El destino ha querido que el camino de nuestra Selección Sub-17 se vuelva tortuoso (sí, aún más) en su conquista a su primer Mundial. A una fase de grupos con rivales de mucha entidad y éxito continental y unos Octavos contra la siempre incómoda Senegal, Francia se convierte en el esperado, que no por ello más fácil, rival de Cuartos de Final. Una selección que cuenta sus partidos por victorias, tanto en el Grupo C (Chile, República de Corea y Haití) como en su cruce de Octavos de Final contra Australia.

Un clásico del fútbol europeo entre dos selecciones que es habitual encontrarlas en encuentros de esta categoría en los grandes Campeonatos. Sin embargo, ¿a qué se enfrentan David Gordo y sus chicos en tan esperado envite?

UNA SELECCIÓN DE ÉXITOS DESDE EL INICIO

Sobran las palabras para definir a la Selección Francesa. Puede que sus éxitos en categoría Sub-17 no sean tan comparables al de otras potencias futbolísticas a estas edades.

Pero saben lo que es ganar. Aunque para ello hay que remontarse varios años atrás. Sería en el 2001, en el Mundial de Trinidad y Tobago donde ‘Les Bleus’ se impondrían a Nigeria, la selección más laureada en este Campeonato.

Un joven irrumpió con fuerza en el Mundial, aunque posteriormente su carrera no fuese tan prolífica como se apuntaba. Florent Sinama-Pongolle fue protagonista absoluto en la cita mundialista. Sus 9 tantos a lo largo del campeonato, incluidos dos en la final contra los nigerianos, fueron clave para la conquista de la Copa del Mundo por parte de Francia.
Jugadores de la talla de Carlos ‘el apache’ Tévez o Fernando ‘el niño’ Torres formaron parte de tan prestigiosa cita internacional aquel año.

EL SELECCIONADOR: Jean-Claude Giuntini

La voz de la experiencia se alza a los mandos de la nave francesa. Giuntini, nacido en Aubagne y de 62 años, es una figura clave en Clairefontaine, donde asumió los mandos como Seleccionador en el año 2010 para hacerse cargo de la Selección Francesa Sub-16, aunque ya llevaba casi más de una década formando parte del Staff de la Federación Francesa de Fútbol.

Su trayectoria como jugador en la Segunda División Francesa fue rápidamente relegada a un segundo plano por la pizarra. Desde el año 1982 se haría cargo de Montmorillon, Mouriers, Ile-Rousse y Es Anglons.

Su fama de educador y formador es muy valorada en el país galo. Además, es uno de los protagonistas de la última conquista del Europeo Sub-17 por parte de los franceses en el año 2015.

Con jugadores como Dayot Upamecano, Alec Georgen, Luca Zidane u Odsonne Edouard (máximo goleador de aquel campeonato) el combinado francés se impuso en la Final frente al combinado alemán por un contundente 4-1. El técnico ideal para comandar a esta selección hacia la gloria mundial.

Jean Claude Giuntini dirige a Francia. Fuente: FIFA.com

LA ESTRELLA:  ADIL AOUCHICHE

En París se frotan las manos con su nueva figura de una cantera cada vez mejor trabajada. Porque Adil Aouchiche es ese prototipo de jugador que cada vez abunda más en Francia.

Un centrocampista ofensivo total, recuperador e intenso en la primera línea de presión. Además, el jugador del PSG destaca por un cambio de ritmo endiablado y mortal para los jugadores de su categoría, siempre acompañado de un notable regate.

Pero si algo florece en el yugurín francés es su facilidad para hacer goles. Prácticamente se le caen de las manos. Tiene una inmensa facilidad para romper líneas desde atrás y llegar en posiciones idóneas de cara a portería.

Lo demostró en el pasado Europeo Sub-17, siendo el jugador más en forma del torneo y el máximo goleador de este con 9 tantos.

Todavía no ha podido estrenar su cuenta goleadora en este Mundial. Pero España deberá tener cuidado con un jugador que ya sabe lo que es debutar en UEFA Youth League y con los mayores del equipo parisino en pretemporada.

Adil Aouchiche celebra un gol. Fuente: UEFA.com

JUGADORES A SEGUIR

Lucien Agoume, reciente fichaje del Ínter de Milán y ex del Sochaux, es otro de esos jugadores a los que nuestra selección no deberá perderle de ojo. Ya debutó en Segunda División con su antiguo equipo y más de uno no duda en compararlo con Paul Pogba.

Y lo cierto es que no es una descabellada comparación. Su gran presencia acompaña a un gran manejo de la pelota y buenas habilidades para el pase. Su olfato goleador no es lo suyo, pero tiempo tiene de sobra para trabajar en ese aspecto.

Nathanael Mbuku es otro de esos jugadores peligrosos con los que cuenta el conjunto galo. Una amenaza constante desde los costados para el jugador del Stade de Reims francés, que ya sabe lo que es debutar en Ligue 1. Además viene en plena racha goleadora, pues le endosó 3 goles a Australia en el partido de Octavos de Final.

EL POSIBLE PLANTEAMIENTO DEL PARTIDO

Giuntini suele utilizar un planteamiento táctico de 1-4-2-3-1, fórmula habitual en los diferentes Campeonatos que ha participado como Seleccionador. Aunque las rotaciones no han faltado a lo largo del Mundial, todo apunta a que el once de Francia quedará confeccionado de esta manera:

Melvin Zinga (Le Havre) es imprescindible en la portería de ‘Les Bleus’. La defensa de cuatro estará compuesta por la pareja de centrales Matsima (Mónaco) y Kouassi (PSG) es habitual en los partidos de gran importancia. Timothy Pembele (PSG) en el lado izquierdo y Brandon Soppy (Rennes) por el derecho completan la línea como laterales.

Ahamada (Juventus) y Agoume escoltan y protegen a su equipo de las posibles transiciones y jugadas de ataque del rival como jugadores de contención. Aouchiche se queda más liberado como ’10’ en labores de 3/4 de campo.

Además de Mbuku por el franco izquierdo, aparece Issac Lihadji (Olympique de Marsella) para completar el peligro por banda derecha. Muinga (PSG) es la referencia ofensiva más cercana al área, el ‘9’ de esta Selección Francesa.

Foto de portada: FIFA.com