De los creadores de la expresión ‘Me gustas más que’ todos conocemos varias continuaciones. Para los dormilones está la de “una siesta con pijama”. Para los que tienen mal despertar la de “el café por las mañanas”. También están las clásicas como la de “a un tonto a un lápiz”.

Y luego estoy yo, que no soy muy avispado que digamos y prefiero inventarme las que me convienen. Así que a mí me atrae la de “Me gustas más que un lunes con ‘La Otra Cara de la Jornada”. Para todos aquellos a los que les pase lo mismo, llega la sección más informal de lo ocurrido el fin de semana.

ANTIDISTURBIOS ‘COSITA’

A Greta Thunberg no le va a gusta esta noticia. A nosotros sí, pero lo que no nos gusta es pasar el calor que pasamos en los campos.

No sabemos si será por el cambio climático, por las emisiones de CO2 o porque, como dijo Elena Furiase en el programa de Telemadrid ‘Vuelta al Cole’: “supuestamente nos estamos acercando demasiado el Sol y La Tierra”.

El caso es que no hemos acabado febrero y en la Comunidad de Madrid hay puntos en los que la temperatura supera los 21 grados. Leganés no iba a ser menos, y el bochorno se hizo presente en la ciudad pepinera durante el encuentro entre el CD Leganés y el Real Valladolid.

Tanto fue así que en el descanso, el muro del estadio que estaba detrás de la portería vallisoletana en el primer tiempo era el único punto donde se atisbaba algo de sombra.

Muchos de los allí presentes, en un claro acto de supervivencia, aprovecharon el parón del medio tiempo para resguardarse bajo esa fachada de ladrillos. En un instante, la portería de ese fondo tenía la misma densidad de gente que la playa de Torremolinos un 15 de agosto. De repente, se convirtió en el fondo más ‘hooligan’ del peor estadio inglés. Y aquí entra nuestro protagonista…

De David Cosita vamos a decir que es utillero del Juvenil ‘A’, por ponerle un título fijo. Pero todos sabemos que no te gusta el fútbol modesto si no te has encontrado con él en algún estadio defendiendo los intereses de su querido Leganés. Marco buscando al Mono Amedio recorrió menos kilómetros que ‘El Cosita’ pateándose los campos de fútbol de la regional madrileña.

La Ciudad Deportiva de Leganés es su segunda casa. Y como lo mismo te cose un huevo que te fríe un alfiler, cuando hay que echar a la gente que está detrás de la portería porque no es el sitio correspondiente, ¿a quién se acude? Efectivamente, al ayudante pepinero.

Para allá que fue este, soportando las órdenes de los colegiados y encargados del club, recorriendo el campo de punta a punta. Y una vez allí, como un agente de la autoridad, desalojó a la marabunta que se había aglomerado bajo el único rincón de sombra del planeta en ese instante. Con muy buenas formas, he de decir.

En un momento había conseguido reducir una manifestación más típica de la Plaza del Sol al solar de un descampado. A partir de aquí el encuentro se desarrolló con total normalidad gracias a este héroe anónimo.

Para ‘El Cosita’ el cambio climático se resuelve poniendo el aire acondicionado más alto. Y que se atreva Greta Thumberg a llevarle la contraria…

CLUB DE WATERPOLO ATLÉTICO DE PINTO

En Pinto siguen nuestras retransmisiones. Y el sábado pasado, en el partido disputado entre el Atlético de Pinto y el Unión Adarve quisieron demostrárnoslo.

Antes mencionábamos que el calor en Leganés a las 16:00 era insoportable, hasta el punto de tener que buscar una zona de cobijo como quien busca agua en el desierto. Hora y media más tarde los pinteños se encargaron de poner una solución al problema.

Resulta que en Pinto, aparte de seguir nuestras narraciones en directo, también son unos innovadores, y han diseñado un nuevo método para que por lo menos los futbolistas puedan paliar el sol de alguna manera. Y esa manera es regar el campo antes del comienzo del choque hasta la extenuación.

Al jardinero del Amelia del Castillo me gustaría decirle que le admiro por haber implantado una nueva forma de realizar el ‘Cooling Break’ por parte de los jugadores. O beber agua en los parones, como se ha llamado toda la vida. Debería patentarlo ante la FIFA. Pero también debe saber que Xavi Hernández jamás le contratará.

El excesivo riego del campo provocó en los primeros minutos gran cantidad de resbalones, y ello derivó en un temor visible por parte de ambos conjuntos a correr de una forma natural y disputar algunas acciones con total normalidad.

Esto no alteró el discurrir del choque, pero sí deja clara una cosa: si yo fuera ‘Pechu’ (entrenador del Burgos CF), ‘Gary’ (Getafe CF) o David Bohega (CD Leganés) la semana que fuera a preparar el partido ante el Atlético de Pinto a domicilio, reservaría un día de piscina para hacer sesión de waterpolo. Por si las moscas…

Tras este suceso, nos han llegado rumores de que el Atlético de Pinto está negociando para la temporada  2020/2021 la contratación de Mireia Belmonte. Solo unos flecos les separan. Seguiremos informando…

¿QUÉ NOS ESCONDES, ALBERTO…?

Como somos tan intrépidos, la semana pasada en La Oliva en el partido correspondiente a la Jornada 22 entre Rayo Majadahonda y Extremadura UD nos dimos cuenta de un detalle que pasó completamente desapercibido. Pero no para nosotros…

Al activar el zoom de nuestras cámaras observamos algo en la mano de los jugadores y cuerpo técnico del Rayo Majadahonda. Era algo parecido a una mancha negra, pero no supimos distinguirlo con claridad.

Al acabar el encuentro sí analizamos con más detenimiento el misterio, y por fin lo resolvimos. Todos los integrantes de la plantilla majariega tenían dibujada una flecha negra con la punta mirando hacia los dedos en el dorso de la mano.

Y esta semana, en su choque ante el UD Santa Marta en tierras salmantinas las pinturas permanecían de la misma forma que siete días atrás.

Al ser preguntado por este hecho el míster del Rayo Majadahonda, Alberto Álvarez, se reía y nos explicaba que era código interno del vestuario, en una iniciativa precisamente de la psicóloga. Y que no lo desvelaría hasta la última jornada del campeonato.

Como habrá que esperar hasta dentro de mes y medio a saber cuál es el verdadero secreto, yo opto por la opción de que han cortado el agua caliente de las duchas en los baños de La Oliva, y por eso los futbolistas no se lo pueden quitar. Otro caso más para el ‘Equipo de Investigación de JDH’.

Y una propuesta: Si conseguimos adivinar antes de abril lo que significa este símbolo para el vestuario, el siguiente gol que meta un jugador del Rayo Majadahonda tiene que celebrarlo con una dedicatoria especial para nosotros. ¿Aceptará Alberto el reto?

Estad atentos el lunes que viene para ver si somos capaces de resolver ‘El Caso de la Flecha Negra de Majadahonda’. Y recordad… no perdáis ojo porque la otra cara de la próxima jornada podría ser la vuestra.