Miguel Compán, entrenador del juvenil División de Honor de la Unión Deportiva Almería, confiesa que tiene «muchas ganas e ilusión de seguir trabajando». Tiene claro que el objetivo de la cantera rojiblanca es «la formación de jugadores». En este inicio de curso en la DH4, «el rendimiento del equipo es muy bueno».

Pregunta: Lo primero es preguntarte por lo más actual. ¿Qué tal el partido contra el Dos Hermanas San Andrés del fin de semana?

Respuesta: El partido y el resultado fueron muy buenos. Era un campo complicado, ya que ellos están abajo en la clasificación. Defensivamente seguimos estando a un nivel alto, lo que nos permite seguir estando arriba.

P: Muchas veces se habla que este tipo de partidos son los más complicados, ya que este tipo de rival estaba necesitado de puntos. Este fin de semana hemos visto ejemplos como el Polillas Ceuta o el Castilleja sumando su primera victoria. ¿Cómo ves esto?

R: Efectivamente, parece un tópico, pero hay pocos partidos que sean fáciles. Estos campos, como el Dos Hermanas que tiene dimensiones bastante reducidas, lo hacen todavía más difícil. Además, es un equipo que ya quieren comenzar a sumar puntos en su campo. No obstante, hemos podido sacar el partido adelante con mucho trabajo.

P: De momento, la UD Almería sigue invicta y con solo dos goles en contra. ¿Cómo valoras este inicio de campaña?

R: En línea general, estamos muy contento porque el equipo está rindiendo muy bien y defensivamente estamos muy sólidos. Nos está costando un poco más marcar goles, pero seguimos trabajando en todas las facetas. Hemos arrancado bien, incluso merecimos algo más en algún empate que hemos tenido.

«El potencial y el recorrido de la cantera es amplio»

P: En esos empates que comentas, por ejemplo, en los partidos con el Rusadir o el Tiro Pichón, ¿notas que el formato minimiza las diferencias entre los rivales?

R: Al final es un formato que, cuando termine la competición liguera, acaban clasificándose cinco equipos a la Segunda Fase de Campeones y seis luchan por no descender. Esto provoca ansiedad en los partidos y, consecuencia de esto, se igualan las fuerzas. Además, fuera de casa es complicado sacar puntos.

P: ¿Cómo es la cantera de la UD Almería por dentro?

R: La cantera quizás no está notando tanto los cambios como el primer equipo. Estamos muy lejos de canteras como Sevilla, Málaga o Real Betis. No obstante, somos una cantera muy trabajadora, con gente dentro implicada y buenos jugadores. Nos falta un pasito para llegar a esos niveles que, con el tiempo y con la dimensión que ha cogido la entidad, lo conseguirá. El potencial y el recorrido es amplio.

P: Con el asunto de las restricciones en la provincia de Granada, ¿tanto tiempo de inactividad para los tres equipos granadinos ha afectado al resto de equipos del subgrupo?

R: Es complicado para todos, pero para ellos más si cabe porque ahora tienen que jugar muchos partidos en un espacio reducido de tiempo. Esto puede provocar que haya diferencias que, a priori, no deberían de existir. Al final, esto puede provocar más lesiones y problemas para los chicos.

«Los problemas actuales se solucionarán con la Ciudad Deportiva»

P: De 0 a 10, ¿cuál es la nota que le da la UD Almería a la formación de jugadores?

R: Un 10. El principal objetivo, como primer equipo de la cantera, es llevar el máximo número de futbolistas al filial y al primer equipo. De hecho, este año está siendo un curso con muchos más movimientos de jugadores de División de Honor a Tercera División y de Liga Nacional a División de Honor. Es cierto que tenemos que competir porque la categoría es exigente, pero siempre centrándonos en la formación.

P: Como comentas, hay mucho flujo de jugadores este año entre el División de Honor y el filial rojiblanco. ¿Cómo afecta esta circunstancia al equipo?

R: Sobre todo lo notamos en la semana de entrenamiento, ya que no puedes trabajar día a día con los jugadores. Al final, hay que modificar muchas cosas. Por ejemplo, el miércoles van siete futbolistas del juvenil con el filial en el partido contra el Huétor Tajar. No obstante, el trabajo en la cantera de estos equipos es así. De todas formas, sabemos que se trabaja bien en todas las categorías.

P: Como entrenador del juvenil, ¿cómo ves el proyecto de la Ciudad Deportiva?

R: Es un proyecto ambicioso y necesario. La Ciudad Deportiva es fundamental para que el trabajo se vea mucho más reflejado. Ahora mismo, todo es complicado, debido a que entrenamos en campos que no están en las mejores condiciones. Son muchos problemas que estoy convencido que el día que la Ciudad Deportiva esté se van a solventar y, al final, el rendimiento de los jugadores será mejor.

«Desde bien jovencito me gustó entrenar»

P: Es importante para atraer a futbolistas de fuera y para que los chicos almerienses no salgan de la provincia.

R: Estoy convencido de que va a ser así y tiene que serlo. Hay muchísimos futbolistas que están fuera buscando otros proyectos que, sobre el papel, son mejores que los de aquí. La Ciudad Deportiva será la llave para que estos jugadores tengan, como mínimo, la opción de quedarse y trabajar en las mismas condiciones que en otros lugares.

P: Hablando más de Miguel Compán, ¿cómo comenzaste en los banquillos?

R: Desde bien jovencito ya me gustaba el tema de entrenar. Comencé en la cantera del Oriente en el juvenil. Luego pasé por Adra, Pavía entrenando y en la dirección deportiva y finalmente en la Unión Deportiva Almería. Inicié en el infantil y esta es ya mi cuarta temporada en el club. Con muchas ganas e ilusión de seguir trabajando para que los chicos tengan la mejor formación y puedan llegar lo más lejos posible.

P: ¿Cuál es el estilo de juego o la formación que más le gusta a Miguel Compán?

R: Normalmente, en el club nos adaptamos a las circunstancias. No tenemos un estilo de juego definido para que todos los equipos jueguen igual. Nosotros lo que hacemos es trabajar con las plantillas que tenemos. Si tuviera que elegir un sistema tipo sería el 1-4-3-3, que es cierto que varía según los jugadores que hay cada temporada.

«Variamos la forma de jugar durante los partidos»

P: ¿Y ese 1-4-3-3 tiende más a la verticalidad con un carácter más contragolpeador o se centra más en la posesión?

R: Nosotros variamos mucho durante los partidos la forma de jugar. Hay fases del partido donde intentamos dominar y otras en las que entendemos que debemos replegarnos para buscar la contra. También dependiendo mucho de la situación del resultado y del rival. Pero hay que tener en cuenta que en estas categorías los campos son complicados y dificulta la misión de circular el balón.

P: De cara a los últimos compromisos de 2020, ¿cómo afronta el equipo estas próximas fechas?

R: Descansamos en la jornada intersemanal de este miércoles y el fin de semana jugamos en el campo del Vázquez Cultural, que es un feudo difícil [4 de 5 victorias locales]. El miércoles 23 jugamos uno de los partidos aplazados contra el Santa Fe. Vienen muchos encuentros seguidos, pero los chicos tenían muchas ganas de jugar después de lo que pasó el año pasado. Tenemos la suerte de que el equipo está físicamente bien con el magnifico trabajo de Jesús, el preparador físico. Con ilusión de afrontar los duelos y ver si podemos seguir ahí arriba.

«La diferencia más grande por el coronavirus es la previa de los partidos»

P: ¿Cuáles son las diferencias más notables entre el antes y el después del coronavirus?

R: Las diferencias aparecen sobre todo a la hora de preparar los partidos. El tema de los vestuarios no es lo mismo, ya que no es como antes, donde entrábamos todo dentro. Quizás lo que más notamos la diferencia es la previa de los encuentros. Vivirlos como lo hacíamos antes ya no es posible por desgracia. Nos estamos adaptando a las nuevas normas por seguridad y salud.

P: ¿Cuál sería el deseo deportivo de Miguel Compán para 2021?

R: Clasificarnos entre los cinco primeros para optar a esa Segunda Fase del campeonato. Y cuando acabe la temporada, que haya muchos futbolistas útiles para el filial y que sigan desarrollándose en Almería.