Nadie duda que el Atlético de Madrid sea un referente en el trabajo de cantera. Especialmente en estos últimos años, donde cada vez es más habitual ver a jugadores emergentes pisar el césped del Wanda Metropolitano. El gran trabajo formativo realizado en estas últimas temporadas se ve reflejado en la participación habitual y continua de estos jugadores en el primer equipo.

Si nos ceñimos a estas dos últimas temporadas, el trabajo se hace aún más visible. El primer ejemplo que encontramos es el de Borja Garcés, quien debutó de manera oficial el 15 de septiembre de 2018 en un encuentro liguero frente al Eibar en el Wanda Metropolitano. Lo hizo por la puerta grande, siendo el autor del gol al límite que empataba el encuentro para el equipo colchonero. A pesar de su grave lesión, los colchoneros tienen altas expectativas puestas en él.

Otro de los debutantes del Atlético de Madrid en la temporada 2018/19 es Víctor Mollejo. El jugador del Alcázar de San Juan cumplió su sueño en El Alcoraz contra el Huesca. Previamente ya pudo jugar sus primeros minutos con el primer equipo en un amistoso de pretemporada contra el C.D. Leganés, en el año 2017. Sólo tenía 16 años. Un hito para un jugador que ya sabe lo que es ser Campeón de Europa Sub-19 siendo juvenil de segundo año. Ahora es uno de los pesos pesados de una selección que espera revalidar el título en Irlanda del Norte, con previa clasificación. Todo ello, mientras realiza su particular `mili´ en el fútbol profesional con el Deportivo de la Coruña en la Liga Smartbank, cedido por el equipo madrileño.

El 1 de septiembre de 2019 Roro Riquelme hacía su debut oficial en el minuto 79 del partido contra la Sociedad Deportiva Eibar. Un premio a su constancia tras ser uno de los fijos desde pequeñito en categorías inferiores. Siendo uno de los puntales del División de Honor la temporada pasada, los colchoneros tienen mucha fe en él. Se espera que llegue a ser una de las referencias del club en los próximos años.

Otro jugador del que se espera mucho de él es Sergio Camello. El atacante rompió también la puerta un 18 de mayo de 2019 tras debutar contra el Levante y anotar en el mismo partido. Camello, un fijo en las inferiores del Atlético de Madrid y la Selección Española, fue el autor del gol del empate en aquel encuentro.

Un gran culpable del rendimiento de todos estos jugadores (sin desmerecer a otros) es Carlos González. Por sus manos han pasado estos jugadores (y otros muchos que esperan dar el salto pronto) en una categoría que no resulta fácil por su adaptación cercana al fútbol profesional. En una entrevista al Diario AS, con motivo de la previa a la final de Copa del Rey Juvenil, daba algunas de las claves: “Te dejan trabajar, es un club muy familiar a pesar de ser muy grande”.

Su gran trabajo formativo en estos últimos años no acaba aquí. Germán Valera es el último en debutar de esta gran estirpe de jugadores. Es el talento más precoz de la Academia en los últimos años. Nacido en 2002 y procedente del Villarreal, donde se desató una pequeña guerra entre directivas, hizo su debut recientemente contra el Levante en el Wanda Metropolitano el 4 de enero.

Un gran trabajo que se ve reflejado también con la presencia de jugadores en el filial rojiblanco a temprana edad. Marco Moreno, Mario Soriano, Nando… son varios los jugadores que ya han entrado en convocatoria (incluso alguno llegando a debutar) a las órdenes de Nacho Fernández. Un trabajo sensacional el de los colchoneros en ese aspecto.