El Atlético de Madrid se impuso en la final juvenil de la Copa del Rey ante el Real Madrid, que pierde la polémica Copa robada, tras eliminar al Valencia CF gracias a un gol con la mano; el título, para el Atlético de Madrid.

El Real Madrid cayó derrotado por 1-3 en la final de la Copa del Rey Juvenil disputada este domingo en el estadio de La Fuensanta de Cuenca. Una final a la que el equipo que entrena Guti llegó después de haber eliminado al Valencia CF en cuartos con un gol fuera de tiempo y conseguido además por Diego al rematar claramente con la mano.

El Atlético de Madrid consigue la victoria tras remontar el tanto inicial de Pedro en el minuto 15. En el 22 empataba Óscar Clemente y en el 46, ya en la segunda parte, adelantaba Giovanni a los rojiblancos al transformar un penalti cometido por Víctor.

En los instantes finales, con el Real Madrid volcado, el Atlético lograba el definitivo 1-3 en el minuto 95 por mediación de Andy. Los de Guti, a la desesperada, habían estrellado un balón en el larguero en el 90, pero esta vez no apareció jugada salvadora para igualar la final y el Atlético atacó en la contra.

Los rojiblancos se confirman así como el equipo de la categoría, al conseguir el triplete, Liga, Copa de Campeones y Copa del Rey.

El Real Madrid, por su parte, se había plantado en la final tras derrotar en semifinales al CD San Félix de Málaga por un global de 7-5. Ganaron los de Guti 6-1 en la ida y, cuando parecía todo sentenciado, los andaluces llegaron a ponerse 4-1 en la vuelta. Una eliminatoria a la que los blancos accedieron gracias a ese polémico gol en el partido de vuelta de cuartos ante el Valencia CF.

Ese día el Valencia CF tenía al Real Madrid contra las cuerdas a falta de muy pocos minutos para el final, con un 1-3 en el marcador que ratificaba una espectacular remontada después del 1-2 con que acabó el partido de ida en el Puchades. Necesitaba nada menos que dos goles el conjunto madridista para no caer eliminado y, cuando toda parecía hecho, llegó la catástrofe.

Primero en el 88 y después con la mano en el 95, cuando ya se habían rebasado los cuatro minutos que había prolongado el árbitro, el Madrid hacía los dos goles que dejan fuera al conjunto de Mista de la Copa del Rey Juvenil. Se consumó un nuevo escándalo arbitral al no señalarse el remate a puerta de Diego con el brazo que superó a Bernard.