Isra Martínez es de esa estirpe de entrenadores que acostumbra a trabajar y no conformarse con ciertos logros. Ni un ascenso a División de Honor después de 11 temporadas le desvía de su gran objetivo, la formación de futbolistas para el primer equipo y filial de la Cultural y Deportiva Leonesa. Por eso, además de entrenador del Juvenil A, es director de cantera. Porque pocos entienden mejor que él la filosofía de un club que aspira a dar mucho juego en la categoría de oro del fútbol juvenil español

¿Cómo se encuentra Isra Martínez?

  • Pues muy bien, la verdad es que contento de haber podido comenzar con el Juvenil los entrenamientos hace dos semanas, algo que estábamos deseando hace mucho tiempo todos y creo que es algo importante, intentar ir dando poco a poco pasos a la normalidad.

¿Qué es lo primero que pensó Isra Martínez cuando consiguió el ascenso?

  • No recuerdo nada en especial. Yo creo que en ese momento sientes felicidad por haber conseguido algo que es importante y sobre todo para el club y algo por lo que has empleado mucho trabajo, tanto yo como el cuerpo técnico, sin el cual habría sido imposible. También, lógicamente, todo el trabajo que han hecho los jugadores, que ha sido la parte más importante. Y también toda la gente que en el club ha ayudado este año y en años anteriores para que esto pueda ser posible. Más que nada, sobre todo felicidad y estar contento por ayudar al club en este crecimiento del fútbol base que estamos llevando en los últimos años.

En una temporada tan larga y tan importante, seguro que hay puntos de inflexión. ¿Recuerda algún momento?

  • De inicio nuestro objetivo era meternos en el grupo de arriba, entre los 4-5 primeros. Sabíamos que había varios equipos con objetivos muy importantes y que se había reforzado con gente de mucho nivel. Y, contestando un poco más a lo que preguntabas, para mí en la temporada siempre hay uno o varios momentos que son clave para unir al grupo y que encaje y sentir que puedes conseguir los objetivos que te propongas. Hubo dos momentos clave. El primero es, más o menos en la jornada 7-8, después de la única derrota que sufrimos este año con el Valladolid, equipo que este  año marcaba el ascenso, y se iba a 5 puntos por encima. No era mucho, pero teníamos dos salidas consecutivas de máxima dificultad. Una contra la Gimnástica Segoviana, donde ganamos 0-1 jugando más de 40 minutos con un jugador menos. La otra, fuimos al campo de la Sur Valladolid, que era el cuarto clasificado y ganamos 0-9, fue un partido perfecto. Y el segundo momento, tras la victoria en el derbi contra el Ponte Castro, ellos con opciones de engancharse al ascenso, y creo que esos momentos  son los más importantes de la temporada.

¿Qué retos se pone Isra Martínez y su cuerpo técnico de cara a esta temporada?

  • Sobre todo, lo más importante es que consigamos seguir con los objetivos de la cantera, que promocionen el mayor número de nuestros jugadores al filial o al primer equipo, que es algo que estamos consiguiendo en los últimos años. Hace dos años, 7 jugadores promocionaron al filial. Este año ya son mínimo 5. Ese es nuestro principal objetivo, que los chicos sigan ese proceso y evolución y que al año siguiente, si no es en la misma temporada incluso, puedan promocionar y entrar en esas dinámicas. Y después, a nivel competitivo, somos un equipo que ha recuperado la categoría. Llevábamos 11 años sin estar en ella. Nuestro principal objetivo es continuar en la misma y que el equipo logre salvarse.

La pandemia, en estos tiempos que corren, ¿ha influido mucho en la planificación?

  • Sí, trastoca todo lo que crees en un principio vas a poder trabajar, tanto al final de la temporada como al principio de esta. Es cierto que hemos intentado adaptarlo lo mejor posible. Hemos estado en contacto con los jugadores, hemos creado planes específicos a través de los preparadores físicos del club y de los entrenadores, que han hecho un trabajo muy importante tanto en el confinamiento como después. Y, bueno, no nos queda otra que adaptarnos a ello. La verdad es que en estas cinco sesiones de entrenamiento que llevan filial y juvenil el estado físico de los jugadores es bastante elevado y bastante bueno para empezar los entrenamientos, a pesar de tantos meses sin poder tener actividad.

Además de entrenador del Juvenil A, es director de cantera de la Cultural y Deportiva Leonesa. ¿Qué le aportan ambas cosas en su día a día?

  • Creo que son dos puestos bastante diferentes. Hay una parte de dirección de cantera, que es la más importante de mis funciones y que, al final, de ahí depende el funcionamiento de mis competencias dentro del fútbol base. Creo que también te da más opciones y recursos a la hora de gestionar diferentes grupos humanos y ayudar a la formación de los técnicos en alcanzar los mismos objetivos, a nivel metodológico. Y a nivel de entrenador, siento que está relacionado con lo que supone eso, con la gestión del grupo, el vestuario y el trabajo técnico-táctico, dirección de partidos. Son dos cosas diferentes pero una vale para mejorar en la otra.

Como director de cantera, ¿qué sello quiere Isra Martínez que tenga  la Cultural y Deportiva Leonesa en el fútbol base?

  • Llevamos cinco años y medio en este proyecto, que es una labor de muchas personas que han ido trabajando en él. Lo más importante es que el club pueda continuar ese crecimiento que ha tenido en las últimas cinco temporadas. Que no sólo sigamos una estructura completamente seria en el trabajo y profesionalizada en gran parte del fútbol base y que podamos seguir dando pasos adelante, mejorando en todo.

¿Existe algún método o clave para conseguir éxitos en el fútbol base de la Cultural y Deportiva Leonesa?

  • A la hora de valorar sólo creo en una cosa, que es el trabajo. Creo que es lo único que da resultados a corto y largo plazo y eso es la clave de todo. El trabajo no sólo de este año, sino de muchos años y muchos departamentos dentro del club. Desde la parte metodológica, donde tenemos una línea metodológica muy clara y marcada dentro de la estructura del fútbol base. Labor de entrenadores, de responsables de captación, que han conseguido que podamos tener a los mejores jugadores de León, de todos los delegados del club y de todo el mundo que suma para que esto pueda ser posible.

¿Qué estilo vamos a ver de este Juvenil A?

  • Vamos a ver a un equipo en la misma línea del resto de la estructura del fútbol base. Con las mismas señas de identidad. Un equipo dominador, asociativo, que quiera tener el balón pero no por ello renunciar a ser un equipo con verticalidad, que sea agresivo de cara a la portería rival. Todo ello unido pues a un equipo que tiene que ser muy sólido en todas las tareas del trabajo defensivo.

A nivel de club, ¿ qué repercusiones positivas tienen los éxitos como el ascenso del Juvenil A?

  • Tiene una repercusión importante a nivel social. Al final estás en la máxima categoría a nivel nacional jugando contra clubes de Primera División, del fútbol profesional, de máximo nivel no sólo nacional sino mundial. Y eso repercute en todos los ámbitos a nivel social: afición, prensa, en jugadores, en todo…

¿Qué siente Isra Martínez siendo director de cantera y consiguiendo éxitos como este y otros muchos más?

  • Siento que sigo dando continuidad al trabajo que han hecho los que estaban antes que yo: Carlos Antoñaz, los que pusieron las primeras piedras como Juan Carlos Morante (coordinador entre 2012 – 2014), Ramón González Exposito (entrenador del Júpiter Leonés). Siento tranquilidad de que seguimos en la línea correcta de estos últimos años y seguimos dando pasos adelante para conseguir que el club este arriba.

La última, ¿un deseo para el Juvenil A y otro suyo para el club?

  • Para el Juvenil A, que cuando acabe la temporada decir que los jugadores son mejores y que el equipo ha crecido y que el mayor número de estos jugadores va  estar en el filial, en Tercer a División. Y a nivel de club, conseguir que la Cultural y Deportiva Leonesa pueda conseguir un ascenso de categoría.

Foto: Cultural y Deportiva Leonesa