El Real Valladolid ha terminado la primera vuelta del campeonato en segunda posición de su grupo. A día de hoy cuentan en su haber con veinte puntos empatados al frente de la tabla con la Cultural y Deportiva Leonesa. Sin embargo, pese a la gran primera vuelta del conjunto dirigido por Julio Baptista, los pucelanos aún tienen cierto margen de mejora. Aquí os mostramos una pequeña lista de deseos que pide el Real Valladolid de cara al 2021 para, al fin, consolidarse como el mejor equipo de su grupo y uno de los mejores de la DH5. El objetivo será luchar por el campeonato y asegurar un puesto para la Copa del Rey.

Mantener la eficiencia defensiva

Una de las claves de que el Real Valladolid haya realizado una buena primera mitad es su eficiencia defensiva. El equipo blanquivioleta tan solo ha encajado cinco goles. Esto ha hecho que el portero titular, Álvaro Aceves, lidere la carrera por el Zamora de la DH5. Sin embargo, el buen hacer del equipo en esta faceta no es solo obra de su portero. La defensa en su conjunto se ha mostrado muy seria y aplicada. De hecho, han mantenido la portería a cero en cinco de sus nueve partidos.

Ser tan eficientes fuera de casa como en casa

Uno de los problemas principales del Real Valladolid al comenzar la temporada fueron sus pinchazos como visitante. Y es que, cuando el equipo juega como local no conocen la derrota. Es más, en los cuatro partidos jugados en los Anexos al José Zorrilla, el bagaje es de cuatro victorias con siete goles a favor y ninguno en contra. Por otro lado, el problema llega cuando juegan fuera de casa.

Como visitantes los futbolistas dirigidos por Julio Baptista han encontrad más problemas. En los cinco partidos jugados fuera, el Real Valladolid atesora dos victorias, dos empates y una derrota. Esto se traduce en un bagaje de seis goles a favor y cinco en contra. Es por ello por lo que el equipo debe mostrarse más solvente como visitante.

El regreso de Slavy

El año pasado el Real Valladolid anotó un total de 54 goles durante la División de Honor. De estos, 17 fueron obra de su delantero estrella, Slavy. El delantero español anotó el 31,5% de los goles del equipo, y fue una de las causas de la buena temporada de los pucelanos. Sin embargo, el joven atacante se fracturó el ligamento cruzado de su rodilla izquierda durante el verano, por lo que aún no ha debutado con el equipo.

Se espera que vuelva pronto, puesto que ya está haciendo trabajo con el grupo. Sin duda, su regreso será un regalo para el Real Valladolid, que anda un poco justo en lo que a eficiencia ofensiva se refiere. Tan solo han anotado 13 goles, una cifra un poco justa para un equipo en su posición.

La redención de Isailovic

Sin duda, el fichaje de Aleksandar Isailovic, procedente del Benfica, fue toda una declaración de intenciones del Real Valladolid. Llegó para cubrir la baja de Slavy, sin embargo, aún no ha cumplido las expectativas. Empezó la temporada contando con más minutos, pero ha pasado a tener un papel más residual, entrando en los últimos minutos de los partidos. Aún así, se siguen teniendo muchas esperanzas. Quizá, la vuelta de Slavy le permita tener más minutos dadas sus características. El hecho de ser un delantero centro más puro, muy hábil fijando a los centrales, le permita tener más minutos y de esta forma dejar más libre a Slavy.

La consolidación de Mario Maroto

Se trata, sin lugar a dudas, de una de las grandes revelaciones del Real Valladolid, y de la temporada. Con tan solo 17 años, el futbolista se ha hecho con los mandos del centro del campo pucelano. Destaca por su gran visión de juego, su excelente pierna izquierda y la gran capacidad llegadora. El Real Valladolid tiene puestas muchas esperanzas en este joven. Debutó en División de Honor con tan solo 16 años y ya ha renovado su contrato con el club.

El Real Valladolid se encuentra en una posición cómoda en su grupo. Sin embargo, quizá con esta lista de deseos pueda aspirar a mayores objetivos. No hay duda de que, manteniendo su buen hacer defensivo y mejorando sus prestaciones fuera de casa podrá luchar contra los mejores en la fase dos de la competición. Si a esto le sumamos el regreso de una de las grandes joyas de la División de Honor, el posible salto de nivel de sus grandes esperanzas y, finalmente, que la gran revelación del Real Valladolid en el medio del campo continúe con su progresión, solo queda sentarse y disfrutar de un 2021 más que esperanzador para los pucelanos.