¡Nueva entrevista de JuvenilDH! La DH3 siempre ha sido calificada como una de las más competidas e igualadas de la División de Honor como se está demostrando en la zona alta. El escalón que hay inmediatamente debajo no iba a ser menos. El Esportiu Europa compite semana tras semana con clubes de la categoría del Damm, Mallorca o Cornellà y para analizar la situación en la que se encuentre este club tan histórico Gonzalo Riutort, entrenador del juvenil del Europa, nos da una visión global del club y de su periodo en el equipo catalán.

En primer lugar, quería preguntarle por su carrera como entrenador. ¿A qué edad empezó a formarse como técnico y cómo fueron los inicios?

Tuve que dejar el fútbol en juvenil de segundo año y me tomé una temporada de descanso sin hacer nada. A la siguiente temporada ya con 20 años decidí sacarme los cursos de entrenador. Me saqué los tres niveles y empecé a entrenar en el que había sido mi club durante mi etapa como jugador, el Europa.

Aquí empecé con un infantil, luego un cadete con el que estuve cuatro temporadas y ya me fui al Cornellà. Allí estuve seis temporadas llevando juveniles y, finalmente, regresé al Europa hace tres temporadas.

¿Qué facetas suyas destaca como entrenador?

Soy un entrenador bastante directo en cuanto a la relación con el jugador. Muy competitivo por eso valoro estar en la etapa de juvenil que es la más competitiva del fútbol base y, además, en la División de Honor que es la máxima categoría. Aquí ya encuentras equipos semi-profesionales porque, por ejemplo, los jugadores del Barcelona ya cobran. Y estar ahí lo valoro mucho.

Nuestro equipo tiene que ser competitivo, con las ideas claras, vertical con balón, muy fuerte a nivel defensivo y que domine a balón parado. Dominar esta última significa que el equipo está concentrado, que tiene una metodología de trabajo detrás. Todas esas virtudes las destaco de mis equipos.

Ha estado inmerso bastantes años en la institución, ¿cómo es el Esportiu Europa como club?

Es un club histórico, es uno de los clubes fundadores de la primera división que está fundado en 1907. Es un club histórico que tiene una masa social un tanto “peculiar” porque la gente es del Europa, no es ni del Barcelona ni del Espanyol, es gente que su equipo es el Europa. Está en un barrio que también tiene unas particularidades como es el barrio de Gracia que es una zona que se siente muy propia. La gente de este barrio no es de Barcelona, es del barrio de Gracia.

Es un club muy familiar porque al final el contexto en el que te mueves es gente que lleva muchos años aquí y quiere al club. Actualmente, los dirigentes son personas que ya han estado en la entidad, que han formado parte de la masa social. Por ejemplo, el director deportivo fue jugador durante muchos años.

En general es un club muy consciente de sus raíces a nivel de barrio y de masa social.

Acerca de la pasada temporada tras la vuelta a División de Honor, lograron un gran resultado consiguiendo la permanencia y una posición tranquila. ¿Qué valoración hace de la pasada campaña?

Era un reto muy importante porque históricamente el juvenil A del Europa ha estado muy pocas temporadas en División de Honor. Además, las pocas veces que ha estado en cuanto ha ascendido, al año siguiente ha descendido porque al final estás compitiendo en una categoría que es muy complicada. Uno como club tiene una estructura que lógicamente no tiene los mismos recursos que otros equipos profesionales.

Por tanto, era un reto importante que afrontamos con la suerte de que había cinco o seis jugadores que por edad podían continuar con nosotros. Luego con inercia y la misma estructura de trabajo conseguimos darle continuidad a lo que habíamos hecho el año anterior en liga Nacional. Había que ser un equipo que compitiera muy bien, que a nivel defensivo encajara muy poco y aguantar todos los partidos con opciones hasta el final. Tuvimos el acierto a principio de temporada pese a un calendario muy complicado. Cogimos una dinámica muy positiva y esa inercia de principio de temporada conseguimos mantenerla y realizamos una muy buena campaña con la permanencia asegurada jornadas antes y pelear la tercera plaza hasta las últimas jornadas.

En cuanto a la temporada actual, ¿qué objetivos se planteó el equipo al inicio y si se están cumpliendo hasta ahora?

Al final como decíamos el club pocas temporadas ha conseguido mantenerse en División de Honor, conseguir dos permanencias seguidas solo se ha cumplido una vez en la historia del club. Lógicamente, la permanencia es el objetivo número uno que ya sería un gran éxito. A partir de aquí, si se consigue, que se está consiguiendo, no renunciaremos a nada. Alcanzar la mayor puntuación posible, los mejores resultados posibles, continuar compitiendo, que los jugadores sigan formándose para luego poder dar continuidad en el primer equipo.

Gonzalo Riutort con sus jugadores durante un partido | Foto: Ángel Garreta
Esta temporada echando un vistazo a la clasificación, con tan solo 19 goles a favor y 14 en contra el equipo se encuentra en una buena posición. Están utilizando al máximo los recursos goleadores para conseguir un gran número de puntos.

Es muy relevante el ratio de puntos conseguidos por cada gol marcado. Hasta hace pocas jornadas eran 2,1 puntos por cada gol marcado. Es un ratio espectacular. Eso dice de el trabajo colectivo que hacen los jugadores, que a nivel defensivo es un equipo que trabaja muy bien, que encaja muy poco y esa es una de las premisas que tenemos. Al final a poco que estés acertado arriba si mantienes la portería a cero, ya puedes sumar. Es un equipo que en situaciones de marcadores justos se mueve bastante bien y cuando hay momentos de sufrimiento los jugadores los sacan adelante. Estamos en una categoría muy igualada y cualquier mínimo detalle lo decanta a un lado u otro. Los jugadores están teniendo ese acierto que hace que saquemos el máximo rendimiento. Es sorprendente, pero por nuestra propuesta a nivel interno y nuestros objetivos va un poco en concordancia con ello.

Comentábamos antes los equipos que hay en la ciudad, el Barcelona y el Espanyol, ¿cómo es convivir con ellos?

Es complicado porque la competencia es muy grande. Además, no solo Barça y Espanyol, que al final son los dos transatlánticos y es imposible competir con ellos, pero hay otros clubes que por capacidades y recursos también están por encima. Hablo del Damm o el Cornellà que están en ese escalón por debajo de los grandes y, lógicamente, por encima nuestro.

Al final División de Honor no es exclusivamente de la ciudad de Barcelona. Son pocas las opciones que tienes en Cataluña para jugar que el mercado de jugadores abarca más allá de la provincia de Barcelona. Si te vas a la zona del Vallés te encuentras con el Jabac i Terrasa que puede competir de tú a tú con nosotros. Es lo más complicado según que competencia a la hora de buscar algún jugador en el mercado ellos tienen más recursos y capacidad. Pero nosotros lo que intentamos es con los pocos recursos que tenemos sacar el máximo rendimiento. Al final lo que hablábamos, la clasificación refleja lo que somos dentro de la categoría. No es cuestión de lo que tengas, sino de lo que consigues con lo que tienes, que es maximizar los recursos.

¿El club se plantea algún objetivo a largo plazo más ambicioso o sois conscientes y siempre hay que buscar la permanencia?

Siendo sinceros un objetivo ambicioso es mantener la categoría que es lo que se está cumpliendo. Más allá de quienes somos es impensable hacer algo más. De hecho, con quienes estamos compitiendo, no solo a nivel de Cataluña, también Baleares y Aragón, somos 16 equipos ya me parece un objetivo súper ambicioso. Por suerte o por acierto ahora mismo lo estamos consiguiendo.

Por último, en alguna entrevista comentaste que el Europa es el club de tu vida. En un futuro como entrenador, ¿le gustaría poder entrenar al primer equipo? ¿Le gustaría cambiar de aires y probar nuevas experiencias?

Lógicamente es el club de mi vida porque es donde he pasado toda mi etapa como jugador y donde inicié la de entrenador. Ya solo por eso, es el club que a nivel sentimental más me ha marcado. También he de decir que me he movido por proyectos y hasta la fecha no he estado en muchos clubes. Solo he estado aquí y en Cornellà, que también les guardo aprecio porque estuve seis temporadas. Yo creo que eso entonces facilita coger ese cariño, el tener unas etapas tan largas es evidente que al final te marca.

Yo siempre he dicho que soy ambicioso. Me he movido por proyectos y no quiero ser inconformista. Aquí tengo la oportunidad de progresar y, lógicamente, uno de mis objetivos es entrenar al primer equipo. Tampoco descarto salir para poder crecer. Todo es valorable.

Yo lo único que siempre me marco es dar el máximo donde estés, mirar siempre hacia adelante y aportar al club y que él te aporte a ti para poder crecer. Igual que cuando yo valoré volver al Europa cuando estaba en Cornellà porque veía que había más oportunidades de progresar, llegado el caso también me lo plantearía. No cierro la puerta a nada con la premisa de que estoy muy agusto donde estoy.

 

Foto encabezado: Oriol Medina.