El Real Valladolid afronta su último partido de la temporada con la maquinaria al rojo vivo, y es que los blanquivioletas llevan invictos desde la jornada 23, donde pincharon con el Rayo Vallecano, a día de hoy, su rival directo por la tercera posición en la clasificación de la categoría, y la que da acceso a la Copa del Rey.

La pasada jornada goleó frente al Getafe CF (5-2), lo que ponía al conjunto vallisoletano con 61 puntos, a solo dos de sus rivales de Vallecas. En su último choque, el Valladolid se medirá de nuevo al CD Canillas, matemáticamente ya descendido, y al que en la ida venció por 2-0. Además los de Carlos Legazpi, acusan un final de temporada convulso, pues en estos últimos partidos, el Junveil B del grupo 2 Preferente, se disputa la liga con la AD Complutense Alcalá, con lo que los no convocados del Juvenil B han ido al Juvenil A y los jugadores del División de Honor están en dinámica del primer equipo.

Si el visitante blanquivioleta logra la victoria, podrían superar a su rival directo en la tercera plaza, y acabar con 64 puntos, todo ello con la condición de que el Rayo Vallecano encaje una derrota ante el Real Madrid, que no pasa por su mejor momento.

Además, los de Baraja han recuperado muchos puntos desde el tramo intermedio de la temporada, sintiéndose más cómodos frente a los equipos pequeños, (si atendemos a los resultados), y alejándose de la inestabilidad de inicio de temporada, manteniendo la intensidad y regularidad en la liga hasta la actualidad.

Se trata de un equipo que demuestra seriedad y contundencia en el juego, contando con Baba y Dalisson en el centro del campo y teniendo a Víctor Socorro y Oscar dentro de los diez máximos goleadores de la categoría.