La Agrupación Deportiva Alcorcón cambió de propiedad hace más de un año con la llegada de David Blitzer e Iván Bravo, en un proyecto que potenciará las categorías inferiores del plantel alfarero.

El 11 de junio fue un día histórico para la AD Alcorcón. La empresa norteamericana Best Navy SL, un fondo de inversión propiedad de David Blitzer, aterrizaba para la compra del conjunto del sur de Madrid. Este multimillonario es copropietario de otros equipos, como los Philadelphia 76ers, franquicia de la NBA, o el Crystal Palace, club de la Premier League. Aprobada por el Consejo Superior de Deportes, la venta del club del empresario Roland Duchatelet se oficializaba por una cifra de catorce millones de euros. La persona que apostó por este proyecto fue Iván Bravo.

Iván Bravo, una trayectoria ligada al fútbol

Este español tiene ya una relación con el mundo del fútbol de más de quince años. En 2003 llegaba al Real Madrid para entrar en el área de planificación. En ella, las funciones deportivas se fusionaban con las económicas, intentando sacar el máximo provecho de la marca Real Madrid. En 2010 abandonaba la entidad blanca para comenzar un proyecto que por aquel momento estaba en auge. Se incorporó a la Academia Aspire de Qatar, cuyo presente es uno de los mejores del mundo. Este centro de alto rendimiento deportivo ha logrado, entre otros objetivos, conseguir que la selección nacional gane la Copa de Asia de fútbol.

A partir de su trabajo en el país qatarí, comienza en 2015 su vinculación con la Cultural Leonesa, tras la compra de la Academia Aspire del conjunto leonés. Desde el puesto de vicepresidente, consiguen el ascenso a Segunda División, una gesta tras 43 años sin pisar el fútbol profesional. Además, ha llegado a estar en la Junta Directiva del Leeds United, cargo que deja en octubre de 2019. Al igual que lo hace en la Cultural Leonesa, ya que en España se imposibilita ocupar dos puestos de mando en distintos clubes de fútbol.

La nueva cara del Alcorcón

En la AD Alcorcón, Iván Bravo ha llegado junto a Ignacio Álvarez, que será el director general, y Emilio Vega, cuyo cargo es el director deportivo, con pasado en equipos como la SD Huesca, el Córdoba o el Elche. La nueva propiedad tiene claro que el objetivo es trabajar a largo plazo en la evolución deportiva y económica del club alfarero. En un desayuno que tuvieron con los medios, los tres afirmaban que “para ellos es un reto que la gente se sienta orgullosa del club, que el Alcorcón sea la segunda piel de los aficionados y de los alcorconeros”.

Asimismo, la ADA Academy es otro de los puntales en los planes de Iván Bravo. Su director es Juanjo San Román, artífice de la permanencia del juvenil División de Honor hace dos años. Esta academia es clave dentro del crecimiento de la entidad, ya que potencia la internalización del Alcorcón, además de mejorar su estructura de cantera. Bravo mantiene la idea de esa marca Alcorcón, al igual que ha trabajado allí por donde ha estado. Este año 2020 ya se ha profesionalizado la categoría juvenil del equipo, en un primer paso hacia esa mejora.

Todavía queda mucho por hacer, pero los primeros pasos de Iván Bravo por Alcorcón están siendo positivos. Como ya hemos comentado, es un proyecto que necesita de paciencia y que se trabaja a fuego lento. Pero el club está en buenas manos. Las aspiraciones en todas las categorías es dar un paso adelante, empezando por el juvenil de David Rodríguez. La temporada es larga, pero esté año habrá que tener un ojo puesto en lo que haga el Alcorcón.