Uno de los momentos que nos dejó el 2019 fue la victoria Histórica del Villarreal en la Copa del Rey de Juveniles 2019. A pesar de cerrar una magnifica temporada, la cantera “Groguet” hubo de pasar duras pruebas hasta poner el broche de oro y hacer historia dentro del club.

Un mes y medio antes de aquella final de Roquetas el conjunto amarillo caían en Copa de Campeones frente al Real Zaragoza en la tanda de penaltis. La Copa del Rey, se convertía en la mejor oportunidad de los chicos de Miguel Ángel Tena de resarcirse, aunque no iba a ser tarea fácil. Para llegar a la final en el Antonio Peroles, el submarino amarillo volvía a enfrentarse al Real Zaragoza, y por si fuera poco, se topó con la cantera de la Real Sociedad en cuartos de final y con el mismísimo Real Madrid en la semifinal, antes de lograr la tan deseada victoria frente al Atlético de Madrid.

Como sintieron la victoria es, en palabras del técnico “groguet” ¡motivo de mucho de éxtasis y éxito en el club”, porque visto el juego espoleado en la Copa de Campeones, merecieron más, y todo el juego y planteamiento del equipo se vio empañado por la final, donde “fallamos un penalti en el trascurso del partido y al final caímos en los penaltis”.

No olvidemos que se lanzaron un total de 13. Pero el despliegue de iniciativa del equipo durante todo el torneo dio muy buenas as y positivas sensaciones. Finalmente ese título se escapó y se convirtió en una espina clavada.

En la Copa del Rey, torneo más justo donde los haya, con partidos de ida y vuelta y rivales de diferentes niveles, el Villarreal firmó un gran campeonato en todos los sentidos, eliminado a grandes escuelas (Real Zaragoza y Real Sociedad), y a equipos importantes como Real Madrid y Atlético de Madrid en la final.

“Para nosotros fue hacer historia dentro del club, la primera vez que ganábamos la Copa del Rey y evidentemente es señal de haber hecho muy buen trabajo con esta generación de futbolistas”.

Este Villarreal, un club donde prima volcarse con los futbolistas, mejorarles como personas, y transmitir valores, tan necesarios en la sociedad actual, y a partir de ahí intentar hacerlos mejores futbolistas con el paso de los días.

Y es que con esa temporada, y con esa generación, el mayor orgullo para un cuerpo técnico o entrenador, es que esos jugadores formen parte del Tercera o 2ºB, y es que a día de hoy, prácticamente toda la plantilla se encuentra en esa situación con tres jugadores en el filial, (Baena, Morante y Collado) con muy buen rendimiento.

Todo ello cambia la radiografía de este Juvenil “A”, y es que el fútbol y los jugadores evolucionan, y pasan a afrontar nuevos retos en una escuela, donde se quiere que experimenten nuevas categorías. La generación de este Villarreal es nueva, ya que prácticamente del año pasado solo quedan los dos porteros, Cendon y Filip. Lo que no hace desmerecer la trayectoria del equipo en lo que va de liga, manteniendo el liderato a dos puntos del Levante.

“Estamos muy contentos con ellos, tienen esa experiencia de haber competido un año en División de Honor y estamos haciendo un buen año.

“Nuestro objetivo, igual que el año pasado, es, siendo conscientes de la buena generación, tener la responsabilidad de enseñarles, estar a su lado para mejorarles como personas y como jugadores, y que evolucionen para los siguientes retos dentro del club lo mejor preparados posible.

Nuestro objetivo no es ganar los mismo títulos que el año pasado, pero somos ambiciosos dentro del club, y yo el primero, afirma Tena como máximo responsable y entrenador de los juveniles.

 “Los chicos están abiertos a trabajar y aprender todos los días, estamos mejorando como equipo y llegando al equipo que queremos ser todos”.

Se entiende que el equipo puede luchar por conseguir, lo primero el campeonato de Liga, que es lo más importante, y con ello, aspirar a competir en las otras competiciones. En estos casos hay que ser ambiciosos, marcando los objetivos con esa filosofía que aplican muchos equipos, “ir partido a partido”, mejorando la semana y compitiendo, ganar la liga, que es a lo que aspiran todos los equipos que se precien, para acto seguido, disfrutar de las competiciones de Copa de Campeones y Copa del Rey.

Los resultados van ligados a ese rendimiento diario que intentas sacar al futbolistas. Si durante los días, jornadas y meses el trabajo es bueno, en una buena generación, los resultados llegan”.

Para el míster el equipo transmite buenas sensaciones, aunque aún tienen que llegar a ser el equipo que quieren ser, pensamiento bastante lógico encontrándonos a mitad de la temporada. Y es que con esta trayectoria y siguiendo el camino que lleva el Juvenil “A” del Villarreal, seguro que lucharán, y estarán en el tramo final del campeonato para competir con los mejores equipos de la categoría.