El míster argentino ha atendido a JuvenilDH para repasar el auge del Kelme desde su llegada en enero. Los visitantes están realizando un espectacular 2021 en el que se han situado en tercera posición. Antes de la incorporación de Neira, el equipo ilicitano estaba en puestos de pelear por la permanencia. Este sigue siendo el objetivo dentro de una temporada “difícil de imaginar”.

P: Balance de una temporada en la que os estáis convirtiendo en la gran revelación desde tu llegada.

R: “Estamos realizando una temporada muy buena. Desde antes, el trabajo estaba siendo el esperado por el Club. A partir de nuestra llegada, hemos desarrollado una línea continuista de la filosofía del Kelme. Nos hemos adaptado a una plantilla muy seria y muy madura. El trabajo está siendo bueno y, por suerte, se está reflejando en los resultados. Vamos en busca del objetivo de seguir compitiendo en la máxima categoría del fútbol juvenil”.

P: Una segunda vuelta inmaculada, ¿dónde crees que el equipo ha dado un paso adelante?

R: “En cuanto a la personalidad y a creerse que estando al 120% pueden ganar a cualquier equipo. Esta categoría te penaliza cualquier error y cualquier bajada de intensidad. Hemos logrado a través de la unión grupal consolidar la personalidad del equipo y creer en las victorias. Tenemos capacidad para competir y para gestionar momentos de los partidos”.

P: En una temporada muy convulsa con muchos parones, ha habido equipos como el Elche que parecen haberse estancado un poco, ¿cuál crees que es la mayor fuerza de este grupo para abstraerse de esta situación?

R: “A través de un día a día en el que los detalles estén controlado. Gracias a ello, estamos más cerca de mantener una estabilidad emocional, de sacar lo mejor de cada jugador y de tener un feedback muy activo. Es muy difícil abstraerse muchas veces porque esta situación está afectando a todos los equipos de todas las ligas, pero la adaptabilidad que buscamos es la más grande que podemos obtener. Hay que ser optimista, dar un mensaje positivo, que los jugadores vean como un obstáculo más para superar una adversidad inesperada. Intentamos transformar las adversidades como gasolina”.

P: ¿Se podría decir que sois el asesino silencioso del grupo?

R: “Sin duda, está siendo una temporada importante en cuanto a números, pero el objetivo principal es la permanencia. Si pensamos en otra cosa, estamos equivocados. Todavía no hemos conseguido mantener la categoría. Por los números que hemos hecho y con la posición que ocupamos, en otra situación estaríamos salvados hace tiempo. Tenemos que tener los pies en la tierra. Si no, estaremos más cerca de fallar. Creo que pasó algo parecido en el partido del miércoles ante el UCAM. Tenemos que intentar consolidar la salvación ante el Talavera”.

¿Esperabas una reacción tan fugaz en tan poco tiempo?

R: “Obtener los números que estamos teniendo es difícil de imaginar. Sin duda, la confianza en que podíamos hacer cosas importantes estaba. He dejado la escuela del Hércules CF tras tres años por aceptar este proyecto. Confiaba en la gente que apostaba por mí y porque había un grupo con el que podíamos hacer cosas importantes. Evidentemente, con toda esta realidad, nuestros números eran inimaginables en la previa”.

P: ¿Cuánto de gratificante es para ti coger a un equipo humilde como el Kelme y relanzarlo a pelear con los mejores?

R: “La situación va a ser de plenitud total cuando logremos la permanencia. No hay que creérselo. Es muy bonito verse arriba, pero al final son números que no han consolidado el objetivo y falta un paso más. A partir de ahí, podemos sentarnos a hablar de cualquier otra cosa, pero hasta que no consigamos eso debemos ser inteligentes, maduros y muy trabajadores”.

P: ¿Cómo resumirías tu filosofía de trabajo?

R: “En el fútbol, los resultados no se pueden controlar. El trabajo está centrado en un día a día, en llevar a cabo una metodología, en demostrar un comportamiento a los jugadores y al club, en mantener una imagen, en transmitir unos valores…. Independientemente de la categoría. Estás transmitiendo una idea de comportarte y una forma de ser a un grupo de personas. En el fútbol base, la transmisión de estos valores están intrínsecos. Si los resultados no los puedes controlar, tienes que aferrarte a tu seña de identidad”.

P: ¿Educar es más importante que ganar?

R: “Podríamos hablar largo y tendido de esto. Muchas veces se resalta la formación por encima del resultado y está bien. Pero por otro lado, los resultados también son importantes en ciertos niveles. Construyen el día a día y repercuten en que los chicos crean en ti. No quiere decir que sea ni lo más importante ni lo único importante, es un todo. La formación y el resultado son mancomunados. No quiero infravalorar el resultado porque está formando jugadores y es lo que puede reafirmar tu trabajo en el día a día”.

P: ¿Crees que esta temporada puede ser para ti una llamada a la puerta de otros equipos?

R: “Uno trabaja para crecer dentro de su profesión. En la División de Honor, repercute el trabajo que puedas hacer. Ahora solo pienso en el entrenamiento de mañana, en lograr el objetivo y si bien sé como se mueve el fútbol, solo pienso en el próximo partido. Lo que venga, que sea de manera natural. Estoy muy comprometido con el Kelme”.

P: ¿Qué supondría para vosotros clasificaros para Copa del Rey?

R: “Sería un premio inesperado en un principio, pero muy gratificante. El Kelme solo ha participado una vez en 20 años. Este dato lo dice todo. No podemos volar más allá. El primer objetivo es el que es. El quinto puesto está caro y aún podemos ser sextos. Podría decir un montón de cosas de lo bonito que sería jugar una Copa del Rey, pero el mérito es que a falta de dos jornadas se haya generado todo esto y tener la puerta abierta. Los jugadores se lo han ganado”.

P: Sueño personal y profesional

R: “A nivel personal, seguir ver creciendo a mis hijos. He cumplido mi sueño de formar una familia. A nivel profesional, seguir creciendo dentro del fútbol, pero disfrutando del camino. Muchas veces nos olvidamos del hoy, es una profesión que te genera un estrés muy grande por el día a día y que no te permite valorar el camino. Quiero crecer valorando los pasos que voy dando y disfrutar de ello”.