La máxima competencia es la tónica de la División de Honor y en la DH3 de esta categoría se está demostrando esa disputa por alzarse con el trono. En este caso, el míster del R.C.D. Espanyol, Luis Blanco, nos ha abierto las puertas de la institución perica para conocer más de cerca cómo trabaja la cantera perica y el gran rendimiento del juvenil A en esta DH3. Un equipo a tener en cuenta esta temporada en la lucha por todos los títulos que pueda disputar.

¿Qué le ha llevado a ser entrenador?

Uno desde pequeña está ligado al fútbol. Yo tuve la suerte de hacer una carrera semi-profesional en el fútbol y es algo que ha sido mi vida desde bien pequeño. A edad temprana mientras jugaba me empecé sacar los niveles de entrenador, ya tenía esa inquietud, pasé al cuerpo técnico de un equipo en Segunda B y hasta ahora.

¿Qué destaca de Luis Garrido como entrenador?

Soy una persona que intenta estar en crecimiento constante en el sentido de que hoy en día la exigencia es máxima y uno tiene que estar reciclándose en cada momento. Como entrenador creo que soy una persona dialogante, exigente, que sus equipos sean valientes y atrevidos siempre dentro de una estructura y un orden. En estas etapas de formación en las que estoy entrenando el crecimiento de los jugadores es importante.

Ha comentado que tuvo una carrera como semi-profesional, ¿qué diferencias encuentra de ese fútbol al de juveniles en División de Honor?

Es una etapa más, una etapa que se acerca, prácticamente, al alto rendimiento. Son chicos que están a un paso del fútbol profesional, algunos de ellos con casi toda seguridad serán profesionales del fútbol. La diferencia principal está el tema de hábitos, son chicos que se está formando ahora, tienen que compaginar el fútbol con los estudios y eso exige una atención mayor. Tienen que coger esos hábitos que les harán falta cuando lleguen al fútbol profesional. Es algo a lo que hay que dedicar tiempo porque en el fútbol profesional no hay tiempo para ello y todo lo que vaya adquiriendo ahora será trabajo hecho para el futuro.

¿Cómo es entrenar en un club como el Espanyol? ¿Qué valores destaca de la cantera perica?

Nosotros somos un club con mucha solera. El Espanyol tiene una de las mejores canteras a nivel estatal, llevamos un largo recorrido durante muchos años. Se demuestra año tras año el nivel que tenemos. El primer equipo siempre se ha nutrido de jugadores de la cantera y en ese sentido le ponemos mucho empeño y dedicación. Pero el objetivo es transmitir valores a los chicos aparte de la enseñanza que podamos darles. Somos un club con una idelogía muy clara donde hay unos valores que son muy claros a nivel de pasión, de compromiso y de exigencia que es lo que buscamos y queremos transmitirles a los chicos.

Jugadores como Adrià Pedrosa, Lluis López o Pipa han llegado a debutar con el primer equipo, ¿cree que alguno de sus jugadores en el futuro podrá llegar al primer equipo?

Siempre tienes la ilusión de que lleguen. Está claro que son chicos que llevan una buena progresión, tenemos la suerte esta temporada de contar con una muy buena generación y las expectativas están ahí de que alguno pueda llegar al primer equipo. Les queda dar uno o dos pasos aun porque tienen que progresar. Hay veces que algunos jugadores que piensan que no tienen la capacidad para ello acaban llegando y viceversa. Pero si es verdad que, a nivel generacional, el equipo que tenemos esta temporada todo hace indicar que más de un chico pueda llegar al primer equipo.

Acerca de esta temporada, ¿cómo trabaja el grupo?

Muy bien, estamos muy contentos. A nivel de rendimiento estamos haciendo una muy buena temporada. Llevamos muchos puntos en un grupo muy complicado. Estamos tres equipos ahí arriba distanciados a nivel de puntos con el resto de clubes. Será muy difícil por la exigencia porque equipos como el Zaragoza o el Barcelona están haciendo también una gran temporada. Nosotros a nivel numérico estamos por encima de las expectativas, sobre todo, en el número de goles. Creemos que vamos a estar peleando por la liga a final de temporada con Zaragoza y Barcelona.

¿Los objetivos marcados a principio de temporada se están cumpliendo a estas alturas de temporada? ¿Se había pensado estar donde se está ahora mismo?

Si porque creíamos que a nivel generacional estábamos muy bien, tenemos un equipo competitivo, aunque tampoco pensábamos que los tres equipos que estamos arriba tuviésemos tanta diferencia con el resto. Normalmente, este grupo está muy igualado donde el campeón no consigue muchos puntos. Pero a nivel de rendimiento si estamos donde queríamos a principio de temporada. La progresión del grupo durante la temporada ha sido muy buena y, de aquí a final de temporada, mejorar para poder aspirar al título.

Acerca del derbi Espanyol-Barcelona, siempre es uno de los derbis más atractivos del fútbol español. ¿En División de Honor también se vive con ese toque especial?

Para nosotros el derbi siempre es un partido especial. No solo tratamos nosotros de transmitirlo desde dentro del club o desde el F.C. Barcelona, sino que es un partido históricamente llamativo a nivel de masa social de ambos clubes. Es un partido diferente, que igualmente son tres puntos, pero hay una sensación distinta. Los chicos ya con 16, 17 y 18 años llevan muchos derbis, todas las temporadas tenemos este enfrentamiento. Es una fecha marcada en el calendario, pero es una más en el sentido de que son tres puntos y luego hay que seguir compitiendo.

Además, en la primera vuelta se llevaron ese encuentro contra el Barcelona con un gran resultado como un 4-1.  

Está claro que para nosotros ganarle al Barça siempre es especial. Tuvimos la gran suerte de hacer un muy buen partido en nuestro campo. Es algo que nos da mucha confianza porque sabes que te estás midiendo en teoría al mejor equipo de la categoría y si consigues ganarle de esa manera y con esa suficiencia para nosotros es algo muy positivo. Ahora a esperar el partido de vuelta allí es un su campo que para nosotros será otra historia, otro derbi, que seguramente se dispute jugándonos cosas importantes.

Teniendo en cuenta la posición actual en la clasificación (3º a tres puntos del líder), ¿tienen miras hacia la Copa del rey y la Copa de Campeones?

Si claro, el equipo es ambicioso en ese sentido. Más allá del trabajo diario que hacemos en la progresión de los jugadores, el nivel competitivo está porque es la máxima categoría de juveniles a nivel estatal y queremos competir y ganar. Estamos dispuestos a ganar la liga, queremos disputar la Copa de Campeones. Nuestro objetivo es ganar, es la ambición del grupo y, luego, el día a día nos pondrá donde tengamos que estar. Está claro que hay otros equipos con más presupuestos y con más recursos que nosotros, pero estamos capacitados para pelear por todo.

Para terminar, quería hacerle una pregunta personal. ¿Cómo se ve usted de aquí al futuro? ¿Le gustaría seguir ligado al Espanyol? ¿Nuevas experiencias en otros lugares?

A día de hoy estoy muy cómodo en el Espanyol, llevo ya seis temporadas trabajando en el club tanto en el filial como en juveniles. Es cierto que a uno siempre le gusta progresar en su club porque, además, es una entidad donde tuve la suerte de jugar en etapas formativas y en el filial, soy “periquito”. A partir de ahí, no miro más. Es verdad que cuando uno trabaja en esto y le gusta siempre tiene la ambición de progresar, pero como he dicho estoy muy bien tal y como estoy en el Espanyol.

 

Foto de portada: R.C.D. Espanyol