Álvaro González Lozano, más conocido como ‘Koke’, es uno de los canteranos más prometedores del Burgos. Así lo ha demostrado este año al debutar a sus 18 años con el primer equipo bajo las órdenes de José María Salmerón. Aunque su participación en Segunda B se limitó de momento al último minuto de partido más descuento del partido contra el Barakaldo, el extremo parece uno de los mayores proyectos de futuro del equipo. Lleva entrando en convocatorias con el equipo desde la temporada 2017/18, aunque tuvo que esperar hasta el presente curso para debutar.

Aunque su debut fuese más un cambio para perder tiempo tras el gol de Diosbert Rivero que ponía el 1-0 frente al Barakaldo en el 88’, ya ha jugado con los de Salmerón y parece que no faltará mucho para que sea algo habitual. Pese a haber ido convocado con el primer equipo las dos pasadas temporadas, había sido en las últimas jornadas con todo decidido.

Koke Burgos Segunda B
Koke justo antes de su debut en 2ªB con el primer equipo del Burgos. | Fotografía: Diego Montoya (Juvenil DH)

Su primera convocatoria fue contra el Amorebieta en la penúltima jornada de la temporada 2017/18. Además, repetiría dentro de la lista de convocados el siguiente partido, en el cierre de la temporada frente al Leoia. No jugaría ningún minuto y el Burgos no ganaría ninguno de los partido. Aún así, el equipo terminaría en una cómoda 11ª posición, lejos del descenso.

Repetiría un guion parecido la temporada 2018/19. Sería convocado en la última jornada frente un Fuenlabrada líder. Koke tampoco jugaría ningún minuto en la derrota de su equipo que le valió una temporada más para lograr la permanencia.

En la presente temporada no ha tenido que esperar tanto para recibir la llamada del entrenador del primer equipo. Su debut contra el Barakaldo sería en el último partido de la primera vuelta, dónde además de disfrutar de sus primeros minutos en Segunda B pudo celebrar su primera victoria en la categoría. Además, repetiría convocatoria en la siguiente jornada contra el filial de la Real Sociedad, pero sin poder saltar al campo en esta ocasión.

Koke habitualmente milita en el equipo juvenil del Burgos, en División de Honor. Allí suele jugar como extremo derecho en una formación 433, dónde su velocidad y desborde le convierten en un gran activo para los de ‘Pechu’. El burgalés también puede jugar en la posición de segundo delantero, la cuál frecuenta cuando su entrenador opta por jugar con una 442. Aunque en estas ocasiones suele ser suplente para actuar como revulsivo con su gran velocidad.

Aún así, pese a salir desde el banquillo en esta ocasiones, demuestra ser importante. El ejemplo perfecto es la victoria del Burgos frente al Atlético de Madrid en la jornada 22. El Atlético llegaba a Pallafría colíder empatado con el Real Madrid y con aspiraciones de desmarcarse de sus vecinos. Sin embargo, un Burgos muy serio se impondría con un gol a falta de 9 minutos del final de un jugador que había salido desde el banquillo. Y sí, ese jugador era Koke. De esta manera, el juvenil del Burgos logró tumbar al todopoderoso Atleti, siendo el único equipo que le ha metido dos goles en un partido esta temporada hasta el momento.

Koke y Juan Pérez Burgos
Koke y Juan Pérez jugando con el juvenil del Burgos en División de Honor. | Fotografía: Diego Montoya (Juvenil DH)

Pese a destacar por su velocidad y desborde, el extremo también es un destacado pasador. Reseñable es su buena capacidad asociativa por banda, sobretodo con el jugador que juega de lateral derecho. Esta conexión se ve aumentada cuando esa posición defensiva la cubre Juan Pérez. Los dos jugadores llevan jugando juntos desde benjamines en el Burgos y se entienden a las mil maravillas. Cuando juegan juntos por banda, el carril diestro del Burgos se convierte en un peligro constante para los equipos rivales.

Cómo equipo modesto de la tabla, el Burgos suele jugar al contragolpe con balones largos. Ahí es dónde Koke se convierte en un verdadero puñal, haciendo sufrir a las defensas rivales su rapidez buscando las espaldas a la defensa. Pese a separarse en las últimas jornadas del descenso, puede que el Burgos sufra a final de temporada por conseguir la permanencia debido a su corto fondo de armario. Pero con jugadores como Koke en su plantilla podrá las cosas muy difíciles a sus rivales.