima jornada contra el CD Móstoles URJC. ¿Cómo es el Móstoles, y como ves el partido?

“Es un equipo que me gusta mucho. Tenemos algo en común, como todos los recién ascendidos, y es que jugamos con una actitud de saber que eres el recién llegado, que tienes que correr más que el rival para ganar. Yo siempre digo una frase: “Tenemos que hacer el doble que muchos para conseguir la mitad”. En eso yo creo que el Móstoles tiene muy aceptado ese rol, es un equipo que compite muy bien, creo que lleva menos puntos de lo que ha merecido porque muchos partidos en los que ha estado ahí han caído del lado del rival. Y luego tiene para mi tiene una virtud emocional y anímica, y es que es un equipo que no se da por vencido. Ha sido, más al principio de la liga que ahora, pero ha hecho remontadas de mucho mérito como por ejemplo lo más reciente en el otro día en Adarve, que te remonten un 0-2 y levantarte el otro día y meterle 2-3”.

«En ese sentido me espero un rival correoso, con buena actitud, muy humilde… arriba con tres jugadores muy veloces que a los espacios te pueden matar y de bastante calidad. Yo espero que sea un partido por lo menos igualado y que podamos romper la estadística que hemos hablado”.

“Es un equipo del que no tuve el gusto de conocer al entrenador, pero me hubiera gustado conocerle por la propuesta tan valiente y la forma de siendo un recién llegado jugar con esa valentía. El partido que vi por televisión contra el Real Madrid,  con diez, compitiendo así… Es un equipo del que me gusta sobre todo la humildad con la que juega y estoy seguro que va a ser un partido en el que vamos a tener que correr mucho y sudar sangre, para poder sacar lago de allí seguro”.