José Manuel Portillo es el entrenador del Tiro Pichón. Con experiencia en los banquillos, ascendió el año pasado al equipo a División de Honor y está consiguiendo sacar el máximo rendimiento de esta plantilla. Una entrevista obligatoria si queríamos hablar del Tiro Pichón.

«Muy contentos con el rendimiento de los chicos»

Pregunta: La primera pregunta es obligada. ¿Qué tal estás viendo al equipo esta temporada?

Respuesta: Sinceramente, al equipo lo estoy viendo muy bien. Es una continuidad del año pasado, en el que quedamos campeones de Liga Nacional. La mayoría de los jugadores son los mismos que la pasada campaña, salvo cuatro o cinco futbolistas que se han marchado a filiales como Almería, Málaga o San Félix. Las incorporaciones han llegado de la mano del juvenil B. Nuestra filosofía se basa en darle continuidad a gente de la casa y firmar poco de fuera. Estamos trabajando bien y muy contentos con el rendimiento de los chicos.

P: Sois terceros en la clasificación y el segundo mejor equipo en casa del subgrupo. Son dos datos que dejan a las claras el gran rendimiento del Tiro Pichón, ¿no?

R: Lo comentaba el otro día con el cuerpo técnico. El año pasado no se perdió ni un partido en casa y esta campaña tampoco. El objetivo es no perder ningún partido en el campo del Tiro y hacer dos años completos sin dejar escapar puntos. Con las circunstancias actuales, nos está costando un poquito más en nuestro campo, ya que sin público es complicado. Perdemos el apoyo de 150-200 personas que venían a vernos. Somos un club de barrio que tiene muchísima masa social y sería un gusto tenerlos a nuestro lado.

«Estoy muy orgulloso del compromiso del grupo»

P: ¿Tanto en el ámbito mental como físico, ¿cómo se gestiona desde el banquillo un grupo de futbolistas en estos tiempos que corren?

R: Es complicado, ciertamente. Nosotros llevamos desde enero que solamente descansamos los jueves con los partidos aplazados que hay que recuperar. Si el partido se juega el sábado, podemos también tener día libre el domingo. Tengo muchos futbolistas que son de pueblo y otros que trabajan, así que todo es difícil de llevar. Pero estoy muy orgulloso del compromiso del grupo. Todo el mundo tiene ganas de entrenar y está disponible sin ninguna queja, intentando ser responsables con lo que estamos viviendo. Tenemos una prueba PCR todas las semanas y la responsabilidad es máxima en la plantilla.

P: He podido comprobar dos de los lemas del club, que son el de «el club de barrio más grande del mundo» y el de «la chusma selecta». Ambos tienen gancho. ¿Cómo los ve el míster?

R: Lo de «el club de barrio más grande del mundo» es por la masa social que arrastra el Tiro Pichón. Un club que siempre se reinventa y que, a pesar de las dificultades económicas, continuamente sale a flote. Cada fin de semana, en circunstancias normales, el campo está lleno para ver a los benjamines, alevines o primer equipo. Y, además, la repercusión que tiene hizo que se difundiese con más facilidad.

«Nos encanta la mezcla del fútbol con el carnaval»

Con respecto a lo de «la chusma selecta», es una buena anécdota. En verano del año pasado, hubo muchas críticas porque decían que, en vez de un equipo, el cuerpo técnico habíamos formado una guardería con doce niños de primer año. Entonces, los propios chicos se lo tomaron de risas y lo decían continuamente. Incluso en redes sociales ponían emoticonos de un bebé en los comentarios de las fotos. Este curso, el cuerpo técnico es muy carnavalero y hay mucha gente que tira de tópicos, ya que somos un club de barrio en una liga de filiales. Comentarios como que somos «chusmilla» o que «no atrae jugar en el campo del Tiro por sus dimensiones». Entonces, copiando el nombre de una comparsa de los carnavales de Cádiz que nos gusta bastante nos quedamos con «la chusma selecta». Nos encanta la mezcla del fútbol con el carnaval.

P: Y hablando de ese equipo de barrio, ¿cómo son las entrañas del Tiro Pichón? ¿Cómo es el club por dentro?

R: He podido estar en varios equipos de la provincia malacitana (Puerto Malagueño o Málaga) y considero que las virtudes del Tiro Pichón son su humildad y trabajo. Son gente muy sociable y trabajadora y es un club donde te dan mucho cariño. Todo esto suma y es lo que hace que sea un equipo grande. Al final, la gente que entra al Tiro Pichón se siente gratificada.

P: Con esa experiencia en otros equipos, ¿dónde situarías al Tiro Pichón en la importancia dentro del fútbol base malagueño?

R: Pues entre los tres más importantes seguro, por muchas razones. A nivel de categorías, de jugadores, de entrenadores y de directiva, el Tiro Pichón está haciendo un gran trabajo con mucha profesionalidad.

«Las virtudes del Tiro Pichón son su humildad y trabajo»

P: Imagino que en ese crecimiento del club fue importante el ascenso a División de Honor el año pasado, ¿no?

R: Sí, ya se ascendió anteriormente, pero no hubo suerte para mantener la categoría. Fue importante subir al año siguiente del descenso a nivel de estatus y posicionamiento. Al final, los buenos jugadores quieren jugar en las mejores categorías. En un lugar con tanta competencia como Málaga, si no tienes las categorías más altas, no vas a contar con los futbolistas más brillantes, a no ser que tengan arraigo con el club. Lo importante es que eso ocurre en el Tiro Pichón. Hay filiales que han venido a por chicos que les ha costado irse porque se sienten cómodos aquí.

P: En esta temporada, ¿con qué momento te quedas?

R: El recuerdo más bonito que tengo es que llevo más de un año y medio disfrutando de un grupo excepcional de jugadores. Cuando acabe esta campaña, siempre les estaré agradecido, porque como entrenador, esta generación siempre se me quedará en el recuerdo. Es un lujo y una gran satisfacción haber podido entrenar a esta plantilla.

P: Esa es la cara, pero ¿cuál es la cruz de la moneda? ¿Cuál es el peor recuerdo?

R: Sin duda, la pandemia. Tener que jugar a puerta cerrada, que los más pequeños no puedan entrenar o no contar con nuestro público. Echamos de menos ese calor de nuestra afición en las gradas. Es la mayor tristeza para los jugadores y para el cuerpo técnico. Tenemos ganas de que vuelve la normalidad al fútbol para volver a sentir el deporte en los entrenamientos y en los partidos.

«Es un año bastante duro»

P: Relacionado con el coronavirus, ¿hay algo positivo que se pueda extraer de todos estos meses de pandemia?

R: La humanidad del vestuario. El único beneficio de la pandemia ha sido ver como gente tan joven, que la critican tantos por sus comportamientos, es responsable y se une con el mismo propósito. Se están cuidando y están siendo fuertes. En resumen, esto es lo poco positivo dentro de tantas cosas malas.

P: Está siendo un año bastante duro.

R: La verdad que es bastante duro. Igual que tener que jugar domingo – miércoles es complicado. Al final te adaptas, pero con mucho trabajo. El nivel de las plantillas es incomparable con los grandes equipos, pero ver el esfuerzo de los chicos y, sobre todo, el beneficio, merece totalmente la pena.

P: Y esto teniendo en cuenta que vuestro subgrupo se ha visto más afectados por los casos de coronavirus y el caso de las restricciones en la provincia de Granada.

R: Por este motivo, hay muchos equipos que se han reforzado en enero y nosotros no hemos fichado a nadie. Tuvimos una reunión con la directiva y la decisión fue subir a cuatro futbolistas de primer año del juvenil B. El club apuesta por una identidad en la que se confíe en los jugadores de la casa. Otros clubes se han movido en el mercado porque no les daba. El Santa Fe tuvo que afrontar un partido con tan solo un entrenamiento y eso es una dificultad enorme. Otros equipos tienen hasta cuatro partidos en una semana. Es muy complicado.

«Vamos a ir semana a semana»

P: Os quedan dos partidos de esta Primera Fase. ¿Son dos finales para vosotros?

R: Tenemos que disfrutar de los partidos y vamos a ir semana a semana. Es nuestra filosofía porque un día estás arriba y al otro caes abajo. Independientemente de donde se esté, la unión y el grupo es lo que debe prevalecer. En la Primera Fase pinchamos en dos partidos y la gente ya hablaba de que estábamos desinflándonos, pero hemos demostrado que no era así. Nuestra ilusión es acabar lo más alto posible.

P: La última pregunta es un tanto distinta. Si bajase un extraterrestre y justo cayese en la ciudad de Málaga y se cruzase contigo, ¿cómo le explicarías qué es el Tiro Pichón?

R: Le diría que, a nivel deportivo y social, es el «el club de barrio más grande del mundo».