La jornada 26 del Grupo 5 de la categoría Juvenil División de Honor albergaba un derbi castellano entre el CDI Amistad y el Real Valladolid. Los de Palencia pretendían repetir la gesta de hace dos semanas, cuando ganaron también como locales, al tercer clasificado: el Rayo Vallecano. Para ello, se encomendaban, entre otros aspectos, a su campo. Querían, además, continuar con su buena dinámica en el estadio Nueva Balastera, donde el CDI Amistad ha conseguido siete de las nueve victorias que lleva en la categoría. Pero no llegaba un visitante fácil, ya que el Valladolid quiere apurar sus últimas opciones en la pelea por la tercera posición de la liga. Viajaban a Palencia tras haber jugado también fuera de casa su último partido, con la esperanza volver a conseguir los tres puntos de la semana pasada en el Antonio Sanfiz, de Aravaca.

El CDI Amistad se disponía con los siguientes futbolistas: Javi; Álvaro, Marco, Manu, Selles; Gatuso, Cuellar, Rubén, Blanco, Edu, Reza.

El Real Valladolid formaba de inicio con: David; Iker, Alex, Cerro, Gómez; Luis, Sanz, Víctor, Dalisson, Álvarez; Óscar.

Comenzaba el encuentro de forma tranquila, con el equipo pucelano llevando la iniciativa del partido, y con un CDI Amistad bien posicionado en el terreno de juego, sin importarle ceder el control de balón a su adversario. De hecho, la primera llegada peligrosa fue para los locales, en el minuto 10. Una jugada en la que conectaron Cuellar y Edu, donde el primero puso un sensacional balón lateral desde la banda para que el segundo, tras un gran detalle técnico, haciéndole un sombrero a su marca, terminara cediendo el balón a Alvi, que disparó para que su remate lo enviara a corner la zaga visitante.

Prolongarían la inercia de los primeros compases los jugadores  de Manuel Gañán, ya que salieron más enchufados que los blanquivioletas. En el minuto 15, Rubén, en una buena acción personal, terminaría disparando ligeramente por encima de la portería defendida por David.  Tras media hora de encuentro, el conjunto amarillo volvió a rondar el área visitante, cuando Edu se introdujo a través de una conducción vertical, y cedió el balón a su compañero Dani, que tras una buena maniobra consiguió girarse para hacerse un hueco entre tantos defensas y remató como pudo.

Y una de las máximas del fútbol, (“quien perdona lo paga”) se cumplió en el minuto 36, cuando el conjunto de Javi Baraja tuvo su primer acercamiento a las inmediaciones locales y consiguió anotar el primer gol del partido. Manu, del CDI Amistad, tuvo una pérdida de balón muy poco oportuna que aprovechó Dalisson, jugando por banda derecha, para llegar hasta línea de fondo y poner un balón que le llegaba en muy buenas condiciones a Álvarez, que desde atrás con mucha fuerza remataba de primeras e inauguraba el marcador sin que el portero local pudiera hacer algo para evitarlo. Este tanto cambió las sensaciones de ambos conjuntos, afectando al CDI Amistad, que no se mostró tan entregado en ataque y haciendo ganar presencia en campo contrario a los visitantes, que tuvieron en los últimos diez minutos de la primera parte su mejor tramo de este acto.

El conjunto dirigido por Manuel Gañán decidió a la vuelta del paso por vestuarios arriesgar y dar un paso hacia delante para conseguir sacar algo positivo. Muestra de ello son los dos cambios que introdujo tras el descanso, dando entrada a Pablo y Prieto por Dani y Reza, respectivamente. Caló este mensaje en sus pupilos, ya que tras la reanudación la primera oportunidad fue para ellos. Corría el minuto 57 cuando Alvi, el jugador más peligroso e incisivo en ataque del CDI Amistad en el partido, no estuvo demasiado fino, ya que recogió una pelota suelta dentro del área y echó el balón por encima del larguero cuando todo los aficionados de su equipo cantaban el gol. Parece que esta circunstancia sirvió como toque de atención al Valladolid, que empezó a desperezarse a partir de este instante.

En el minuto 63, el goleador de los pucelanos, Óscar, tuvo la ocasión más clara de su equipo en todo el encuentro, cuando se quedó delante de Javi en el mano a mano, donde salió victorioso el guardameta, que le negó el gol al ariete. El partido empezó a ponerse más atractivo para el espectador en esta última media hora, ya que los dos equipos comenzaron a generar ocasiones de peligro con una mayor frecuencia. En el minuto 67, Dalisson disparó alto tras la salida de un corner sin demasiado peligro. En el 73, en una juega similar por tras una falta lateral en el otro área, Prieto remató con el mismo resultado que la jugada anterior, por encima de la portería de David.

En el minuto 80 llegaría la jugada que marcaría el devenir definitivo del encuentro, cuando Iker disparó desde fuera del área para batir a Javi con un potente tiro al palo largo, que supuso el 0-2. En el minuto 5 de añadido llegó el 0-3 a través de Óscar, que aumentaba su cuenta particular de goles durante la temporada a la salida de un corner.

Resultado engañoso y que no refleja lo vivido en Palencia entre dos conjuntos que, si no cambian mucho las cosas, se verán las caras la temporada que viene en División de Honor por el gran trabajo realizado durante toda la temporada. El Real Valladolid, tras la derrota del Rayo Vallecano en Leganés se sitúa a solo dos puntos del conjunto vallecano y aprieta la lucha por ser el primero de la otra liga. Al CDI Amistad, por su parte, le hace falta sumar resultados positivos y esperar que en los enfrentamientos directos sus rivales se dejen puntos, para ir descontando jornadas y que la diferencia de puntos que le separen de sus perseguidores sea mayor que la de los que queden por disputarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here