Slavy se convierte en un activo seguro para la Selección Sub-18. El pichichi del grupo 5 de la División de Honor ha hecho méritos para ir con la selección con sus 17 goles en liga. Así lo ha visto Pablo Amo, seleccionador de España Sub-18. Borislav Ivaylov, más conocido como Slavy, fue convocado por el entrenador para la Copa del Atlántico, donde dispuso de minutos en todos los partidos y anotó dos tantos.

Slavy convocado con España Sub-18. | Fuente: Archivo

El delantero tuvo una participación discreta en el primer partido de España contra Eslovaquia en la Copa del Atlántico. Jugó 18 minutos saliendo desde el banquillo, justo antes del segundo gol de su selección que certificaba la victoria. El segundo partido contra Japón lo jugó entero y fue el jugador que rompió las tablas en el marcador a los diez minutos del inicio. En el tercer y último partido también anotó otro tanto en la abultada victoria por 6-0 a México, pero fue sustituido en el 62’. España consiguió el trofeo ganando todos los partidos y sin recibir ningún gol.

Su participación en la selección nacional no quedó ahí. A Pablo Amo debió de gustarle su juego en el torneo internacional juvenil y volvió a convocarle para un amistoso frente a Dinamarca. Salió en el minuto 54, pero no tuvo gran participación en el juego.

Sus convocatorias con la selección vienen provocadas en parte por sus buenos números en liga con el Real Valladolid juvenil. El delantero se ha hinchado a meter goles esta temporada y se ha colocado en la cima de la clasificación de goleadores del grupo 5. Su ratio goleador es quizás algo irregular, pero es siempre un peligro para todas las defensas rivales. Además, cuando tiene un buen día de cara a puerta, se convierte en el ejecutor de su equipo.

A pesar de sus 17 tantos, su mayor característica no es su tiro. Su capacidad de bajar balones, arrastrar defensas rivales y de desmarcarse buscando la espalda de la defensa le convierten en un quebradero de cabeza para las defensas rivales. Aún así, a pesar de ser la referencia en ataque de su equipo, no recae sobre él todo el peso del gol. Está bien acompañado en ataque y eso es algo que ha permitido al Pucela asegurarse en la tercera posición. Cuando él no marca, lo hacen sus compañeros Castri y Torres.

Slavy, Castri y Torres Real Valladolid
Slavy, Castri y Torres calentando antes del partido del Valladolid contra el Badajoz. | Fuente: Iago Castro (Juvenil DH)

Este año la revista Juvenil DH lo ha considerado en el Top-5 de la jornada hasta en cuatro ocasiones. Ya fue elegido como tal en la jornada inaugural, dónde marco el gol del desempate para dar la victoria a los suyos por 1-2 en casa de Atlético de Pinto. Su segundo merecimiento ocurrió en la jornada 5. Fue la pesadilla del Extremadura, al que anotó dos de los goles del abultado 0-7 a domicilio y cuya defensa durante todo el partido.

En la sexta jornada, siguiendo con su buena racha, volvió a estar incluido en el Top-5. No podía ser de otro modo después de anotar otro doblete frente al Santa Marta, al que el Valladolid ganó 4-0. Gracias a esos cuatro goles en dos partidos, el killer consiguió un ratio de un gol por partido a esas alturas de la temporada. La siguiente y última vez hasta el momento que se ha ganado ser uno de los MVP fue en la jornada 15, en la que fue el gran artífice de la victoria de su equipo frente al Aravaca. Un equipo al que siempre cuesta ganar en casa, pero al que el Real Valladolid logró derrotar con un contundente 0-3 gracias en parte al buen partido de Slavy.

Esta temporada está destacando enormemente en el Real Valladolid, siendo la referencia ofensiva del equipo. Algo que al él le sirve para ser pichichi y a su equipo para desmarcarse como tercer clasificado. Esto, sumado a su buen rendimiento en sus pocos partidos con la Sub-18, puede pronosticar, por qué no, más convocatorias con el equipo nacional. Quizás incluso para un Mundial o una Eurocopa.