Con el devenir del campeonato y el pasar de las jornadas, los equipos empiezan a hacer cuentas y a apuntar partidos en rojo en el calendario. Es el caso de una A.D. Alcorcón que necesitaba algo más que puntuar si quería mantener más vivamente el sueño de la permanencia. Para el equipo de Juanjo San Román, a dos puntos de la salida del descenso, no se concibe otra cosa que no sea llevarse la victoria a domicilio. Pero al otro lado estaban los locales de Carlos Legazpi que, a pesar de ser el actual colista de la tabla, su sinergia Canillas-Iturbide siempre asegura competitividad al equipo que viste la camiseta blanca. Ya había quedado demostrado en otras citas en casa, donde “El Cani” había hecho alarde de pelear los partidos en su feudo a pesar de no conseguir puntuar. Aprovechar la situación en la que se encontraban los visitantes, necesitados de victoria como ya dijimos antes, podía ser una gran baza en la que el conjunto de Iturbide podía aprovechar para sacar ventaja. Un gran aliciente que ofrecía el partido entre dos equipos que ofrecieron un buen espectáculo y con un electrónico que reflejaría un empate a 2.

Los primeros minutos de partido estaban dominados por la imprecisión, volando más el balón por el aire que rodando por el suelo. La A.D. Alcorcón llevaba la iniciativa con la pelota en los pocos momentos que se daba la situación, sabedora que necesitaba imponer su ritmo y su juego dada su situación en la clasificación. Sin embargo, los acercamientos eran tímidos y no inquietaban la portería defendida por Bosco. Una de las ocasiones claras de los alfareros la tenía Juan en el minuto 6, aprovechando un rechace tras el despeje de la defensa local  desde el borde del área. Su disparo se marcha desviado tras un mal golpeo de primeras.

Pero Canillas era el que golpeaba primero con un gol de Roble en el minuto 9 aprovechando un despeje de la defensa alfarera, con posible falta de los locales en la lucha aérea por despejar el balón, en el que el balón iría con fuerza y se colaría por el lado derecho del portero. Canillas mantenía la tónica de las anteriores jornadas, sacando ventaja de sus ocasiones en los primeros minutos del encuentro.  El Alcorcón no se quedaba atrás y respondía un minuto más tarde con un cabezazo de Rafa tras un centro que acaba parando sin muchas complicaciones Bosco. Era Rafa otra vez quien lo intentaba fuera del área en el minuto 23, con idéntico resultado al cabezazo anterior. El Alcorcón seguía intentándolo, con una presión alta en la salida del balón y probando la fiabilidad de la zaga local en el juego aéreo con numerosos centros, siendo dominador de la posesión. Sin embargo, Canillas parecía sentirse cómodo también con la situación,  con las líneas juntas en el medio campo y sin rehusar a sacar el balón jugado desde atrás cuando se daba la ocasión.

Sin muchas ocasiones destacables en la primera mitad, se llegaba al tiempo de descanso con mucho por decidir y con la sensación de que ambos equipos aún tenían mucho por demostrar. Tanto Canillas como Alcorcón se habían mostrado bastante comedidos de cara a puerta (ninguno de los dos equipos había llegado a inquietar al guardameta contrario) y necesitaban demostrar su poderío ofensivo si querían asegurarse la victoria.

La segunda parte empezaba con ambos equipos siendo muy verticales y directos de cara a puerta y con el trío arbitral parando el encuentro ante las reiteradas faltas en la medular y fueras de juego. El Alcorcón mantenía su deseo por dominar la pelota y así lo demostraba desde el inicio de la segunda mitad. Las ocasiones empezaban a llegar para los visitantes, especialmente una de César en el minuto 55 que remataba con la cadera y se marchaba muy cerca del palo izquierdo de la portería. Otra ocasión de Barbu en el minuto 59 se marchaba por alto.

Pero Canillas aprovechó de nuevo su oportunidad y en una gran contra tras un despeje en el minuto 60, Cerezo definía con maestría al palo contrario de Roberto. A pesar de que Canillas se había decidido echarse atrás tras el primer gol, supo ser paciente para asestar un jarro de agua fría a los visitantes, que tenían que redoblar sus esfuerzos para hacerse con la victoria. Dos ocasiones claras, dos goles. Efectividad máxima de los de Carlos Legazpi de cara a puerta.

Pero Edu acortaba distancias tras anotar un gol de mérito en el minuto 68. El `7´ de los Alfareros paraba un gran centro con el pecho y remataba de tijera en el área pequeña para poner el 2-1 en el electrónico.  El partido planteaba otro nuevo escenario, en el que nada estaba dicho aún.

El colegiado Jerónimo Montes le añadía picante al encuentro con un penalti claro sobre Rafa que transformaría César en el minuto 86. Pocos minutos por delante y el Alcorcón se lanzaba a por la victoria frente a un Canillas que iba a vender cara su derrota.

El Alcorcón seguía insistiendo y a punto estaba de marcar con un disparo de César que se marchaba desviado y Canillas de manera inmediata también mediante un chut cruzado de Mariano que despejaba Roberto. Mientras tanto, una posible mano en el área local no pitada por el colegiado encendía a un conjunto visitante que intentaba apurar sus últimas opciones, volcado en campo rival. Tras un partido de ida y vuelta, el partido finalizaba con un reparto de puntos sin que ninguno de los dos conjuntos fuese capaz de llevarse la victoria.

El Canillas supo sufrir y aunque estuvo cerca de perder el partido, fue capaz de sumar un punto que seguro que deja con buenas sensaciones a los de Carlos Legazpi de cara al tramo final de la temporada. Por parte del Alcorcón, que en distintas fases demostró que merecía mucho más que una derrota, el empate le complica su situación tras las victorias de Unión Adarve y Rayo Majadahonda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here