El Real Madrid recibía en la Ciudad Deportiva a un Unión Deportiva Santa Marta que se veía con necesidades de reencontrarse con el camino de los puntos. La derrota contra el Diocesano la anterior jornada colocaba al equipo salmantino en una situación cuanto menos incómoda. Las visitas a Valdebebas suelen ser complicadas y más en este tramo de la temporada, donde ambos equipos tienen objetivos claros. Sin embargo los de Dani Poyatos, con la moral alta tras su victoria contra el Atlético de Madrid en la UEFA Youth League, no podían permitirse un tropezón sabiendo que la próxima jornada tienen otro duelo clave en la temporada (precisamente también con el Atlético) y aseguraron los tres puntos en Valdebebas por cuatro goles a cero frente al equipo de la localidad de Santa Marta de Tormes.

Los cinco primeros minutos de partido mostraba un dominio claro del balón, con bastante calma y durmiendo el partido. Sergio Hernández, entrenador del Santa Marta, pedía a sus jugadores que saliesen de su campo y no especulasen a la hora de presionar la salida del balón en campo rival.

El Real Madrid abría el carrusel de ocasiones que se irían sucediendo por parte de ambos equipos. Pedro Ruiz erraba en el minuto 8 tras recibir un gran pase por banda izquierdo, yéndose su disparo rozando el palo derecho del portero visitante Quique. Precisamente era él quien adelantaba a los blancos en un gran contragolpe y definiendo a placer tras un pase al hueco. El curso del partido podía haber cambiado completamente sólo un minuto antes, debido a una falta lanzada por Gonzalo para los salmantinos desde la frontal del área que impactaba en el palo izquierdo.  En el minuto 14 otro palo, el del travesaño, era el protagonista en el campo contrario tras una jugada idéntica a la del gol de Pedro Ruiz, esta vez en las botas de Baeza que no era capaz de poner el segundo.

Si hablamos de que el Santa Marta no era agresivo en la presión, a su favor jugaba el hecho de que empleaba un juego vertical que le permitía plantarse en campo contrario rápidamente cuando recuperaba el balón, obligando a que los centrales madridistas no perdiesen la concentración en todo momento. Sin embargo, la línea defensiva y la de la medular se encontraban bastantes juntas en el centro del campo (algo que no dejaría de recalcar Sergio Hernández durante todo el encuentro) y tanto Baeza como Moha trataban de aprovechar dicha situación táctica con pases filtrados al hueco para las referencias ofensivas del conjunto blanco, Pedro Ruiz y Álvaro.  Aún así, nada más lejos de la realidad la defensa de los castellano-leoneses era lo suficientemente contundente para acometer cualquier vestigio de ataque por parte de los locales. De hecho, los últimos veinte minutos de la primera parte no gozaron de ocasiones claras, aunque si se sucedían algunos acercamientos por parte de ambos conjuntos. Del lado local, era Pedro Ruiz quien no llegaba a otro pase raso desde la banda izquierda, cercano al área pequeña en el minuto 41. Unos minutos antes Llado lanzaba un chut que se marchaba desviado de la portería defendida por Adrián en el minuto 34. Por lo tanto, se llegaba el ecuador del encuentro con una primera mitad en la que el fútbol vistoso del inicio había ido decreciendo con el pasar de los minutos.

La segunda parte decidiría el resultado del partido. Aunque el Santa Marta había salido del túnel de vestuarios con claras intenciones de ser más agresivos en la presión, Pedro Ruiz atestaba un duro golpe para los visitantes al anotar su segundo gol en el minuto 50. Un gran pase al hueco de Moha le habilitaba frente al portero sin embargo, tras un buen recorte y quedarse sin espacio, definió al palo corto impactando el balón en Quique y rebotando para acabar dentro de la portería. Un par de minutos más tarde, Baeza volvía a encontrarse con el palo tras estrellar otro balón, tocado por la defensa, tras una jugada a balón parado. Eran los mejores minutos del Real Madrid. Más ocasiones se sucedían para Los Blancos, una de ellas de Pedro Ruiz en el minuto 59 con un cabezazo centrado que sería despejado por Quique con una buena parada. Baeza fallaba un minuto más tarde de manera inexplicable un mano a mano con el portero tras posterior recorte dentro del área chica.

Sin embargo el Santa Marta no había dicho su última palabra y de las botas de Joe llegaría la ocasión más clara del conjunto visitante en el minuto 75. Un mano a mano frente a Adrián que se marcharía por línea de fondo. La grada visitante reclamaba un posible penalti al colegiado por una falta por detrás a la altura del gemelo.

Casi sin tiempo para pensar, Zekri ponía el tercero para los locales en el minuto 77 en un contragolpe batiendo a Quique con calidad. El cuarto y último gol del choque llegaría de las botas de Fran Rivera tras un gran pase al hueco por alto de Álvaro en el minuto 86. El `7´ del equipo merengue definía con una vaselina ante la media salida de Quique para despejar el balón. Exhibición ofensiva blanca frente a un Santa Marta que tuvo ocasiones para haber cambiado el curso del encuentro.

La victoria del Real Madrid le mantiene en la lucha por la Liga, que tendrá un choque clave la semana  que viene entre los merengues y el Atlético de Madrid. Por parte del Santa Marta, las dos derrotas consecutivas contra Diocesano y Real Madrid les coloca en una posición complicada, a 3 puntos de la zona de descenso.