Tras cinco jornadas disputadas en División de Honor saldadas con un balance de cuatro derrotas y un empate, Los Yébenes San Bruno afrontan los próximos partidos ante el Extremadura y La Cruz Villanovense cómo una gran oportunidad para sacar sus tres primeros puntos. La presión por no haber logrado aún la victoria al equipo de Adrián Román no le pasa factura, ya que están cumpliendo el sueño de participar por primera vez en 50 años de historia en División de Honor.

Los comienzos fueron complicados para el equipo de Aluche. El club madrileño, fundado en el año 1970 comenzó en un campo cedido y sin poder jugar en ligas federadas. Sin embargo, año a año el club comenzó a crecer gracias a la gestión de Eustasio Casallo, presidente durante más de 40 años del club y cuyo nombre ahora posee el estadio que ve los partidos de Los Yébenes como local.

En el año 2013, Los Yébenes de San Bruno lograron una de las mejores temporadas de su historia, que se culminó con el ascenso a tercera división del equipo dirigido en esa temporada por Alberto Santos. El ascenso matemático se logró el 19 de mayo en el Eustasio Casallo, ganando cinco a uno ante el ADPI Rivas en una jornada de celebraciones históricas para el conjunto de Aluche. La temporada siguiente, superados por la categoría, los madrileños no lograron mantener la categoría finalizando la campaña en puestos de descenso a Preferente. “El ascenso fue como un sueño, no me lo creía. Ha sido uno de los momentos más emotivos desde que estoy aquí”, explicó Eustasio Casallo en una entrevista en Somos el fútbol modesto.

Tras tres temporadas, el conjunto de Aluche volvió a lograr ascender a tercera división. En esta ocasión, el equipo con Cesar Garzón como entrenador lo logró como segundo de grupo. El ascenso matemático se logró el 21 de mayo en el Eustasio Casallo, con la victoria ante el C.D. El Álamo por tres goles a dos.

En 2019, Los Yébenes lograron por primera vez en su historia que su equipo Juvenil “A” juegue en la máxima categoría juvenil, reforzando así una de sus apuestas de los últimos años: cuidar y potenciar su cantera. Esto se ve reflejado en el ascenso de varios jugadores al primer equipo cómo Loren, uno de los principales artífices del descenso. Para Adrián Román, la clave de esta temporada debe de estar en competir: “si pierdo todos los partidos no disfruto, yo disfruto compitiendo»