Hace unos días conocíamos la noticia de la salida de José Ángel de la Iglesia «Pechu», entrenador del juvenil A del Brugos CF. La nueva cogió por sorpresa a la plantilla, simpatizantes y aficionados que no dudaron en mostrar su apoyo al técnico burgalés. Diferentes medios se hacían eco de la noticia y señalaban la actuación de los responsables por la inesperada salida del entrenador en el marco del acuerdo con el Burgos Promesas, así como la confianza o no, de algunos de los dirigentes de la entidad blanquinegra y la injerencia de terceras personas en esta decisión. En juvenildivisiondehonor.com hemos hablado con él, interesándonos por su situación actual, su plantilla y la situación que se genera tras su salida, habiendo dejado un legado difícil de superar.

 

José Ángel de la Iglesia, más conocido como “Pechu”, en primer lugar, ¿que tal estás?, tras los acontecimientos ocurridos, lamentamos profundamente tu salida del club. Desde una opinión subjetiva pensamos que no lo merecía por la progresión y los resultados obtenidos durante esta campaña. Imagino que no es una situación fácil…

Pregunta: ¿Cómo te encuentras Pechu?

Respuesta: Estamos bien, tratando de que pase toda esta vorágine que se ha creado en torno a la salida, no voy a entrar más a valorar los motivos de que acabáramos así, y pensando ya en futuros retos y que nos vaya lo mejor posible.

 

P: Personalmente me resulta bastante incrédulo la noticia, después de haber estado viendo los partidos en Pallafría, realmente es una noticia inimaginable hace apenas unos meses tras la progresión demostrada sobre los terrenos de juego.

El equipo lo coges en la temporada 2018/2019, asciende a División de Honor, en la actual temporada antes del parón el conjunto juvenil se encuentra octavo, salvado del descenso, con una progresión alcista, con la primera victoria del equipo en la jornada cuatro contra el Badajoz, y a partir de ahí se consolida una imbatibilidad en Pallafría jugando como local, hasta solo perder dos partidos allí en toda la temporada, por tanto ¿es necesaria tu marcha?

R: Esta era mi tercera temporada. En la primera en categoría nacional, tras temporadas muy discretas como noveno y décimo logramos meter al Burgos como quinto clasificado y mejor equipo frente al Real Valladolid en la segunda vuelta, donde se nota una progresión con un equipo joven. El segundo año conseguimos el ascenso como campeones de grupo e imbatibilidad sin perder desde la jornada 3 con un equipo como un rodillo. Y este año pagamos el debut de categoría y adaptación, con un inicio difícil, una pretemporada con muchos vaivenes y circunstancias extradeportivas que no presagiaban lo que ha sido el año, y con una pronta victoria en la jornada cuatro lo que hizo creer a los chicos en sus posibilidades con cierta regularidad y marcada por una fortaleza como local. Al final lo que cuentan son los puntos y no hemos entrado en grandes baches de resultados lo que nos tenía siempre enganchados en la clasificación y recalcar que el parón llegó cuando mejor estábamos como octavos en la tabla, con retos personales intentando firmar un buen final como la sexta plaza.

No sabemos cómo podría haber sido ya que teníamos un par de salidas complicadas y es difícil pensar que nuestra salida se deba a motivos deportivos viendo la trayectoria de estos tres años incluido este último, donde creo personalmente que se reconocerá lo que este equipo ha sido capaz de hacer en la categoría.

Recuperando algún dato, en materia futbolística es de admirar el desempeño mostrado por este equipo, sobre todo jugando de local.

P: En casa solo habéis tenido dos derrotas, la primera frente al Extremadura y la segunda contra el Real Madrid, demostrando gran fortaleza en casa y un gran bloque de vestuario, que no se consigue en un día. Además habéis tenido este año una plantilla muy corta debido a los pasaportes extracomunitarios, ¿Qué puedes decirnos sobre todo esto?

R: No le veía mucho sentido a la diferencia del equipo entre casa y fuera, competíamos bien y los rivales no estaban cómodos pero los resultados no salían. En casa hubo partidos donde no haciendo las cosas bien, quizá por esa magia de Pallafría, acabábamos sacando los partidos haciendo menos. Pero ya en la segunda vuelta cambio esa tendencia, ganado con holgura en pinto, dos salidas antes puntuando en Vallecas fallando dos penaltis. El equipo ya estaba encontrando la tecla. A partir de ahí en Pallafría, dejando a un lado un par de partidos, es un campo con unas características y dimensiones donde se puede jugar bien al fútbol, para lograr esos resultados hay que hacer una trabajo detrás.

Acabamos octavos tras el parón, peor a los siete equipos que nos anteceden no han sido capaces de ganar en Pallafría y el que ha ganado que es el Real Madrid, lo hace estando nosotros con diez jugadores en el minuto 91 y en una falta de fuera de juego que saca el portero desde su campo.

El ser capaces de competir, mirar a los ojos al rival, ganar al Atlético de Madrid, poner contra las cuerdas al Real Madrid, ir ganando 2-0 al Real Valladolid, que no te gane el Rayo Vallecano, ganar al Getafe, al Leganés, creo que eso no lo ha conseguido nadie. Prácticamente a todos les hemos plantado cara, son canteras de primera división y les hemos ganado. Hay un gran trabajo detrás, hay que valorar mucho lo que ha hecho este grupo, y las mañanas de fútbol que ha dado este equipo en Pallafría contra equipos profesionales, ahí queda.

Empezamos siendo la plantilla más corta de la categoría fruto de esa planificación que dejo que desear en su momento, sin embargo lo que queda es el resultado, un trabajo de mucha gente, de muchas horas e implicación de cuerpo técnico y plantilla.

 

P: En esta progresión imagino que también ha tenido que ver el cuerpo técnico, al que normalmente no se le ve, ¿Cómo queda el cuerpo técnico después de la decisión de apartaros del banquillo del Burgos Club de fútbol?

R: Yo soy el que da la cara, pero es verdad que esto es un equipo de trabajo, no de entrenador. Dentro del cuerpo técnico tenemos un segundo entrenador que es Borja Sendino, entrenador nacional, y técnico en categorías preferentes e inferiores del Burgos y del Briviesca, ascendió conmigo en Tercera División en el Burgos Promesas, y es una persona muy cualificada. Yo personalmente creo que tendría que haber si do el entrenador que nos hubiera sucedido en caso que se diera esta desagradable situación que nadie esperábamos. Esta perfectamente capacitado para entrenar en Tercera y en División de Honor.

Dani Santamaría es caso aparte, es un crack en cuanto al tema de scouting, vive el fútbol desde dentro, haciendo un vestuario desde dentro muy cercano a los chavales.

Pepe Gazquez es una persona que hace un trabajo sucio que llamo yo, frente a David Pajares de utileros, recoger balones, chupar frío durante las dos horas de entrenamientos. Son los primeros en llegar y los últimos en irse, hacer sentir a los jugadores ese futbol profesional que están tan cerca y a la vez tan lejos de llegar a la vez, ese trabajo ingrato que no se valora.

Iván Sagredo, entrenador de porteros, una especificidad que siempre hay que tener en cuenta y que se ha recalcado su buen trabajo ya que somos uno de los equipos que más porterías a cero ha hecho de la liga y con dos porteros, Nacho que se incorporó tarde , Alex Cobos que no pudo jugar lo que nos hubiera gustado pero que vino de no jugar en Valladolid, y tuvo la oportunidad y sobre todo Pipo que venía de dos categorías inferiores y que era una apuesta muy arriesgada, porque no había tocado prácticamente ni la liga nacional.

Y por supuesto no me quiero olvidar del físio, Borja Ortega, con esa disponibilidad, tratando a los chicos dos y tres días por semana, estado presente en los entrenamientos, ir a los viajes, que es también algo que no se valora.

Si esta gente no estuviera lo cualificada que esta, obviamente sería imposible conseguir los resultados obtenidos y precisamente esta implicación, compromiso ilusión, lealtad es la que hace que este mal trago que nos ha tocado pasar lo estén llevando lo mejor posible de cara a mí. Son los primeros que intentan animarme que vaya con la cabeza alta, que podemos presumir de irnos por la puerta grande, aunque parece que nos vamos por la de atrás, y son personas que no creo que se merezcan esto. Al final ha tocado así, somos un equipo para lo bueno y lo malo, y a pensar ya en el futuro no lejano nos vuelva a juntar. Llevamos trabajando juntos bastantes años y somos amigos en la calle, nos vamos a seguir llevando, y a esperar y seguir viendo fútbol. Ellos saben que me tienen para lo que necesiten.

P: Es indiscutible la piña que habéis tenido, remáis en la misma dirección y es de admirar la buena relación desde el primer partido hasta el último.

Antes de tu salida, se hablaba de tu continuación con el Burgos Promesas en Tercera División y tu vinculación con los chicos que acaban este año su etapa juvenil, parecía que iban a jugar en Tercera, quizá hubiera sido más fácil si hubieras estado tú en ese equipo, ¿en qué situación quedan los chicos?

R: Tengo plena confianza en que las cosas que hable en línea con el director deportivo, que supuestamente es el que manda, iban en la misma idea, dar continuidad a este trabajo. Espero y deseo que el grueso de la plantilla del Tercera División debería salir de este equipo, y de estas tres generaciones que he descrito anteriormente, han hecho tan buen papel y crecer al Burgos, sería la mejor manera agradecer ese compromiso y recompensarles. En ese sentido espero que valoren, si se saca un filial para apostar por la gente de la casa. Una de las cosas que más nos enorgullece es que se ha demostrado que sí hay jugadores en Burgos para jugar en División de Honor, cierto que no hemos podido contar con todos los que nos hubiera gustado, pero los tres jugadores con más minutos son Juan Perez, Sergio y David Sedano, son jugadores de casa, de Burgos y en los que nadie creía y con más minutos de la plantilla. Sergio Arribas que venía de cadetes, si no me equivoco de toda la categoría de grupos de División de Honor. Es evidente que hemos sembrado y con la ilusión de que se siga recogiendo.

No muy lejos de aquí tenemos el ejemplo del Júpiter Leonés, un equipo que haciéndose con jugadores de la casa, y a los que nosotros siempre hemos quedado por encima de ellos son el grueso del equipo y les va bien. Pasa también con el Numancia “B”, dando salida a chicos de la zona. El propio Santa Marta da salida a los chicos del división de Honor y se está centrando en la categoría.

Yo si hubiera apostado por ellos, pero en cualquier caso, no creo que mi no presencia les vaya a perjudicar, siempre y cuando la persona que llegue tenga la misma manera de ver que yo y que le directo deportivo.

 

P: En la siguiente pregunta quería hacer referencia al futuro de la división de honor. Hace unos días hemos conocido el nombre de Roberto Santamaría como posible nuevo técnico del Juvenil División de Honor, como es evidente que tras tu marcha, el equipo se queda huérfano ¿Crees que Roberto Santamaría puede estar a la altura de tus logros como entrenador esta temporada?

Vaya por delante que yo no soy neutral, porque Roberto fue jugador mío y lo considero amigo mío, pero dicho esto me parece que es la persona indicada para sucedernos, me parece una apuesta a valorar para la dirección deportiva. Es una persona perfectamente preparada, con muchísima ilusión, que nadie le ha regalado nada y que si le dejan trabajar, con paciencia y confianza, el equipo quedaría en muy buenas manos. Conoce a los jugadores, ha conseguido y ha hecho campeón al juvenil regional con una derrota en todo el año. Así que personalmente que Rober se confirme como mi sustituto lima esas heridas y puede dejar el equipo en buenas manos.

 

P: En referencia un ámbito más personal, sin necesidad de entrar en ningún tipo de polémica con esta destitución… ¿Realmente piensas que esto puede afectar a tu imagen como profesional?

R: Yo creo mucho en la meritocracia, en lo que uno hace y piensa, en los resultados, y creo que me marcho de aquí siendo mucho mejor entrenador que cuando entre. Y lo que es más importante, dejo al club mucho mejor ubicado que cuando entre. En ese sentido creo que nos podemos ir satisfechos, con cosas que pasan en el fútbol. Habrá pocos precedentes, peor a la vez no dependen de nosotros sino de terceras personas.

Tenemos que salir con la tranquilidad del deber cumplido, n oso loen en trabajo sino en los resultados y por lo tanto cre o que mi experiencia en Burgos si me afecta socialmente o de valor añadido siempre es en sentid positivo. Cogimos un equipo que no apuntaba para nada a la cabeza de la liga nacional, lo ascendimos a División de Honor, incluso haciendo vivir no solo este, año sino el pasado, con el ascenso frente a la Cultural, al Parquesol, etc, lograr mover muchísima gente, ver Pallafría como nunca se había visto. Todo eso, lo hicimos nosotros, y los jugadores vivir esas experiencias, todo más allá de los resultados, colaborando en que chicos de 17-18 años puedan vivir esas experiencias, al final es para irse contento y pensar que en un futuro podamos engancharnos a un tren que nos dé más aún. Esto solo va a ser un paréntesis y pronto estamos en la rueda de nuevo.

Para terminar es evidente la gran masa social que se ha movilizado en redes sociales a tu favor, tras tu destitución, esto quiere decir que Pechu no lo ha hecho tan mal, es pronto para hablar pero… ¿qué futuro le espera a Pechu?

La situación es complicada, porque al final el verdadero daño de la decisión que toman conmigo es el momento en que se toma. Si hace dos meses cuando se conoce que la competición va quedar así, se me comunica que esto puede suceder, pues es obvio que si que podíamos interesar a ciertos proyectos pero la realidad ahora es diferente, pues la mayoría de equipos ya tienen sus planificaciones hechas. En ese sentido no es pesimista, pero no es fácil encontrar un banquillo. La probabilidad de empezar parados está ahí, pero no pasa nada.

Nosotros no cerramos, ni mucho menos, ninguna puerta. Nos marchamos agradecidos a Antonio Caselli, a Michu, al coordinador, a antiguos presidentes a los que también estoy agradecido. Tocará espera un poco, pero en cuanto que se pueda y haya algo que nos encaje pues volveremos a entrenar que es lo que nos gusta y lo que nos merecemos ya que estamos deseando volver a trabajar.

Estamos seguros de que algún equipo que se fijará en ti y en el gran cuerpo técnico que te acompaña, así como de todo lo que habéis conseguido en estas temporadas. Desearte mucha suerte en el futuro lo antes posible que se adapte a vuestras condiciones y que logréis llevarlo a la cima como habéis hecho esta temporada con el Brugos juvenil.

Foto: Javi Chicato